Otorgan a Miguel León-Portilla el Premio Alfonso Reyes, del Colmex

En una ceremonia alejada de la solemnidad, el historiador recibió el galardón a su trayectoria

Otorgan a Miguel León-Portilla el Premio Alfonso Reyes, del Colmex

Quiero ver en este premio un reconocimiento al valor humanístico de la cultura náhuatl, señaló el filósofo

Llamó a que las instituciones fomenten nuevamente el estudio de la cultura griega


Fabiola Palapa Quijas
Periódico La Jornada
Sábado 10 de octubre de 2015, p. 2

Lejos de la solemnidad característica de los actos académicos, la entrega del premio Alfonso Reyes 2015 al historiador y filósofo Miguel León-Portilla, que se realizó este jueves en el Colmex, fue una fiesta donde el galardonado, entre chispazos de buen humor, charló sobre historia, la cultura náhuatl y griega e hizo un acercamiento a la obra del fundador de El Colegio de México.

En una sala colmada de amigos, estudiantes, maestros e investigadores, el autor de numerosos libros que revelan el pensamiento de los antiguos mexicanos, como La visión de los vencidos,manifestó su felicidad y honor al recibir el galardón.

Quiero ver en este premio un reconocimiento de que la cultura náhuatl tiene un valor humanístico, yo no diría tanto o más que el griego, porque son diferentes. Ninguna lengua es más perfecta que la otra. Cada una es un acercamiento diferente con categorías propias a la realidad, expresó León-Portilla en la ceremonia que se realizó dentro del 75 aniversario de la fundación del Colmex.

El investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se preguntó por qué ha recibido en su vida dos premios con el nombre de Alfonso Reyes, ya que hace 15 años la Sociedad Internacional Alfonsina le concedió uno en honor del ensayista y diplomático.

Miguel León-Portilla ofreció la conferencia magistral Una evocación de Alfonso Reyes, en la que recordó episodios de la vida y obra del primer presidente del Colmex, a quien consideró un importante helenista, hombre de acción y diplomático que sirvió a México en Francia, España, Argentina y Brasil.

De manera especial se refirió a la llegada de los españoles, empresa que logró Reyes junto con Daniel Cosío Villegas, apoyados por el presidente Lázaro Cárdenas. En su discurso, León-Portilla recordó anécdotas de su época de estudiante de griego y latín, de esas tardes en las que bajo un árbol aprendió mucho de la obra de Reyes.

Don Alfonso quiso enriquecer a México con el griego, y lo logró. Es muy importante que la UNAM y el Colmex, así como otras grandes instituciones culturales, fomenten nuevamente el estudio de la lengua griega, la literatura y el pensamiento grecolatino, porque estudiarlo nos acerca a las raíces de nuestra cultura.

El historiador reconoció que la cultura náhuatl es extraordinariamente rica, pero no es universal, porque los nahuas no tuvieron la oportunidad de extenderse por el orbe; en cambio la cultura griega sí es universal, así que enfatizó que somos herederos de la cultura mesoamericana y de la mediterránea, grecolatina, judeocristiana romana, que nos llegó a través de España. Subrayó que la historia nos dice ¿quiénes somos, adónde vamos y qué queremos?

La nueva presidenta del Colmex, Silvia Giorguli, quien entregó el reconocimiento al historiador junto con Jaime Serra Puche, como representante del Fondo Patrimonial en Beneficio de El Colegio, señaló que el trabajo de León-Portilla sobre la historia y filosofía de las lenguas y culturas originarias es un área del conocimiento que no está agotada y que el premio invita a los jóvenes estudiantes e investigadores a seguir trabajando sobre esos temas.

Después de entregar a León-Portilla el premio Alfonso Reyes por su extraordinaria trayectoria en apoyo a las ciencias sociales, las humanidades y la historia de México, en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas del Colmex, se develó el mural Exilio, de Emiliano Gironella.