“No es verdad”, asegura hermana de víctima sobre el presunto error

Morir en Egipto

Los controles en ese país son muy estrictos, asegura

Los guías no pudieron errar, dice hermana de una víctima


Un amigo me dijo que los efectivos no les pidieron identificarse

Juan Carlos G. Partida y David Castellanos
Corresponsales
Periódico La Jornada
Martes 15 de septiembre de 2015, p. 3

Los turistas mexicanos atacados por presunto error de las fuerzas armadas de Egipto no pudieron haber ingresado a una zona restringida, como asegura el gobierno de ese país, pues los guías que estaban a cargo del grupo, además de contar con larga experiencia, tienen licencia otorgada por las autoridades de esa nación africana, afirmó Gabriela Bejarano Rangel, hermana del músico e indigenista Rafael Bejarano Rangel, uno de los fallecidos.

No es verdad, yo he ido en dos ocasiones; los controles son muy estrictos. No puede haber una agencia de guías de turistas sin autorización; hay una licencia emitida por el gobierno, reiteró Gabriela, después de una reunión con autoridades estatales al mediodía de este lunes.

Explicó que luego de enterarse del ataque se comunicó a Egipto y un amigo, quien también es guía, le dijo que la acometida contra los mexicanos fue directa y las fuerzas armadas no les pidieron identificarse antes de agredirlos con bombas desde el aire y disparos, de los que los viajeros intentaron protegerse. Fue esta persona quien le comunicó la cifra de ocho mexicanos muertos.

Nabil (Altamawi, guía egipcio del grupo de mexicanos y quien también murió) siempre fue muy cuidadoso. No podías desviarte, ni siquiera para ir solo a comprar algo. Los horarios estaban muy marcados; siempre íbamos en un convoy que el mismo gobierno pone, no había forma que fueran confundidos con terroristas, insistió Gabriela Bejarano. Egipto siempre ha sido un país seguro, siempre habían estado bien, cuidan mucho a los turistas, apuntó.

Mencionó que, además de su hermano Rafael, de 41 años, la madre de ambos, Marisela Rangel, de 63, resultó herida y fue hospitalizada en El Cairo. Marisela fue quien organizó el viaje que su hija Gabriela definió de un grupo de amigos y no negocio turístico de Marisela.

Gabriela Bejarano proporcionó a las autoridades estatales los nombres de los 14 mexicanos que se organizaron para el paseo –del 9 al 25 de septiembre– con base en copias de los pasaportes que su madre conservaba en su domicilio en Guadalajara. El gobierno de Jalisco se reservó la lista y la envió a la Secretaría de Relaciones Exteriores. Detalló que de los 14 connacionales que viajaron a Egipto, 12 eran residentes de Guadalajara, uno de León, Guanajuato, y otro del Distrito Federal.

Luego de que Bejarano entregó la lista, el gobernador Aristóteles Sandoval y otras autoridades estatales se reunieron por la tarde, en palacio de gobierno y en Casa Jalisco, con cinco familiares de nueve de los jaliscienses que viajaron a Egipto. Los funcionarios acordaron apoyarlos para trasladarse a la ciudad de México, de donde partieron a las 23 horas de ayer rumbo al país africano.

Gabriela Bejarano informó que su madre, Marisela Rangel, y la ex diputada federal y ex presidenta del Instituto Jalisciense de las Mujeres María Elena Cruz Muñoz viajaron a Egipto. Era un grupo de amigos que iban a divertirse, a pasársela bien, a conocer una cultura diferente, lamentó.

Describió a su hermano Rafael demúsico, chamán, un hombre de paz y de bien. Era la segunda vez que viajaba a Egipto. Era muy querido por mucha gente, estuvo apoyando a una comunidad huichola, daba donativos de sus conciertos para causas altruistas. Ayudó a que hubiera agua potable en una comunidad huichola y a que se les construyera una preparatoria para preservar su hermosa cultura. En varias partes del mundo buscaba hacer el bien, ayudaba niños en África. Mi hermano era un hombre maravilloso, recordó.

En Tampico, Tamaulipas, familiares y allegados a Luis Barajas Fernández indicaron que él y su esposa, Susana Calderón, son también víctimas del ataque.

Según fuentes cercanas al matrimonio, Barajas –médico tampiqueño con residencia en Guadalajara, de 49 años– está desaparecido, mientras su esposa se encuentra herida de gravedad y es atendida en un hospital egipcio. Agregaron que hasta el momento las autoridades mexicanas no han tenido comunicación con ellos.

(Con información de Javier Santos)