ABUSOS DE LA CFE

Los aumentos desorbitados en los cobros que hace la CFE rebasa por mucho los índices de inflación y son injustificados por donde quiera que se les vea.

Cobros hasta 300 por ciento más caros en los recibos de luz sufrieron agremiados a la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Puebla, en tanto que a nivel nacional llegaron hasta 400 por ciento. Así lo dio a conocer Eduardo Mora Velasco, presidente del comité de Energía de esta agrupación, quien atribuyó esta afectación a una nueva metodología de medición de la Compañía Federal de Electricidad (CFE).

Lejos de comportarse como una empresa de interés público para beneficio de los mexicanos, la Compañía Federal de Electricidad (CFE) se comporta como un negocio particular a cuyos directivos no les importa medrar con los recursos de la población y además depredar los recursos naturales.

En efecto, los aumentos desorbitados en los cobros que hace la CFE rebasa por mucho los índices de inflación y son injustificados por donde quiera que se les vea.


El comportamiento de la compañía hace preguntárse cuál es el verdadero cometido de este organismo, porque la reforma energética que el gobierno de la República promovió supuestamente para mejorar la calidad del servicio que ofrece la empresa y bajar las tarifas, en los hechos ha sido un fiasco.

Los abusos de la Compañía Federal de Electricidad no se remiten solo al ámbito urbano pues ya se vio de lo que es capaz en el intento de criminzalizar a los pueblos indígenas de Cuetzalan, que se oponen al proyecto de una estación subeléctrica que solo beneficiará a mineras e hidroeléctricas.