Activista de Femen interrumpe conferencia del presidente del Banco Central Europeo

Susto al presidente del Banco Central Europeo

La mujer protestó arriba de una mesa contra lo que llamó la dictadura del BCE

Una activista es detenida este miércoles luego de arrojar confeti y papeles sobre el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, durante una conferencia de prensa
Una activista es detenida este miércoles luego de arrojar confeti y papeles sobre el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, durante una conferencia de prensa en la ciudad de Francfort, Alemania.
Foto Xinhua

 


Reuters, Notimex y Ap
Periódico La Jornada
Jueves 16 de abril de 2015, p. 26

Francfort.

La policía alemana detuvo a una mujer que interrumpió la conferencia de prensa del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, para protestar por las políticas del organismo subiéndose a la mesa. La joven de 21 años, originaria de Hamburgo, está siendo interrogada, comunicó un vocero policial, mientras que el grupo de derechos de las mujeres Femen se atribuyó la responsabilidad de la protesta en Twitter. Abajo la dictadura del BCE, gritó la manifestante, lanzando lo que parecían ser confeti. Su camiseta versaba: Dick-tatorship (juego de palabras equivalente a dictadura del pene). La mujer hizo la V de la victoria y sonrió mientras dos hombres de traje gris se la llevaban sujeta debrazos y piernas.

Un Draghi sobresaltado levantó las manos como protección, pero se mostró relativamente imperturbable. Algunos europeos están indignados con la austeridad impuesta por parte de la Unión Europea, basada en algunos casos en las reglas del BCE.

A pesar de las informaciones que especulan sobre un final anticipado del programa de compra de deuda a gran escala, Draghi aseguró que seguirá en activo hasta contar con un ajuste sostenido en la senda de inflación y acercarnos al objetivo de estabilidad de precios. La reunión del consejo de gobierno del BCE decidió mantener la principal tasa de interés en 0.05 por ciento, su mínimo histórico.

El economista italiano insistió en que habrá compra de bonos por valor de 60 mil millones de euros mensuales (64 mil millones de dólares) hasta septiembre de 2016 o hasta que aumente la tasa de inflación en la zona euro y se acerque al objetivo de estabilidad de precios fijado por el BCE en cerca, pero por debajo, de 2 por ciento.

La aplicación de nuestro programa de compra avanza sin sobresaltos, afirmó sobre el programa puesto en funcionamiento el pasado 9 de marzo.Mirando hacia el futuro, nuestro foco seguirá estando en aplicar por completo nuestras medidas de política monetaria.

Actualmente la inflación en la eurozona se encuentra en menos 0.1 por ciento, tasa que es probable que se mantenga baja o en niveles por debajo de cero por ciento durante meses hasta que comiencen a aumentar a finales de año y aún más durante 2016 y 2017, indicó Draghi.

El presidente del BCE reconoció estar sorprendido por las especulaciones en torno a la llamada flexibilización cuantitativa o quantitative easing (QE), como se conoce al programa de compra de deuda.

Los comentarios que hablan de una escasez de potencial de los bonos de Estado y del programa de compra son un poco exagerados, afirmó. No vemos problema alguno. Nuestro programa es suficientemente flexible para poder ajustarlo si las circunstancias cambian.Estas preocupaciones son un poco prematuras, aseguró, al tiempo que indicó que existen claras evidencias de que la QE funciona. Las medidas son efectivas.