Ahuacatlán y Tepeyahualco interponen controversias vs. la Ley de Seguridad Interior

Los municipios de Ahuacatlán y Tepeyahualco de Cuauhtémoc interpusieron una controversia constitucional en contra la Ley de Seguridad Interior, convirtiéndose en la segunda y tercera localidad en el estado de Puebla que recurre a este proceso legal para defender su autonomía y el control de las policías locales.

Para el alcalde de Tepeyahualco, el perredista Francisco Palacios, la nueva Ley no resuelve el conflicto de inseguridad en el país, pero sí urde un posible fraude electoral de grandes dimensiones, donde los municipios pierdan el control de la seguridad de sus territorios.

La controversia de Ahuacatlán quedó aceptada y radicada en el expediente número 39/2018; mientras que la del municipio de Tepeyahualco de Cuauhtémoc con la carpeta 36/2018.


En enero pasado, el gobierno de San Pedro Cholula se convirtió en el primer municipio en el país en presentar el recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a los que se sumaron las alcaldías de Nezahualcóyotl, Ocuilan y Cocotitlán, en el Estado de México.

Además de los de Oxkutczab, Tepakan y Hoctun, en el estado de Yucatán; e Hidalgo del Parral, de Chihuahua. Todos gobernados por partidos de izquierda.

En entrevista, el edil de extracción perredista sostuvo que la finalidad de la Ley fue para legalizar la militarización de las calles del país, a propósito del inicio del proceso electoral.

“La ley podría ser una cuestión electoral, ya que están preparando un fraude y quieren tener el control del país a través de su militarización”, sostuvo, vía telefónica.

Informó que la controversia que presentó su gobierno argumenta que la Ley de Seguridad Interior invade su esfera de competencias en materia de seguridad pública.

Argumento de militarizar el país es porque policías se vuelven delincuentes

El perredista dijo que su gobierno rechaza rotundamente la militarización por no ser necesaria, aunque reconoció que el argumento es que la policía municipal no está capacitada para  hacer frente al crimen organizado.

En ese sentido, la autoridad aseveró que, en su caso particular, las policías municipales que aprobaron los exámenes de confianza se dedicaron a proteger a bandas dedicadas al robo de combustible o huachicol, y los agentes que no acreditaron resultaron ser los más idóneos.

“Aquí los tengo exponiendo la vida”, refirió en alusión a estos uniformados “no aptos” para la Federación, pero sí para garantizar la paz en Tepeyahualco.

Incluso, ejemplificó que hay municipios en Puebla que sólo cuentan con una patrulla y son sumamente tranquilos.

“En mi municipio tengo una sola patrulla, no pueden decir que la policía no ha sido capaz de enfrentar el problema y por eso van a militarizar”, reclamó.

Asimismo, aseveró que más de la mitad de los agentes policíacos que no acreditaron los exámenes de control de confianza que les impone el Sistema Nacional de Seguridad Pública, nunca han incurrido en un delito.

Por esta razón, demandó que deberían ser revisados estos estudios que efectúan a los policías municipales para evitar que la gente con vocación esté en las calles sin empleo.

Por el contrario, reveló que policías municipales que pasaron el examen de confianza se convirtieron en huachicoleros o ladrones de hidrocarburos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Al final, el alcalde de Tepeyahualco sostuvo que a pesar de que su municipio solo cuenta con una patrulla y no contar con armas, tiene los menores índices de delincuencia en la entidad.

Por esta razón, arguyó, interpuso la controversia contra la Ley de Seguridad Interior ante el máximo tribunal del país.

“La nueva Ley obedece más un asunto electoral que dar solución al problema de la inseguridad en México; esa es mi opinión y sostengo que están maquinando un fraude y no quieren que la gente salga a las calles”, remató.