En 90 días se determinará si San Alejandro será demolido o reconstruido: Doger

Pese a que el presidente Enrique Peña Nieto declaró en su visita a Puebla que sería demolido el Hospital Regional General número 36  –mejor conocido como San Alejandro–, tras el terremoto del pasado martes, surgió una segunda versión que en 90 días hábiles se determinará si el edificio será derrumbado o reconstruido, a partir de un dictamen técnico de Protección Civil.

La situación ha generado un caos no solo para los pacientes que recibían atención médica en San Alejandro, sino dentro del nosocomio laboraban 2 mil 560 trabajadores, quienes una semana después del sismo apenas están siendo reubicados a otras unidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Para el delegado en Puebla, Enrique Doger Guerrero, el tema de la demolición de San Alejandro es polémico.


“Hasta ahora no se ha detectado un daño en su estructura, pero se afectaron las escaleras, los elevadores y muros que no son de carga, pero corren riesgo las personas que están ahí. Esto no significa que el edificio se va a caer”, aclaró.

Asimismo, insistió que Enrique Peña Nieto nunca dijo que el hospital se demolería sino habló de su reconstrucción.

Enrique Doger Guerrero informó que se realiza un estudio técnico que se dará a conocer en los próximos 90 días por parte de Protección Civil, y a partir de entonces se determinará si el hospital es demolido o se reconstruye.

En tanto, refirió que las cirugías que estaban programadas podrán diferirse para otras fechas, y las urgentes están siendo atendidas en La Margarita, en el tema de Ginecología, y otras en el Hospital de Especialidades “San José”.

El funcionario federal admitió que el Hospital de San Alejandro, la unidad médica más grande del país, sufrió algunas grietas y afectaciones en elevadores, escalera y muros, luego del terremoto de 7.1 grados en escala de Richter registrado el pasado 19 de septiembre.

Esto –sostuvo– no implica la necesidad de demoler un edificio de ocho pisos, que cuenta con subterráneo en el área de urgencias para la maquinaria.

“Los ingenieros ya realizaron una primera evaluación que no considera su demolición, pero algunas afectaciones no hacen seguro que el edificio se siga utilizando”, precisó.

En el estado de Puebla, el IMSS cuenta con 300 instalaciones, entre hospitales grandes, medianos, pequeños y clínicas del régimen ordinario y Prospera.

De esta cifra, el delegado informó que existen daños en el Hospital de San Alejandro, el Hospital de Metepec en el área de Quirófano, el Centro Vacacional IMSS de este mismo lugar, y en cuatro unidades médico–familiares.

A pesar de la magnitud del sismo, Enrique Doger dijo que corrieron con mucha suerte, por lo que agradeció a los trabajadores de San Alejandro y al personal de Protección Civil, porque se volteó un tanque estacionario de 3 mil litros de gas natural y no ocurrió ninguna desgracia.

Reveló que hubo una fuga que inundó la zona del hospital, con un riesgo inminente de explosión, pero se logró controlar. Ningún trabajador se fue.

Interviene el sindicato para poner orden en reubicación de personal

Este lunes, el secretario General de la sección del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Francisco Javier Torres Zenteno, sostuvo una reunión de trabajo en la Delegación del IMSS para poner orden y acordar la reubicación del personal.

Los trabajadores admitieron que si de por sí está “satanizado” el servicio que ofrece el Seguro Social, la prioridad es dar continuidad del servicio médico pese a la contingencia sísmica.

Algunos ya fueron trasladados al Hospital La Margarita, la Unidad Médico Ambulatoria, la Clínica 6 de San Pedro, y la número 55, por citar ejemplos.

Los entrevistados explicaron que uno de los tres edificios del Hospital San Alejandro presenta desde hace años una leve inclinación hacia la zona Poniente de la ciudad, debido a que el complejo fue construido sobre un terreno donde anteriormente había una laguna.

Mientras se llega a una determinación, el Instituto Mexicano del Seguro Social en Puebla está evaluando las condiciones físicas del edificio, además de los análisis financieros y técnicos ante la tentativa construcción de uno o dos nuevos hospitales que cubran la demanda.

El día del terremoto se otorgaba atención médica en San Alejandro a 327 internados, 23 en terapia intensiva y 42 pacientes en urgencia, y la evacuación del edificio se dio sin ningún herido ni desgracia humana que lamentar.

Los médicos estaban a mitad de cirugías, terminaron, cosieron y se salieron, y hoy se tienen a varios pacientes en recuperación.

A las 13:14 horas, San Alejandro estaba en plena actividad.