Con engaños y falsificación de firmas Gali se apoderó de 4 predios del ejido de Tonantzintla

pue-02b
En esta imagen, las parcelas de negro representan los terrenos del ahora candidato Gali Fayad

El 25 de enero de 2011, decenas de ejidatarios de Santa María Tonanzintla , municipio de San Andrés Cholula, bloquearon los acceso al lujoso y exclusivo fraccionamiento La Vista Country Club reclamando la posesión de las 140 hectáreas donde se asienta este lugar las que, aseguraron, fueron despojados por políticos y empresarios. En esa ocasión fueron retirados con violencia.

Pero a los campesinos no les faltó razón. Hoy, de acuerdo con documentos del Registro Agrario Nacional y con los archivos Comisariado Ejidal de Tonanzintla, se sabe que uno de los autores de ese despojo fue el candidato de Puebla Unida a la alcaldía de la capital, José Antonio Gali Fayad.

Hace tres semanas, el hoy panista Gali Fayad protagonizó un escándalo luego de haber sido evidenciado por campesinos del ejido de Santa Clara Ocoyucan de haberse hecho pasar por campesino, para apoderarse ilegalmente de 94 hectáreas en esta demarcación.


Sin embargo, el secretario del comisariado de Tonanzintla, Mario Enrique Cuautle Arroyo; la presidente, María Petronila Arroyo Tecanhuey; el representante legal, Augusto González Vinizzi, entre otros integrantes de este comisariado, denunciaron que desde 1992 hubo presión de algunos políticos que mediante engaños, presiones y amenazas obligaron a los ejidatarios a inscribirse en el Programa de Certificación y de Derechos Ejidales y Titulación (Procede), a fin de que pudieran exigir una cantidad justa por sus tierras o de lo contrario serían expropiados por el gobierno del estado recibiendo un pago ínfimo.

Antonio Gali Fayad, relató otro de los ejidatario perjudicados, Alfredo Caballero Xilotl, se presentó como un “asesor inmobiliario”, obtuvo información que le benefició y se hizo de cuatro parcelas.

“Nos amenazó diciéndonos que no podíamos tener más de lo que ya teníamos (sic). Se aprovechó de que no sabíamos de la reforma agraria. Nunca dijo de qué inmobiliaria venía pero nos comenzó a decir que nos iban a quitar todo. Las amenazas vinieron de Tony Gali y hasta la fecha está dentro del padrón de ejidatarios pero nosotros lo desconocemos. Es injusto que nos haya engañado de esa forma”, agregó Caballero Xilotl.

Cuautle Arroyo agregó que a pesar de inscribirse en el Procede, los campesinos nunca recibieron la constancia de dominio pleno del ejido –con la cual sus tierras tendrían un valor mayor-, pero sus tierras sí les fueron arrebatadas y a pesar de que sobre ellas se construyó La Vista Country Club, no recibieron un solo peso por ellas.

En entrevista, González Vinizzi y Cuautle Arroyo señalaron que José Antonio Gali Fayad se aprovechó de la información privilegiada que tenía en su poder como funcionario para hacerse de cuatro parcelas.

Agregaron que el hoy candidato panista falsificó las firmas de esos ejidatarios –algunos de ellos no sabían leer y escribir y únicamente colocaban su huella digital-, para validar una supuesta asamblea, fechada el 6 de diciembre de 1993, en la que el comisariado lo “reconoció” como ejidatario de Tonanzintla.

Sin embargo, en las constancias de asignación de derechos parcelarios, avalada por el Registro Agrario Nacional (RAN), la fecha en la que se le habría reconocido como “ejidatario” aparece como 7 de enero de 1994.

El abogado de los campesinos expuso que las parcelas que se apropió ilegalmente Gali Fayad, expresaron los campesinos y su representante legal, fueron la 56, 66, 69 y 76, lo que también constituye una ilegalidad ya que a ningún ejidatario del país se le permite ser poseedor de más de dos parcelas.

