Se usa como bandera política la condonación del servicio Municipios de la Sierra Norte deben 2 mil mdp a la Comisión Federal de Electricidad: SUTERM

En conjunto, los municipios de Ahuazotepec, Huauchinango y Juan Galindo adeudan 2 mil millones de pesos por concepto de energía eléctrica, denunció Víctor Manuel Carreto, subsecretario de Gestión Industrial del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), Sección 92 Puebla.

Desde el año 2011, cuando este organismo sindical se hizo cargo de líneas y tendidos eléctricos, a partir de la extinción del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), detectaron que los ayuntamientos dejaron de pagar por el servicio.

Los presidentes municipales incluso han hecho de este tema una bandera política, pues a decir de Carreto, ofrecieron desde campaña mantener la condonación del servicio a la población.


“Nos encontramos con que en la zona no pagaban; era como una prestación social que tenían, simple y sencillamente se colgaban de las redes y punto. Cuando entramos nosotros a establecer un clima de legalidad, en donde de verás la gente estuviera consciente del gran esfuerzo que se tiene para producir la energía y llevarla a las casas, empezaron los reclamos, empezaron a utilizarlos política y electoralmente y a tal grado llegaron, que los presidentes municipales dijeron: mi bandera electoral ya no es llevar agua, ya no es pavimentar, es que no paguen la luz”, denunció en rueda de prensa.

Actualmente los ediles están en pláticas con el gobierno federal e intervienen algunos diputados para negociar la cobertura del pasivo, con la posibilidad de que se condone una parte de la deuda y que el pago sea diferido a 10 o 12 años.

Durante 2017 se detectó que al menos 25 empresas, incluyendo textileras, restaurantes y discotecas, no pagaban la cantidad de energía que utilizan, toda vez que recurrían a “diablitos”.

Víctor Manuel Carreto, integrante del Comité Ejecutivo Nacional del SUTERM, acusó que los negocios ni siquiera pagan la mitad del consumo total, como ocurrió un restaurante al que ya se le inició un proceso para que cubra 230 mil pesos de electricidad consumida.

“Se calcula en cuánto han defraudado, hacen un arqueo, pero encima hay una responsabilidad penal y hay tema administrativo por otro lado”, explicó.

En el llamado “triángulo rojo” y en Texmelucan, 15 vehículos, incluyendo camionetas y camiones con equipo hidráulico, han sido robados a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a fin de utilizarlos en el trasiego de hidrocarburo robado.

De acuerdo a Víctor Manuel Carreto, ninguna de las unidades ha sido recuperada, ya que usualmente son quemadas o repintadas, lo que representa una pérdida de 5 millones de pesos.