Antorchistas ofrecieron apoyo a alumnos de la UTT que tienen tomada la institución

Tehuacán. Presuntos representantes de Antorcha Campesina, ofrecieron apoyar a los jóvenes estudiantes de la Universidad Tecnológica de Tehuacán (UTT), lo que no todos los participantes en la toma de instalaciones de esa casa de estudios vieron con buenos ojos, por lo cual a través de redes sociales, varios expresaron su desacuerdo con esa intromisión.

La UTT fue tomada por alumnos, docentes y hasta padres de familia, para exigir la destitución de la rectora, Verónica Sobrado Rodríguez, a quien señalan de incurrir en actos de prepotencia, así como el despido de personal para acomodar en esos puestos a personas afines al Partido Acción Nacional (PAN), instituto político del que ella es militante.

Sin que se conozca bien si alguno de los alumnos llevó a los representantes de esa organización, filial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ellos se apersonaron en la escuela para hablar con los estudiantes en protesta a fin de ofrecerles su apoyo en ese conflicto.


En un video que estudiantes inconformes hicieron circular en redes sociales, aparece un hombre hablando con los manifestantes a quienes les dice que esa asociación está dispuesta a darles su apoyo, pero de inmediato especifica que “lo que nosotros les venimos a ofrecer es entrarle a los madrazos con ustedes”.

La ayuda la condiciona a que los estudiantes “se comprometan también a dar los madrazos, no cuando nosotros queramos dar los madrazos se hagan a un lado y digan son ustedes” señala el líder de los antorchistas que se acercaron a la comunidad estudiantil en paro.

“Tope lo que tope y sea lo que sea” asevera en el video el hombre, quien cuestiona a los alumnos si es que aceptan su apoyo bajo esas condiciones, a lo que sus interlocutores responden afirmativamente; sin embargo, dicho ofrecimiento encontró voces en contra por parte de un sector de los universitarios.

Luego de que se dio a conocer la propuesta de los antorchistas, alumnos subieron a redes sociales el video, con leyendas como “yo no quiero una universidad violenta”, otros más consideraron que lejos de ser un apoyo, se va a dividir el movimiento, por lo que pidieron que se continúe en la lucha sin permitir intromisiones externas.

Hasta el cierre de esta edición la toma de las instalaciones continuaba, con señalamientos hacia la rectora, incluyendo uno en el que le responsabilizaron de mantener el agua potable contaminada con heces fecales, pese a que se destina una cantidad importante de recursos para la compra del líquido.