Indicó que a ningún ejidatario se le entregaron los títulos de propiedad, como tampoco existen los contratos de compra-venta de los terrenos donde ahora está edificada La Vista, en cambio Gali Fayad sí cuenta con los folios y certificados parcelarios, así como claves únicas catastrales, lo que le permitió hacerse de escrituras y comercializar con estos predios.

Cuautle Arroyo expresó que en la parcela 66 dentro del lujoso fraccionamiento, de más de 6 mil metros cuadrados, Gali Fayad construyó su casa que tiene un valor de más de 70 millones de pesos, según lo expresó el ex dirigente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos.

El abogado y los campesinos informaron que tras descubrir los engaños de Gali Fayad presentaron un juicio de amparo, marcado con el expediente 1999/2012  con el que lograron que el Juzgado Sexto de Distrito les otorgara hace unos días la suspensión provisional, por lo que los gobiernos federal, estatal y municipal de San Andrés Cholula no pueden realizar actividades –y deberán suspender las que realizan- en estas 140 hectáreas de La Vista  Country Club, especialmente las que tienen que ver con expedición de permisos, números oficiales y modificaciones de uso de suelo.

La asamblea de Gali

El 10 de octubre de 1997, el entonces presidente del Comisariado Ejidal de Tonanzintla, Casimiro Flores Pani, firmó una “Constancia de no reconocimiento de ejidatario”. En ese documento, cuya copia entregó Cuautle Arroyo y obra en poder de La Jornada de Oriente, en la que hizo constar y certificar que José Antonio Gali Fayad “no forma parte del grupo de ejidatarios que represento”.

Este documento fue una respuesta a la “acta de asamblea” que, de acuerdo con los quejosos, organizó Antonio Gali el 6 de diciembre de 1993 y que los ejidatarios aseguraron que el candidato de Puebla Unida falsificó las firmas del entonces comisiariado ejidal, Maximino Quechol Moyolt; del secretario, Moisés Huepa Cuautle; del tesorero, Ramón Quechol Tecuapetla, así como del consejo de vigilancia integrado por Ezequiel Pancoatl, Agustín Guevara Totozintle, Andrés Tecuapetla.

Una copia de esta acta se encuentra en esta casa editorial y se puede observar que en ella aparece la firma del propio Casimiro Flores Pani, quien supuestamente fungió como presidente de esa asamblea y también habría sido falsificada junto con las de otras 40 personas más. En ningún lado aparece la firma de Gali Fayad, quien supuestamente estuvo en esa reunión.

En esa acta se establece en el punto cuatro que “se solicitó a la misma asamblea, la aceptación de cómo ejidatarios de las personas que han venido trabajndo los terrenos en calidad de posesionarios, quienes además cumplen también con los requisitos que señala el artículo 15 de la Ley Agraria vigente, dichas personas son las siguientes: Francisca Irma Flores Pani, José Serafín Guevara Tototzintle, Maurilio Gerardo Coatl Pani, Darío Cuautle, José Antonio Sandoval Cordero, Mario Enriqeu Cuautle, Estela Luisa Cuautle, José Adrian Quechol Ramos, Roberto Guevara Tototzintle, Camerina García Aranguthi, José Andrés Díaz Lozada, José Miguel Tecuapetla Quechol, José Antonio Gali Fayad”.

De acuerdo con el artículo 15 de Ley Agraria vigente al 10 de junio de 2013, se establece que para poder adquirir la calidad de ejidatario se requiere “ser mexicano mayor de edad o de cualquier edad si tiene familia a su cargo o se trata de un heredero de ejidatario; y ser avecindado del ejido correspondiente, excepto de cuando se trate de un heredero o cumplir con los requisitos que se establezca en cada ejido”.

Los padres del candidato panista, José Gali Hatuni y Samira Fayad, son de origen libanés. En el portal RjLiban.com existe una reseña del 80 aniversario del señor Gali Hatuni organizado por la comunidad libanesa de Puebla en enero de 2011.

