Aparece una biografía de José Manzo, artista que otorgó identidad a la Puebla del siglo XIX

El libro José Manzo y Jaramillo, artífice de una época (1789–1860) ya está disponible en las principales librerías, incluyendo la universitaria UAP. Foto internet.

La forma en que a través de su arte un hombre “honesto, trabajador, modesto, humilde, incluso”, otorgó una “personalidad y una identidad” a la sociedad “independiente y republicana” de Puebla durante el siglo XIX. Ese es el sentido de la investigación que trabajó la historiadora del arte Montserrat Galí Boadella en los últimos años, sobre la figura del artista José Manzo.

Editado por Ediciones de Educación y Cultura, Fomento editorial de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) y la madrileña Trama editorial, ya está disponible en librerías y en ferias –como en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara– el libro José Manzo y Jaramillo, artífice de una época (1789–1860).

El volumen es resultado de una “larga travesía por las bibliotecas, archivos, museos e iglesias”, tanto de Puebla como de otras ciudades europeas: el Archivo del venerable Cabildo de la Catedral de Puebla, el Archivo general municipal de Puebla, el Archivo Histórico y de la Biblioteca Histórica José María Lafragua, ambos de la UAP, el Centre des Archives Diplomatiques de Nantes y el Centro de Estudios de Historia Mexicana–Carso.


El libro derivó del trabajo realizado por Galí Boadella poco después de haberse instalado en la ciudad, cuando se propuso “revisar de manera detallada y exhaustiva” los Archivos de la Academia de Bellas Artes de Puebla conservados en la Biblioteca Lafragua.

“Poco después de haber terminado esta primera revisión documental se convocó a un Premio de Biografía por parte del Estado de Puebla, y me animé a redactar lo que a la postre se convirtió en el núcleo o punto inicial de este libro”, escribe la autora.

La historiadora del arte por las universidades de Barcelona y Zagreb, así como la UNAM, agrega que a pesar de que el trabajo fue premiado este no se publicó y “a medida que iba redactando lo que fue la primera versión de la biografía de Manzo, el personaje crecía cada vez más”.

Por tanto, la académica del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego de la Universidad Autónoma de Puebla consideró necesario “profundizar en su época, entender mejor la historia de la ciudad en el tránsito del virreinato a la Independencia, conocer mejor el arte de su época en México y en Francia”, además de familiarizarse con los personajes que marcaron su vida, en especial el canónigo y futuro obispo de Puebla, Francisco Pablo Vázquez.

Como se afirma en la cuarta de forros, “la obra de José Manzo en su conjunto es coherente en sí misma”, ello a pesar “de las complejas circunstancias en que vivió y de realizar su trabajo en una sociedad en profunda transformación”.

Por tanto, se señala, “no es entonces la obra del artista la que nos plantea enigmas, sino su personalidad”, ya que resulta difícil captar al hombre en sus aspectos personales, en su yo más íntimo.

“Solo la correspondencia escrita desde París nos revela algo de su carácter, incluidos algunos destellos de humor. Hombre honesto, trabajador, modesto, humilde incluso. Nunca se casó, fue profundamente religioso –tuvo vocación sacerdotal, dicen– y se mantuvo siempre muy ligado a la iglesia. Esto es todo”.

Dicho carácter se apunta en el libro, le permitió no tener estragos en su personalidad, pese a “las pestes, las guerras y las convulsiones políticas”.

En el libro José Manzo y Jaramillo, artífice de una época se advierte que, no obstante, el lector conocerá poco del artista en lo personal, sí podrá reconocer en él a un hombre y sus acciones que fueron fundamentales durante cinco décadas de la historia de Puebla: de 1820 y 1860, su época más productiva.

Se añade que en los primeros años de su vida, Manzo fue testigo de los cambios operados por las reformas borbónicas y la consolidación de las ideas ilustradas. Dichas ideas, en el caso del arte, se manifestaban en el regreso al clasicismo, “al que Manzo se ligó desde un principio; por ello, a lo largo de esta biografía los términos ilustración y neoclasicismo aparecerán una y otra vez”.

Se explica que en este libro la especialista en arte mexicano y poblano de los siglos XVII al XIX, “además de reconstruir la biografía del artista y su época, nos muestra cómo Manzo logró crear una imagen que, a través de las formas clasicistas, dio una personalidad y una identidad a la sociedad poblana independiente y republicana”.

Galí Boadella, quien además estudió música en Barcelona y Munich, es profesora y miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel III, a la par que ha publicado 10 libros en España y México, coordinado numerosas obras colectivas y sus artículos y capítulos de libro se acercan al centenar, publicados en varios países de Europa y América.