Académicos: inversiones en industria automotriz no lograron crecimiento del PIB

Académicos: inversiones en industria automotriz no lograron crecimiento del PIB.

Pese a que el sector automotriz ha concentrado recursos estatales y grandes presupuestos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), no hay impacto significativo en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el cual se ha mantenido mayormente por debajo del promedio nacional, coincidieron académicos de la Facultad de Economía durante el foro para la construcción de la agenda del presente año.

En la sesión de ayer, el investigador Juan Reyes Álvarez, indicó que en los últimos años el Conacyt le ha apostado a destinar más inversiones pero para pocos proyectos.

Ejemplo de esto son el Centro de Innovación Tecnológica y Especialización de Alto nivel y el Centro de Especialización de Recursos Humanos de Alto Nivel, ambos orientados al sector automotriz y ubicados en el mismo municipio que Audi, San José Chiapa; para cada uno se invirtieron 200 millones de pesos.


Se pronunció por recuperar la diversidad de proyectos, el control de las políticas que ahora están a merced de decisiones gubernamentales y evitar la discrecionalidad en el ejercicio del recurso público.

German Sánchez Daza, investigador de la máxima casa de estudios, refirió que uno de los problemas de esta entidad federativa es la dinámica de acumulación de capital bajo el modelo neoliberal, donde predominan las trasnacionales.

Indicó que en el sexenio de Rafael Moreno Valle –en el que se pactó la llegada de Audi–, el crecimiento del PIB estatal estuvo en un promedio de 2.89 por ciento, ubicándose por debajo del nacional en 2.93 puntos porcentuales.

En 2017 hubo un aumento por la operación de la firma alemana, pero sin mejoras para los trabajadores porque persiste la explotación y bajos salarios.

Otro sector que mostró una tendencia creciente, señaló, fue el financiero, aunque lo atribuyó, en parte, a actividades ilícitas y de corrupción.

Planteó voltear a ver a los sujetos sociales que se manifiestan para incluirlos en las agendas del Estado, en la cual también deben tener cabida el derecho a una vida digna, un seguro de desempleo, medidas para elevar salarios, entre otros,

El investigador José De Jesús Rivera de la Rosa, formuló la creación de un plan estatal de solidaridad, y evaluar la forma de pasar de una economía capitalista y sobreexplotadora del medio ambiente a una solidaria.

En el extremo, expuso, se podría pensar en la desaparición de la industria automotriz en Puebla porque es destructora de la naturaleza y de la vida humana; aunque admitió que sería una medida difícil de llevar a cabo.

Caída en producción de VW puede tener grave efecto social: Huberto Juárez

El efecto social de la caída en ventas y en exportación de vehículos de Volkswagen de México, se puede amplificar porque no solo involucra a quienes laboran directamente en la planta instalada en Cuautlancingo, sino que impacta a proveedoras de autopartes donde incluso hay más personal que en la misma firma automotriz.

Así lo consideró Huberto Juárez Núñez, investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) y especialista en temas del sector automotriz.

Durante el primer trimestre de 2018, le empresa germana registró un baja de 33.5 por ciento en su producción, lo que representó 39 mil 462 unidades menos; mientras que la exportación cayó en 15 mil 276 unidades, equivalentes a 20 por ciento, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

El académico indicó que esto significa que la empresa mantiene un estado de deterioro que presuntamente se iba a corregir en el actual sexenio federal, lo cual es preocupante porque los mexicanos no están respondiendo como la firma quisiera.

“El mercado nacional no tiene la reacción, por ejemplo, frente a un producto que es de muy alto aprecio, pero que definitivamente los niveles de ingreso y los deterioros de ingreso de los ciudadanos son los que están provocando caídas en las compras automotrices en el país”.

Confió en que durante el actual periodo de campañas, este escenario sirva para hacer un replanteamiento que evite que esta entidad deje de depender económicamente de Volkswagen.

“De otra forma se va a seguir presentando esto que escuchamos, que desde hace muchos años quien dicta la política industrial en este país son las empresas trasnacionales. Este país, es como dijo (Ernesto Zedillo), una área de producción de manufactura de bajo costo y así lo van a mantener si el sistema sigue operando como este”.

Previamente, al participar en el segundo foro para la construcción de la agenda 2018, realizado en la citada facultad, criticó que los recursos nacionales que se disponen para atraer inversiones automotrices como las de Audi, no representan grandes beneficios para el estado, puesto que de sus ganancias solo 2.8 por ciento lo destinan a impuestos, 0.5 por ciento a pago de seguridad social, y el pago de nómina varía entre 2 y 4 puntos porcentuales.

De la empresa germana que ensambla la Q5, ejemplificó, solo 2 por ciento de sus empleados son poblanos y son todavía menos los pobladores de San José Chiapa los contratados.

Los únicos beneficiados, dijo Huberto Juárez, fueron los políticos que fungieron y fungen como servidores públicos, los promotores de la inversión, quienes incluso presumieron su participación en las negociaciones durante las campañas electorales.

En cambio, abundó, hubo errores de cálculo que generaron costos adicionales para la instalación de la planta, y a esto se suma la construcción de una autopista con recursos federales y estatales, que finalmente fue cedida a una trasnacional.