91 por ciento de los habitantes de la periferia de la capital sufre pobreza multidimensional: Sánchez

De acuerdo con los resultados de un estudio de campo realizado por el investigador José Sánchez Martí, de la Universidad de Murcia, España, en el Centro Histórico de Puebla y la periferia de la ciudad la pobreza multidimensional alcanza al 71 y 91 por ciento de la población respectivamente, lo que significa que en dichas regiones las personas padecen carencias de acceso a la educación, salud y una calidad de vida digna.

Con base en la muestra de dicho estudio, el especialista estima que en todo el municipio de Puebla hay 700 mil personas que se encuentran en el mismo nivel de pobreza.

Sánchez Martí precisó que la investigación midió los indicadores que usa el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) para conocer el grado de pobreza en el que viven los citadinos, a través de las carencias de vivienda, seguridad social, educación, alimentación e ingreso. Las personas que padecen la privación total o parcial de estos beneficios se denominan pobres multidimensionales.


Los resultados arrojaron que la principal carencia en el municipio de Puebla es la pobreza de ingreso, pues la gente no cuenta con el dinero suficiente para cubrir las necesidades básicas para sobrevivir, por lo que su alimentación es deficiente.

En este sentido, las personas que habitan en la zona monumental tienen una carencia mayor de acceso a la alimentación que los que habitan en la región de la periferia, pues al haber zonas rurales esto permite a los pobladores el autoabastecimiento de víveres.

“Aunque el salario es mayor en la zona del Centro Histórico el acceso a la canasta básica es menor ya que es más caro, mientras que en la zona de la periferia aunque la gente tiene menos ingreso posee un huerto o animales para autoabastecerse”, indicó.

Por otro lado, de manera generalizada halló que las personas no cuentan con seguridad social, es decir, muy poca está afiliada al IMSS y no cuenta con una pensión en el caso de los adultos mayores, por lo que alrededor de 50 por ciento de las personas de más de 70 años continúan trabajando.

Otro aspecto, destacó, es que la percepción de la Seguridad Pública, la cual es baja entre la ciudadanía que habita en el centro, mientras que en San Ramón –una de las zonas de la periferia estudiadas– las personas dijeron sentirse más seguras.

“La gente del Centro Histórico me comentó que había sufrido asaltos o que tenían miedo de la policía”, señaló.

Respecto a los servicios como drenaje, luz y agua los habitantes del centro se encuentran en una mejor posición que en las zonas de la periferia. Sin embargo, la calidad del agua no es buena en ningún lado y hay escasez del líquido, debido a la contaminación de ríos y pozos, así como al desgaste de las tuberías, explicó.

El investigador de la Universidad de Murcia afirmó que en términos generales los ciudadanos del municipio de Puebla no gozan de un bienestar social.

“Ni en el centro ni en la periferia, los habitantes no llevan una vida digna, que significa un buen acceso a la alimentación, educación, servicios médicos, etcétera”.

Con base en los resultados el investigador afirmó “el porcentaje de pobreza multidimensional es de 71 por ciento para el centro histórico y 91 por ciento para la periferi” y esta cifra, agregó, se puede generalizar para todo el municipio.