A 330 organizaciones campesinas les debe el SAT los IEPS desde hace más de 2 años

Un grupo de campesinos de la región Puebla–Tlaxcala acusó trabas del Sistema de Administración Tributaria (SAT) para acceder a la devolución del Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios (IEPS) por consumo de diesel.

Durante una rueda de prensa, representantes de 330 organizaciones de la región sostuvieron que el SAT les condiciona la entrega del recurso federal a cambio del cumplimiento de 19 puntos normativos, a los que calificaron de inalcanzables.

Entre ellos, informaron, está asegurar a todos los socios ante el IMSS, presentar bitácoras de consumo de diesel, balanza de comprobación y acreditar la posesión del inmueble.


Los representantes campesinos exigieron al SAT inicie la devolución del Impuesto, pues el retraso en la región supera hasta los dos años para su entrega.

Dijeron que esto les impide obtener cerca de 30 mil pesos mensuales por organización, que es el apoyo federal que se les otorga por la reposición del citado impuesto.

A nombre de los quejosos habló Javier Cruz García, quien informó que al menos en la delegación Puebla Sur del SAT se han impuesto 19 nuevas normas para el cobro del Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios.

Al respecto, expuso que los campesinos son los más afectados, pues resultada casi imposible acceder al recurso.

Cruz refirió que las autoridades estatales y federales no priorizan el apoyo al campo, luego de comparar que el litro de diesel equivale a 5.75 kilogramos de maíz.

En ese sentido, demandó a la administración central del SAT la destitución de José Manuel Laurel Suárez, titular de la delegación en Puebla Sur, debido a que el contador es quien ha impuesto las nuevas reglas del cobro del Impuesto.

Como ejemplo citó que una de las nuevas reglas para que una organización campesina acceda al IEPS es asegurar a todos sus socios, aunque indicó que tan solo ello representa un gasto mensual aproximado de 8 mil pesos.

Incluso, refirió, “lo que nos regresarían del IEPS no alcanzaría ni para cubrir el seguro de los compañeros”.

Actualmente, indicó que cada organización cuenta con alrededor de 10 socios como mínimo, quienes además de cubrir el pago por el registro al IMSS también generan otros gastos, como el consumo de diesel, la compra de llantas y mantenimiento de vehículos.

Para pagar un litro de combustible, señaló que deben de invertir lo que ganan por vender un centenar de mazorcas por los que pagan 3.20 pesos por kilogramo.

Al final, los campesinos reclamaron que, además de las trabas impuestas para acceder el recurso, el gobierno federal los excluyó de la renegociación del TLCAN.