Después de 7 horas, liberan a 3 estudiantes de la UAP detenidos por protestar vs. acto de EPN

Después de siete horas de estar detenidos, el Juzgado Calificador Zona Centro liberó a los tres estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) que fueron detenidos, golpeados y acusados de “alterar el orden público” durante la visita del presidente Enrique Peña Nieto a esta ciudad, para inaugurar la remodelación del Hospital para el Niño Poblano.

Durante algunas horas fue desconocido el paradero de una cuarta persona, la menor Diana Andrea Vázquez Gómez, estudiante de primer grado de la preparatoria “2 de Octubre”; sin embargo, después se confirmó que la joven nunca fue aprehendida.

De manera extraoficial se habló de que podría haber por lo menos una decena de universitarios detenidos en el Ministerio Público de Huejotzingo, donde fueron trasladados para ejercer presión en su contra, pero no fue confirmado.


Con esta versión, los universitarios encararon anoche al director de la Policía Ministerial, Juan Luis Galán Ruiz, quien salió de sus oficinas de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) para deslindarse de la detención de los estudiantes.

Lo anterior luego de que un grupo de más de 50 universitarios protestó con banderas rojas en el edificio público para exigir la liberación de sus compañeros aprehendidos.

“Aquí no están estas personas, no es un tema de la Procuraduría; te estoy diciendo que nosotros no tenemos ningún detenido; no sé nada”, intentó argüir el funcionario estatal a los inconformes, hasta que se desesperó y abandonó el diálogo con los estudiantes.

Este lunes, alrededor de las 13 horas la Policía Estatal golpeó y detuvo a tres estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla, y lesionó a cinco más de la Universidad Iberoamericana (UIA), durante la dispersión a una protesta social para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los detenidos fueron Sharid Guerrero Contreras, estudiante de Computación; édgar Juárez García, de Ciencias Químicas, y Gustavo Armando Reyes Hernández, de Arquitectura.

Ninguna autoridad estatal confirmó la detención de los universitarios; tampoco se supo si contaron con defensa legal, pues a decir de Julián López, estudiante de Derecho e integrante de la Asamblea Universitaria de la UAP, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Puebla les negó su apoyo.

Por la noche, la propia UAP confirmó, a través de un comunicado, que puso a disposición su equipo jurídico para la liberación de los estudiantes.

Hay que recordar que es la segunda ocasión en que en un acto de Enrique Peña Nieto detienen a universitarios. La primera ocurrió el 5 de mayo de 2013, cuando dos jóvenes de origen cholulteca invitaron a través de redes sociales a sumarse a una manifestación en contra de la visita del titular del Poder Ejecutivo federal, que concluyó con el encarcelamiento de los jóvenes.

 

“Nos quisieron acusar de

secuestrar un camión”: Sharid

 

Tras ser puesto en libertad, édgar Juárez García confirmó a los medios de comunicación que cuando fue detenido por los granaderos lo subieron a una camioneta y le estuvieron dando vueltas por más de una hora.

“Por más de una hora, la Policía dio varias vueltas por Angelópolis, hasta que nos llevaron a la Procuraduría”, relató el joven.

De igual forma, confirmó que no fueron golpeados ni maltratados durante las siete horas que estuvieron arrestados.

En tanto, Sharid Guerrero refirió que “los granaderos nos levantaron y nos echaron a la camioneta. Se fueron a parar un rato por Cúmulo de Virgo, y luego por la 11 Sur. Un compañero nos venía siguiendo en la camioneta, hasta que le dijeron que se largara o lo iban a levantar a él también”.

El estudiante de Computación dijo que les dijeron que la falta en la que habían incurrido era administrativa, pero señaló que después, cuando llegaron a la PGJ, “nos cambiaron de historia y nos dijeron que nuestra protesta tendría implicaciones penales”.

En ese tenor, denunció que la Procuraduría intentó acusarlos del secuestro de un camión y de pintar grafitis, pero no hubo pruebas de ello.

 

Los inconformes exigían

justicia por caso Ayotzinapa

 

Los hechos ocurrieron al mediodía de este lunes, cuando una marcha de 200 estudiantes que partió de Ciudad Universitaria (CU) caminó hacia el acto público encabezado por el presidente de la República.

Antes de llegar al hospital que sería inaugurado, el contingente se dividió en dos grupos. Uno se dirigió a la preparatoria “2 de Octubre”, donde la marcha fue disipada por granaderos del estado, y solo el segundo bloque de universitarios logró su objetivo.

A escasos 200 metros de distancia, donde se encontraba el presidente de la República y el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, un centenar de granaderos cerró el paso hasta encapsular la protesta de los estudiantes, quienes exclamaron “Fuera Peña, de Puebla”.

Con escudos y toletes en mano, los uniformados fueron cercando a los jóvenes hasta que lograron meterlos en la Universidad Iberoamericana, donde se resguardaron para impedir que fueran detenidos.

Esto confundió a los agentes, quienes también jalonearon y golpearon a estudiantes de la Universidad Iberoamericana que a esa hora tomaban clases.

Ahí aprehendieron a Sharid y a édgar, mientras que Gustavo fue detenido frente a las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del estado, cuando medio centenar de universitarios acudió a la dependencia a exigir la liberación de sus compañeros.

Incluso comerciantes que se dedican a la venta de alimentos a espaldas del edifico de la Procuraduría salieron en la defensa de los muchachos que fueron levantados con agresividad por los uniformados.

Llamó la atención que en la persecución contra los universitarios también participó la Policía Turística del municipio de Puebla, la cual subió a Sharid y a édgar a la patrulla 722 del Grupo de Operaciones Especiales (GOE).

En solidaridad, los jóvenes de la institución privada tranquilizaron y dieron agua a los 15 jóvenes de la UAP, así como un salón de clases a su disposición, para que pudieran descansar y seguir su ruta.

Por más de tres horas, los alumnos de la Autónoma de Puebla permanecieron atrincherados en la Universidad Iberoamericana, y alrededor de las 15 horas un grupo solidario de la institución habló con los padres y madres de los estudiantes, a quienes citó en el Paseo Bravo para entregarles a sus hijos.

Los muchachos agredidos fueron trasladados en camionetas blancas hasta el parque en mención, donde los padres de familia esperaron su llegada.

 

Ejerce presión comunidad

académica y ONG

 

A la par de las muestras de solidaridad, la comunidad académica de la Universidad Autónoma de Puebla se pronunció por la liberación de los estudiantes, como sucedió con el Centro de Estudios de Desarrollo Económico y Social (CEDES), así como el Comité para la Libertad de los Presos Políticos en el estado, el Movimiento por la Alternativa Social (MAS) y el Movimiento Nacional por la Esperanza.

Para hacer presión, los universitarios de la UAP anunciaron una asamblea en la Facultad de Economía, por la noche, mientras mantuvieron protestas en el zócalo capitalino, en el Juzgado Calificador Zona Centro y frente a las oficinas de la Procuraduría local.

No obstante, integrantes de la Asamblea Universitaria confirmaron que acordaron para hoy martes una marcha interna en CU a las 10 horas, por la libertad de expresión, que después saldría a las calles de Puebla hasta llegar al edificio Carolino, donde se encuentra la rectoría.

La movilización, la cual esperaban fuera masiva, saldría de Antropología y aproximadamente a las 14 horas los universitarios darían una rueda de prensa en el Centro Histórico de Puebla.