A distancia

Andariegos bañados en el polvo

 

diríase que no avanzan el desierto


 

son estatuas cinceladas por el viento

 

aquel encorvado como un clavo

 

ella cubriéndose a dos manos los ojos las orejas

 

y el de la izquierda con ropas sacudidas

 

y erizada cabellera

 

¿Son filas de piedras o monumentos

 

al estoico migrar a contraviento?

 

A distancia,  no lo sabes

 

ni lo sientes

 

¡Y sin embargo se mueven!

 

 

Blog: htps://www.elrojodelalengua.wordpress.com