4 alumnas de la Preparatoria Zapata forman parte de un programa educativo binacional

Siempre sonríen. Pese a la mezcla de nervios, responsabilidad y entusiasmo que les implica su próxima tarea, se entrelazan las manos, se miran unas a otras y esbozan una sonrisa. Con ese ademan, afirman que más allá del momento tenso que se vive entre México y Estados Unidos, es necesario cruzar la frontera y estar siempre “positivas, abiertas y pensar que todo va a estar bien”.

Con ese ánimo, Irene Gómez Oropeza, Yoalli Contreras Contreras, Sara Castro González y Brenda Aylen Rodríguez Orea, están a pocos días de experimentar uno de los episodios académicos, personales y culturales más importantes de su historia: el residir durante cuatro semanas en Estados Unidos como parte del programa Jóvenes en acción 2018.

Dicho programa es impulsado por el Departamento de Estado de dicho país a través de su Embajada en México, en coordinación con el gobierno mexicano mediante la Secretaría de Educación Pública, además del sector privado y otras instituciones públicas.


Acompañadas por su mentora Areli Melo Vera, las jóvenes estudiantes de la Preparatoria Emiliano Zapata de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) cuentan que fueron las únicas seleccionadas de este programa binacional en el estado.

Además, resaltan que entre un universo de 290 equipos del país, son uno de los 14 conjuntos de 13 entidades que viajarán hacia Estados Unidos.

Ello, porque el programa llama a que jóvenes matriculados en primer o segundo grado en una institución pública de nivel medio superior participen con un proyecto que puede desarrollarse en varias líneas –como acceso a entornos saludables, acoso escolar, creatividad, cultura financiera, deserción escolar y discriminación, entre otros.

Destacan que aunque ya en años anteriores estudiantes de la Preparatoria Zapata ya habían participado, esta es la primera vez que un equipo resultó seleccionado.

Fueron seleccionadas, precisan Gómez, Contreras, Castro y Rodríguez durante una entrevista, por presentar el proyecto denominado Getting Closer que fue trabajado durante varias semanas, el cual fue evaluado en su solidez, su pertinencia, su buena presentación y argumentación, y su viabilidad.

Se trata, precisan las jóvenes que rondan los 16 años de edad, del proyecto que se engloba en el renglón Metodología y técnicas para el aprendizaje del idioma inglés, que está pensado para desarrollarse entre la misma comunidad estudiantil de la Preparatoria Emiliano Zapata de la UAP, para que sus compañeros tengan un mayor interés por aprender sobre esta lengua y mejoren su entendimiento.

“Pensar en otra lengua distinta a la original, te abre muchas puertas y más cuando el inglés es la lengua del internet y los medios masivos de comunicación”, opinaron las estudiantes de preparatoria.

Dicho proyecto, indican las jóvenes mujeres, resultó porque entre ellas existe un hilo en común: el buen manejo y conocimiento que tienen el inglés, una lengua que les ha permitido conocer y comprender parte de la cultura anglófona, además de lograr su certificación y ahora su selección en el proyecto.

A Estados Unidos, precisan, irán del 12 de julio al 9 de agosto, periodo que dura el programa Jóvenes en acción 2018. Primero viajarán a la Ciudad de México, para recibir un entrenamiento y conocer a los demás participantes del programa; luego –el día 12– partirán a Vermont, que se ubica en el noreste de Estados Unidos, para formar parte de un campamento y convivir con los otros 62 jóvenes seleccionados, tomar cursos sobre liderazgo y de regularización en inglés. Luego, durante dos semanas más, residirán en Chicago esta vez en una dinámica distinta, pues cada una residirá con una familia distinta. Para cerrar, viajarán hacia Washington para participar del cierre del programa y compartir cómo fue el proceso entre sus pares.

Irene Gómez, Yoalli Contreras, Sara Castro y Brenda Rodríguez confían que todo este proceso conlleva un reto que es también sugerencia: “que para que les fuera sencillo adaptarse era necesario, como aquí, seguir ciertas reglas y normas, estar positivas, pensar que todo está bien”.

Asimismo, indican pensando también en sus papás, que es necesario “estar abiertos a las costumbres de los otros, pues para que no exista un choque cultural hay que estar cercanos, nada negativos, confiando que es un programa bien diseñado y planificado, pensando que obtendrán una nueva experiencia”.

Por último, es decir que “sí se puede” y que, siendo jóvenes, mujeres y estudiantes de una escuela pública, “sí se puede dejar huella”.