Mujer y periodista, doble riesgo

Del año 2000 a abril de 2018, 115 periodistas fueron asesinados en México. La cifra crece conforme la violencia y el crimen organizado se robustecen en diversas regiones del país.

El Centro de Comunicación e Información de la Mujer (Cimac) ha registrado y documentado 44 casos de agresión contra mujeres periodistas, en lo que va del año, pero de estos, 33 por ciento carece de líneas de investigación. Uno de estos es el de María del Sol Cruz Jarquín, fotógrafa y comunicadora, asesinada la madrugada del sábado pasado, mientras cubría la campaña de la candidata Pamela Terán en Juchitán, Oaxaca.

La Red Nacional de Periodistas (RNP), la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género (RIPVG) y Cimac, condenan el feminicidio de esta colega, y exigen al Estado mexicano brindar seguridad integral y estructural a todas las mujeres, además, puntualiza que “la violencia feminicida que impera en el país”, coloca un componente específico de agresión en las mujeres periodistas y comunicadoras; “una condición política de género que las vulnera” y ubica en una situación de riesgo.


Con un enérgico pronunciamiento estas organizaciones exigen al gobierno de Oaxaca garantizar justicia pronta y expedita en el caso Cruz Jarquín; reparación integral del daño; garantías de no repetición; investigación de los hechos y dar con los culpables, y asegurar a las mujeres el derecho a una vida libre de violencia, así como la seguridad de toda persona y de las y los periodistas en este proceso electoral. El reclamo se extiende hacia el Instituto Nacional Electoral (INE) para que impulse acciones que ayuden a dar certeza de condiciones de seguridad a reporteros.

La RNP, la RIPVG y Cimac advierten: “La violencia política en el contexto electoral agrava la situación de la violencia de género en aquella entidad, donde se han registrado dos asesinatos de candidatas a cargos de elección popular. Señalan que este clima, al que se añade impunidad, “genera miedo e incertidumbre en la sociedad”.

En charla reciente, Sofi, antropóloga e investigadora sobre temas de seguridad y violencia hacia este gremio y defensores de derechos humanos, resumió con precisión: “ser mujer y periodista, doble riesgo”.

*Solidaridad con Soledad Jarquín, madre de María del Sol Cruz y periodista.