Con sobrepoblación, todas las cárceles; hay 175 mil sitios y 223 mil 187 internos

Morir en Topo Chico

Sales Heredia rechaza que el motín sea responsabilidad del gobierno federal

Sobrepoblación de 21% en el penal regiomontano

Los hechos de Monterrey son una lección para restructurar el sistema penitenciario, dice


Gustavo Castillo y Fabiola Martínez
Periódico La Jornada
Viernes 12 de febrero de 2016, p. 5

El Centro Estatal Preventivo de Reinserción Social Topo Chico enfrenta una sobrepoblación de 21 por ciento, mismo nivel promedio de la problemática carcelaria a escala nacional. Hay internos de, al menos, tres organizaciones criminales: los cárteles de Los Zetas, del Golfo y de Sinaloa, señalaron funcionarios del gobierno federal.

En Topo Chico están registrados 3 mil 979 internos (3 mil 498 varones y 481 mujeres); 86 por ciento enfrenta procesos penales por delitos del fuero común y el resto (557) del federal, indican reportes del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

La mayoría de los presos federales no han sido cambiados de prisión porque los jueces encargados de esos casos no permiten su traslado, explicaron los funcionarios federales. Manifestaron que el gobierno federal ofreció apoyo a Nuevo León ante los sucesos en Topo Chico, pero aclaró que se trata de una cárcel de jurisdicción estatal, donde ayer murieron más de 45 reclusos.

El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, rechazó que el motín sea responsabilidad del gobierno federal. Admitió, sin embargo, que la imposibilidad de poder identificar a los fallecidos muestra el desorden estructural que acontece en el sistema penitenciario.

En entrevistas con varios noticiarios de radio reveló que los hechos de Topo Chico son una lección a escala nacionalpara restructurar el sistema penitenciario de los tres órdenes de gobierno, que deben centrarse en mejorar los salarios de los custodios y evitar la sobrepoblación.

Historia de reyertas

El 27 de septiembre de 2015 un grupo de internos se enfrentó y asesinó a Mario Alberto Roldán Zúñiga, La Fresa, uno de los líderes del cártel de Los Zetas.

En esa ocasión la disputa dejó 11 lesionados y un interno muerto por heridas producidas con arma blanca, la víctima fue identificada como La Fresa.

Entre noviembre de 2015 y enero de este año las autoridades federales lograron disminuir la presencia de 300 presos, acusados de cometer delitos federales; en otros casos se logró cambiar a reos considerados de alta peligrosidad luego de que se obtuvieron sentencias para ello.

En las cárceles locales de las 32 entidades del país hay una sobrepoblación total de 48 mil internos.

Es decir, la capacidad total de los penales es de 175 mil 17 y en diciembre pasado se tenía un registro de 223 mil 187 reclusos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación.

Nuevo León tenía un sobrecupo de 751 internos. Con capacidad instalada para 8 mil 73 reos, se reportó un acumulado de 7 mil 352 en la información de octubre de 2015.

En el comparativo de la Secretaría de Gobernación se señala que la capacidad instalada de los penales estatales se expandió ligeramente en el último bienio (2014-2015), al pasar de 171 mil 573 a 175 mil 12 (también hasta octubre pasado). Y pese a esa disminución de la población total (233 mil 223 a 226 mil 892), es evidente la persistencia del sobrecupo.

Entre las entidades que viven una problemática similar destacan Chiapas (capacidad para 4 mil 563 y una población de 6 mil 166); la Ciudad de México (23 mil 947 contra 36 mil 743); Durango, con marcado sobrecupo; Guerrero (3 mil 620 contra 5 mil 398); Hidalgo (donde la demanda duplica la capacidad) y Jalisco (17 mil contra 10 mil).

Igualmente, el estado de México reporta una población de 26 mil 854 y una capacidad de 9 mil 964. Y en una situación difícil se encuentran Michoacán, Morelos, Nayarit, Puebla, Quintana Roo y Sonora.