Apoya Sindemex propuesta de Barbosa de derogar el Impuesto Sobre la Nómina

La propuesta respecto a la derogación del Impuesto Sobre Remuneraciones al Trabajo Personal Subordinado (Impuesto Sobre Nóminas) que el candidato por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Luis Miguel Barbosa Huerta, significa para el sector empresarial poblano una gran oportunidad de reducir sus costos de operación y representaría un incentivo para la generación de nuevos empleos, “es por eso que en Sindemex vemos con buenos ojos la propuesta de campaña”, manifestó Francisco Romero Serrano, líder del organismo.

El dirigente señaló que “hasta el momento ninguno de los otros candidatos a ocupar la gubernatura de Puebla se ha preocupado por desgravar la tenencia de trabajadores o prestadores de servicios por asimilados”.

Sin embargo, advirtió, habrá que considerar los candados jurídicos que se originaron en el periodo de gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, quien contrató por cuenta del estado en ejercicio de sus atribuciones deuda aparentemente no pública por mas de 60 mil millones de pesos y cuyo pago se lleva a cabo con las contribuciones estatales recaudadas por la Secretaría de Finanzas y que en un momento determinado impedirían al nuevo ejecutivo desgravar el pago de salarios.


Es importante que en caso de lograr la gubernatura, apuntó, Barbosa Huerta considere la revisión fiscal del Fideicomiso Evercore, entidad financiera encabezada por Pedro Aspe que actualmente administra el mencionado impuesto cuyo destino aparente es el de cubrir los Proyectos por Prestación de Servicios (PPS) contratados por el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, y que mediante artilugios legales hacen de un contrato de fideicomiso público un ente privado que no sería sujeto de fiscalización por la Auditoría Superior de Puebla y mucho menos aprobado en la cuenta pública por el Congreso local.

“Esa es la razón por la cual Sindemex exige a los candidatos a la gubernatura y a las diputaciones locales que dentro de sus propuestas de agenda legislativa incluyan la apertura del mencionado fideicomiso que administra dinero público y que no ha sido fiscalizado a lo largo de mas de seis años y que no garantiza que el dinero recaudado sea aplicado con la transparencia, eficiencia y eficacia que el recurso recaudado amerita”, indicó.

“Recordemos –resaltó– que el origen de este impuesto, su recaudación sería aplicada a proyectos de inversión empresarial, e inclusive la iniciativa privada participaba en la administración del mencionado recurso; sin embargo, Moreno Valle Rosas sepultó la transparencia en el uso de los recursos y aparentemente comprometió por mas de treinta años el destino de la recaudación estatal. Esperamos con entusiasmo que la propuesta hecha por Luis Miguel Barbosa Huerta pueda ser viable y logre desintegrar los candados jurídicos que mañosamente han provocado opacidad en la fiscalización de estos recursos, pues el sector empresarial ha sido golpeado por falta de competitividad, complejidad de operación y falta de estímulos por parte del gobierno estatal a la micro, pequeña y mediana empresa principalmente”.