Agua de Puebla pretende cobrar a cada alumno de escuela pública 100 pesos

Agua de Puebla pretende cobrar a cada alumno de escuela pública 100 pesos.

Agua de Puebla para Todos, concesionaria del servicio de suministro del líquido en la capital del estado, ha presentado a la Secretaría de Educación Pública (SEP) un proyecto para cobrar, a partir del próximo ciclo escolar, una cuota de 100 pesos a cada alumno de las escuelas públicas, para poder recibir el recurso.

Lo anterior fue declarado ayer por el director de la empresa, Héctor Durán Díaz, quien dijo: “Con las escuelas tenemos un programa integral de regularización. Las escuelas públicas desafortunadamente (sic) no cubren el servicio, entonces nosotros traemos un plan que ya le presentamos a la Secretaría de Educación, donde (sic) vamos a cobrar 100 pesos por estudiante por año”.

El ejecutivo aseguró que las cuotas por el agua que se quiere cobrar a los educandos servirá para mejorar el servicio.


El gobierno del estado, durante el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas, defendió en 2014 la privatización del agua potable en la zona metropolitana de Puebla como el único camino que permitiría mejorar las condiciones del servicio; sin embargo, este se encuentra por debajo de la media nacional en cinco de las 11 variables de eficiencia que mide el Programa de Indicadores de Gestión de Organismos Operadores (PIGOO), según un reporte publicado en esta casa editorial el pasado 11 de octubre.

El mayor rezago se reportó en el indicador de tomas con servicio continuo de agua potable, porque únicamente en nueve de cada 100 el líquido está disponible las 24 horas, mientras en las 91 restantes se limita la distribución tanto que en algunas colonias hay agua potable solo ocho horas por semana.

En entrevista con Mónica Camacho, reportera de La Jornada de Oriente, Jürgen Baumann, consultor de la agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable GIZ, explicó que el PIGOO dejó en evidencia una situación “muy crítica” del rezago en el que opera la compañía responsable del servicio, Concesiones Integrales, cuyo nombre comercial es Agua de Puebla para Todos.

“En Puebla hay varios problemas que se están acumulando. La infraestructura se debe ampliar y eso significa mucha inversión”, alertó el especialista, quien trabaja en programas estratégicos para la restauración de cuencas hidrográficas.

En el marco del Taller para Periodistas en Gestión Ambiental Urbana que se llevó a cabo en Puebla –efectuado hace dos meses–, Jürgen Baumann explicó que el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) evalúa desde 2005 el desempeño de los organismos operadores de agua potable del país a través del PIGOO.

La última medición del IMTA se realizó sobre 189 organismos con cifras de 2015 según la información disponible en el sitio web del instituto, es decir, un año después de que se concretó la privatización del servicio hídrico en Puebla capital y los municipios de Cuautlancingo, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, Amozoc y Tlaltenango, a favor de Aguas de Puebla que pertenece al empresario salinista Juan Diego Gutiérrez Cortina y a tres de sus hijos.

Los indicadores que evalúa el PIGOO son macromedición, rehabilitación de tubería, consumo, pérdidas por toma, eficiencia física, eficiencia global, micromedición, rehabilitación de tomas domiciliarias, tomas con servicio continuo, usuarios con pago a tiempo y dotación, de los cuales la eficiencia del servicio que brinda Aguas de Puebla se ubica por debajo del promedio en el caso de los cinco últimos.