A 32 años, Teloxtoc sigue luchando por recuperar máscaras prehispánicas que tiene el INAH

Tehuacán. Desde hace 32 años la junta auxiliar de Santa Ana Teloxtoc, perteneciente a este municipio, está en espera de recuperar alrededor de 12 máscaras prehispánicas que en 1986 fueron halladas en una cueva de la comunidad, a la fecha ese objetivo no se logra reconoció el presidente auxiliar, Aquilino Aguilar Hernández.

No es la primera administración auxiliar que busca recuperar las máscaras que tiene bajo su resguardo el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la mayoría de los habitantes solo han oído hablar del tema, pero no conocen físicamente esas piezas de gran valor histórico que, incluso, fueron el tema de un libro que se publicó en 1989.

Fueron descubiertas por exploradores en 1986, posteriormente llegaron a la cueva investigadores del INAH y de la Universidad Autónoma de México, se sabe que fueron 12 máscaras las que se llevaron, varias de ellas de madera, también encontraron restos óseos, de los cuales al menos uno es de humano.


Aunque se han hecho intentos para que esa riqueza arqueológica regrese a Teloxtoc, ya que se cuenta en la población con un museo comunitario, el INAH no accede a ello bajo el argumento de que no se cuenta en ese espacio con las condiciones que se necesitan para la conservación de las piezas.

El presidente auxiliar explicó que a pesar de ellos continuará, junto con el nuevo comité del museo, buscando los apoyos para que se logre tener todo lo necesario para exhibir esas máscaras, ya que se trata de algo que pertenece a la comunidad, por lo que lo justo es que se queden en Teloxtoc.

“No perdemos la esperanza, hay la posibilidad pero hay que organizarse” manifestó Aquilino, al indicar que el museo forma parte de la Asociación de Museos de Oaxaca, por lo cual pedirán el apoyo para que se puedan conseguir los elementos necesarios que se piden por parte del INAH.

Entre los argumentos del instituto se les mencionó que por el material de las máscaras, así como las condiciones en que estuvieron durante mucho tiempo en la cueva, el contacto con el aire puede provocarles un pronto deterioro, destacó el presidente auxiliar.

En Santa Ana se  creó el museo debido a que las máscaras no son el único vestigio arqueológico hallado en su demarcación, pues hay otras piezas entre ellas fósiles y vasijas que se mantienen en exhibición, pero para la comunidad las máscaras serían de gran valía para atraer al turismo y dar realce a la población.