Nace la Secretaría de Cultura; Peña Nieto firma el decreto

Los galardonados con el Premio Nacional de Ciencias y Artes fueron testigos

Nace la Secretaría de Cultura; Peña Nieto firma el decreto

Estamos comprometidos con la libertad y la diversidad del pensamiento, afirma el Presidente

La tarea será estimular a los creadores y acercar a la población a las expresiones culturales, sostiene


Rosa Elvira Vargas, Mónica Mateos y Ángel Vargas
Periódico La Jornada
Jueves 17 de diciembre de 2015, p. 3

Apenas horas después de su aprobación en el Senado se creó formalmente la Secretaría de Cultura. El presidente Enrique Peña Nieto firmó el decreto correspondiente y tuvo de testigos privilegiados a los ganadores del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015.

El gobierno federal, dijo el mandatario, valora y protege la riqueza de las expresiones artísticas y culturales.Estamos comprometidos con la libertad y la diversidad del pensamiento.

Así, ante 12 personalidades y una agrupación de distinguidos en los terrenos científico y artístico, Peña subrayó la misión de la nueva dependencia: respaldar a los creadores, difundir el arte y la cultura, resguardar el patrimonio histórico, salvaguardar –y esto es muy relevante– la pluralidad y acercar las actividades artísticas a niños y jóvenes.

La cultura, indicó también, genera identidad y cohesión social, es nuestra casa común, la fuente de la que nacen nuestra idiosincrasia, nuestras tradiciones, nuestras costumbres, nuestra manera de ver y entender la vida’. Impulsar la labor de los artistas y científicos es, a final de cuentas, sembrar futuro, es proyectar lo mejor de una nación hacia el porvenir.

A partir de ahora –precisó– las secretarías de Educación Pública y de Cultura centrarán sus esfuerzos en dos grandes campos sociales. A la primera corresponderá lograr una enseñanza de mayor calidad, mientras la segunda tendrá la tarea de cumplir el derecho consagrado en el artículo cuarto constitucional de estimular a los creadores y acercar a la población a las expresiones culturales.

Además, reiteró, la nueva institución no implicará mayor carga presupuestal ni más burocracia; tampoco afectará los derechos de los trabajadores del sector y será eficiente, moderna, transparente e incluyente‘.

Agradeció al Poder Legislativo por hacer realidad un largo anhelo de la comunidad cultural de nuestro país.

Por fomentar la creación artística

En Palacio Nacional también se dieron cita científicos, funcionarios de instituciones académicas, artistas. Peña Nieto destacó sus aportaciones. Las ideas y reflexiones de los intelectuales, dijo, han sido fundamentales para impulsar la vida democrática, ayudan a comprender el mundo y contribuyen a las decisiones que debemos tomar.

A su vez, quienes hacen ciencia permiten a México integrarse cada vez más a la sociedad del conocimiento y los dedicados a la generación de tecnología colaboran a la solución de los problemas nacionales.

En materia cultural y conscientes de su trascendencia, esta administración ha impulsado la cultura con el otorgamiento de más de 2 mil 200 estímulos a través del Sistema Nacional de Creadores del Arte y 620 becas para jóvenes creadores.

Se trata de un enorme esfuerzo nacional para fomentar la creación, para acrecentar el enorme legado con que el arte y la cultura enriquecen nuestra vida. Son estímulos que se traducen en obras escénicas, en música, en literatura, en proyectos de rescate y divulgación de patrimonio; en películas que son premiadas en México y en el mundo. Son estímulos a la libertad creativa y a la imaginación, dijo Peña Nieto.

En su momento, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, ubicó la creación de la Secretaría de Cultura como el paso fundamental para liberar a ésta de la trampa burocrática donde se encontraba y darle el lugar que hace muchos años merecía.

Como parte de esta transformación, dijo, el gobierno federal reafirma su disposición a consolidar un diálogo fructífero con nuestros intelectuales, creadores y científicos; una relación fincada en el entendimiento y en el absoluto respeto a su libertad y a su capacidad de creación.

Mónica Mateos, Ángel Vargas y Rosa Elvira Vargas

El presidente Enrique Peña Nieto entregó ayer en el Palacio Nacional los Premios Nacionales de Ciencias y Artes 2015.

Ahí el historiador y lingüista Antonio García de León (Jáltipan, Veracruz, 1944), distinguido en el área Historia, ciencias sociales y filosofía, dijo, en nombre de los galardonados, que muchas veces el desaliento se hace presente en el trabajo de científicos e investigadores, y que la desazón se acentúa “en tiempos de incertidumbre y violencia como los que ahora vivimos.

En un país en el que millones de personas carecen angustiosamente de lo mínimo necesario, la desigualdad es parte de los usos y costumbres. Para ese desaliento, sin embargo, compensado muchas veces por lo que se vive en el aula y por los resultados de nuestro quehacer, sólo vale empujar hacia adelante.

Dijo que el desafío está en el futuro, “ya que la historia es un movimiento continuo con avances y retrocesos, con resultados a veces trascendentes y en otras ocasiones marcada por la incomprensión, la impaciencia de largos periodos de maduración.

Todos los aquí presentes hacemos parte de esa historia que sin remedio nos impulsa hacia el futuro, con la esperanza de que las jóvenes generaciones que hemos formado en las aulas y en los laboratorios, se hagan cargo de un relevo generoso y recupere nuestros títulos primordiales.

La entrega del máximo premio para los hacedores de la ciencia y la cultura de México se hizo dos días después de que la Secretaría de Educación Pública anunció a los galardonados.

Ellos son el escritor Felipe Garrido, el poeta David Huerta y la lingüista Yolanda Lastra en Lingüística y literatura; el escultor Sebastián (Enrique Carbajal), el arquitecto Fernando López Carmona y el actor Ignacio López Tarso, en Bellas artes.

Jorge Carlos Alcocer y Fernando Marío del Río Haza en Ciencias físico-matemáticas y naturales; el biotecnólogo Enrique Galindo y el científico Raúl Rojas González, en Tecnología, innovación y diseño; el grupo de música tradicional Los Folkloristas fundado en la ciudad de México en 1966 y la artesana textil Victorina López Hilario, en Arte y tradiciones populares.

Despojo a comunidades indígenas

García León, quien también es músico, recordó que en los años 70, en los Altos de Chiapas, inició su trabajo de lingüista, en una comunidad tzeltal; ahí “los mayores me pusieron contra la pared, exigiéndome que en lugar de hacer las cartillas en su lengua, a las que me había comprometido, hiciera algo que era más importante y útil para su sobrevivencia: ir en busca de los títulos primordiales concedidos por la corona española, en reconocimiento de la legitimidad de sus linderos y tierras, de las que habían sido despojados durante siglos.

“Así fue como llegamos a los archivos de Guatemala, a cuya capitanía colonial había pertenecido Chiapas. Nos sumergimos en los expedientes de tierras, hasta encontrar las probanzas requeridas, y regresamos, no sólo con ellas, sino con un mar de documentos que testificaban una historia de despojo, violencia, agravios y, sobre todo, la resistencia tenaz que las comunidades de Chiapas habían mantenido por siglos contra todo tipo de dominaciones.

Con esos pliegos originales podrían demostrar legalmente la legitimidad de sus demandas y recuperar las tierras que les habían sido arrebatadas. Esa memoria estallada en fragmentos tenía que ser contada, porque formaba parte de su propia identidad.

Después de la premiación, Peña Nieto firmó el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y otras leyes para crear la Secretaría de Cultura. En punto de las 13:24 horas nació esa dependencia.

Fue el clímax de la entrega de la edición 70 de los premios.