En el Registro Agrario Nacional, según el catálogo de ejidatarios de San Andrés Cholula srf4525 con fecha de 23 de julio de 1996, Gali Fayad aparece en el número 34 de ejidatarios con “domicilio conocido en Santa María Tonantzintla” y de ocupación “licenciado en Economía”, cuando el resto de los ejidatarios aparece con ocupación “campesino”.

La extensión de la parcela 56 de la que se hizo propietario es de 7 mil 312 metros cuadrados; de la parcela 69, es 6 mil 621 metros cuadrados, mientras que de la parcela 76 es de 6 mil 90 metros cuadrados.

Sobre estas parcelas se edificó una parte del llamado “centro comercial Santa Fe”, frente a La Vista sobre la vía Atlixcáyotl, así como la concesionaria de autos Mitsubishi.

Los terrenos no aparecen en las declaraciones patrimoniales

Entre 1993 y 1994 cuando se realizaron esas actas, José Antonio Gali Fayad era funcionario del en el Organismo Operador del Servicio de Limpia, del ayuntamiento que encabezó Rafael Cañedo Benítez.

Los predios, incluido el de su actual vivienda en La Vista Country Club, no aparece en las declaraciones patrimoniales que realizó cuando fue administrador local del Sistema de Administración Tributaria, ni como delegado estatal de la Condusef  y menos como Secretario de Infraestructura en el actual gobierno de Rafael Moreno Valle.

Los documentos de esas declaraciones, en poder de este diario, muestran que en su última declaración hecha durante el gobierno del estado, expresó que en el rubro “bienes inmuebles” sólo es propietario de “una casa en San Andrés Cholula, Puebla”, de la cual no muestra el monto y menos la propiedad del predio donde se asienta esta vivienda.

Según la denuncia que presentó el ex dirigente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, contra Gali Fayad por “enriquecimiento inexplicable”, el candidato panista vivía antes de iniciar la administración de Moreno Valle en el fraccionamiento Estrellas del Sur, pero al iniciar el actual gobierno estatal se mudó a La Vista.

La semana pasada, la periodista Carmen Aristegui exhibió que la fortuna de Gali Fayad se incrementó en 54 millones de pesos en sólo 48 meses. En la declaración patrimonial que presentó ante un notario público ya como candidato de Puebla Unida a la alcaldía, el panista reportó bienes inmuebles por un total de 37 millones 476 mil pesos; cuentas bancarias por 30 millones 917 mil pesos y bienes muebles por 7 millones 470 mil pesos que suman en total 77.4 millones de pesos la fortuna del candidato.

“Voltearon la milpa y bardearon todo”

La presidente del Comisiariado Ejidal María Petronila Arroyo Tecanhuey aún recuerda como en 1995, la policía estatal le impidió el paso a todos los campesinos que tenían  sus parcelas en donde hoy es La Vista Country Club.

“Nos dijéramos que nos retiráramos, que eso ya propiedad del gobierno del estado. Metieron maquinaria, voltearon la milpa y bardearon todo. No pudimos hacer nada”, relató.

El abogado Augusto González Vinizzi, señaló que este “abuso se puede detener a través de una revisión de los títulos del Procede”, pues el Registro Agrario Nacional debió haber entregado los certificados y derechos parcelarios a los ejidatarios de Tonanzintla, lo que hasta ahora no ha ocurrido.

Señaló que fue el entonces Secretario de Gobernación estatal, Mario Marín Torres, y el notario Mario Montero Serrano, quienes manipularon y presionaron de igual forma a los campesinos para que las tierras fueran cedidas a un fideicomiso. Esta acción está por ser nulificada, dijo el abogado González Vinizzi, pues se está demostrando en los juzgados que de los campesinos no recibieron nada a cambio.

“Estamos en pie de lucha y en los tribunales vamos a llegar hasta las últimas consecuencias para recibir lo que es nuestro. En su momento, del gobierno del estado hemos recibido amenazas pero seguimos luchando. En esos terrenos había casas, vivían familias, había una capilla, un pozo de agua y terreno para escuelas. Todo eso se perdió cuando metieron la maquinaria”, expresó Cuautle Arroyo.