100 calles de fraccionamientos en la ciudad urgen ser relaminadas, señaló Jesús Espinoza Terán

Un centenar de calles de fraccionamientos de la ciudad de Puebla necesitan ser relaminadas, ya que tienen antigüedad de hasta 30 años o más y el bacheo ya no es suficiente para mantenerlas en buen estado.

Jesús Espinoza Terán, presidente de la Asociación de Fraccionamientos de Puebla, expuso que por el grado de deterioro que presenta la carpeta asfáltica ya no es viable solo tapar los hoyos, porque solo equivale a “poner parche sobre parche”.

“Lo único que estamos viendo es que cada vez esas calles están peor. Los montos de inversión son muy altos y lógicamente la autoridad municipal le da preferencia a vialidades principales, no a interiores de fraccionamientos. Como que no somos tan vistos ni tan prioritarios para ellos”, declaró.


Entre éstos se encuentran Lomas del Mármol, primera y segunda sección; Vista Alegre y Lomas de San Alfonso.

El problema también deriva de la falta de municipalización de los fraccionamientos, lo que imposibilita a la Comuna intervenir en vialidades o áreas comunes.

De los 58 conjuntos habitacionales que conforman la asociación, siete no están municipalizados, y solo en dos de ellos ya se inició el trámite para tal efecto. Se trata de Villas del Sur, conformado por 800 viviendas, y Rancho Chapulco; en el primero, el principal problema es la falta de alumbrado público.

El proceso de transferir los servicios que proporcionaba una empresa privada al ayuntamiento, es tedioso y hasta podría decirse imposible, dijo Espinoza Terán, por lo que muchos propietarios de viviendas optan por no iniciarlo o incluso desconocen que pueden hacerlo.

“Nosotros llegamos por primera ocasión y compramos una vivienda en fraccionamiento que se ve muy bonito, que tiene áreas verdes, que está iluminado y todo lo demás. Pero en el proceso de entregarecepción el fraccionador nunca entrega al ayuntamiento todas las áreas comunes, por lo tanto el ayuntamiento no se vuelve propietario de esos espacios y no está obligado a darles mantenimiento. Después se vuelve una penitencia para todos los ciudadanos”, lamentó.

Jesús Espinoza explicó que para la municipalización se piden escrituras, informe de la infraestructura existente y sus condiciones. Es decir, reportar cuántas banquetas y lámparas hay, si cumplen con especificaciones de construcción marcadas por el ayuntamiento y normas oficiales, el tipo de luminarias y de cable, entre otros detalles.

Estimó que 15 por ciento de los fraccionamientos existentes en el municipio de Puebla, no han sido municipalizados.