El Hospital General tehuacanense se inundó y un árbol cayó en el área de dormitorios de los médicos

Alrededor de 5 mil personas resultaron damnificadas por la tromba que cayó la tarde de ayer, causando daños a calles, árboles, viviendas y cultivos, el número de afectados puede aumentar debido a que las lluvias continuarán en esta región según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Hasta el momento se tienen contabilizadas mil 500 viviendas con daños, sus propietarios se encuentran aún valorando los daños que van desde la pérdida de muebles y electrodomésticos hasta problemas en sus techos.

El fraccionamiento Residencial San Lorenzo y la colonia Venustiano Carranza, son las zonas más afectadas en la ciudad indicó la secretaria de Desarrollo Social Municipal, Enriqueta Sánchez Flores quien añadió que se aplicó el Plan DN–III– E por parte de elementos del Ejército, debido a que hubo lugares donde gente quedó atrapada y corría peligro.


Hay cisternas que requieren saneamiento luego de que el agua se contaminó con el lodo que arrastró la lluvia; para dar apoyo a las familias afectadas se habilitaron dos albergues, uno en el polígono Los Frailes y el Parque El Riego; sin embargo, las personas no quisieron pernoctar ahí, destacó la secretaria.

El secretario de Trabajo del Sindicato Independiente de Salud, Mario Arturo Paz Cruz, informó que nuevamente el Hospital General sufrió inundaciones en ciertas áreas, lo cual obligó a mover a los pacientes a sitios seguros del mismo edificio mientras personal solucionó la emergencia.

La zona de dormitorios de los médicos fue alcanza por un árbol que no soporto el embate del ventarrón y se derribó en la parte trasera del hospital, señaló Arturo Paz quien urgió a las autoridades a resolver las deficiencias que tiene el edificio, situación de la cual ya se alertó en ocasiones anteriores, señaló.

Se trata del hospital público con mayor demanda por parte de la población no solo de Tehuacán, ahí llegan a solicitar atención médica vecinos de la Sierra Negra, la Mixteca Poblana e incluso enfermos de Veracruz y Oaxaca, por lo que diariamente se atienden más de 700 personas.

Paz Cruz urgió a las autoridades del estado atender los problemas que presenta el hospital, sobre todo porque la temporada de huracanes apenas comienza y ello implica que situaciones como la vivida el pasado jueves pueden repetirse en fechas próximas lo cual debe evitarse.