A tres años del fallo de la SCJN autoridades poblanas siguen sin acatar el matrimonio igualitario

El código civil del Estado de Puebla continúa en desacato por el  artículo 300 que sigue excluyendo las uniones civiles entre personas del mismo sexo, ya que en este sigue refiriendo al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, cuya definición se apoya del artículo 294 que explaya que el fin del matrimonio es “perpetuar la especie y ayudarse en la lucha por la existencia”.

Cabe señalar que en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, el 16 de noviembre de 2006, se publicó la Ley de Sociedad de Convivencia del Distrito Federal (LSCDF), en esta se reconocen las uniones de personas del mismo sexo, a través de sociedades de convivencia que se definen como:

“…un acto jurídico bilateral que se constituye, cuando dos personas físicas de diferente o del mismo sexo, mayores de edad y con capacidad jurídica plena, establecen un hogar común, con voluntad de permanencia y de ayuda mutua”.


Si bien esta noción de sociedad de convivencia no es equivalente a matrimonio marcó pauta para apertura en el debate y diálogo en materia civil entre legisladores.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en junio de 2015 dictaminó que deben ser  considerados como inconstitucionales los códigos civiles en los que el matrimonio se entiende como la unión entre un hombre y una mujer. Si bien no se prevé alguna modificación a la ley sí obliga a los jueces a fallar a favor de las parejas que presenten un juicio de amparo para poder casarse.

Entre las aspirantes de la nueva legislatura en el estado, como Vianey García Romero y Gabriela Lara, se prevé la continuidad en este rubro del Código Civil, que cuya queja ya ha sido emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) al no respetar la libertad y derechos humanos de la ciudadanía poblana.