Abaten en París a hombre que irrumpe en una comisaría con bandera del EI

París vuelve a conmocionarse por la violencia

Entró al grito de Alá es grande; llevaba un falso cinturón de explosivos y un cuchillo

Se cumple un año del ataque a la redacción de Charlie Hebdo y a un supermercado kósher


Afp, Dpa y Notimex
Periódico La Jornada
Viernes 8 de enero de 2016, p. 19
París.

La policía francesa mató a un hombre armado con un cuchillo de carnicero que este jueves intentó atacar una comisaría de París al grito de Alá es grande, cuando se cumple exactamente un año del atentado yihadista contra la revista satírica Charlie Hebdo. Las autoridades iniciaron una investigación de atentado terrorista y se identificó al abatido como un joven de origen marroquí de 20 años.

Previamente, el presidente François Hollande había pedido una perfecta concertación entre los distintos servicios de seguridad del país para compartir información y hacer frente a la amenaza de atentados yihadistas, en un discurso de Año Nuevo que emitió ante las fuerzas públicas, a las que elogió y recordó a tres de los oficiales que murieron en los ataques terroristas de 2015.

El agresor llevaba un papel con la bandera del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y una reivindicación manuscrita en árabe, indicó el fiscal de París, François Molins. Precisó que, en vista de esos elementos, la sección antiterrorista de la fiscalía fue encargada de la investigación. Asimismo, se le encontró un cinturón de explosivos que resultó falso.

El frustrado agresor fue identificado como Sallah Alí, nacido en Marruecos en 1995. Medios locales informaron que el individuo ya estaba fichado por un robo en el sur de Francia ocurrido en 2013. Ahora se había presentado al filo del mediodía frente a una comisaría de policía del norte de París y fue abatido por los uniformados luego de que se le marcó el alto y siguió avanzando.

Los hechos ocurrieron en el barrio popular la Goutte d’Or, sector multiétnico del norte de París. Este sector, al igual que el barrio de negocios de La Defensa, fue mencionado como blanco potencial de los yihadistas que cometieron los atentados el 13 de noviembre contra el Estadio de Francia, restaurantes del este de la capital y la sala de espectáculos Bataclan, que dejaron 130 muertos y cientos de heridos.

El incidente causó sobresalto en la zona, que fue acordonada por la policía y provocó el cierre de tiendas y restaurantes, así como la interrupción de algunas líneas del metro.

El 7 de enero de 2015 los hermanos Chérif y Said Kouachi mataron a 12 personas en la redacción de Charlie Hebdo. En los días siguientes, Amédy Coulibaly mató a una policía y atacó un supermercado kósher en el que dio muerte a cuatro personas. Tres policías figuran entre las 17 víctimas de esos atentados.

Por decisión del gobierno y de las familias de las víctimas, este jueves no hubo ninguna conmemoración oficial del atentado y se postergó para el fin de semana. Sin embargo, en estos días el presidente develó tres placas conmemorativas en memoria de las víctimas y una cuarta será inaugurada el sábado. Las conmemoraciones terminarán el domingo con una manifestación en la Plaza de la República.

Francia mantiene declarado el estado de emergencia decretado luego de los atentados de noviembre, hasta finales de febrero.

El jueves por la mañana, Hollande había señalado la necesidad de reforzar las medidas de seguridad y emprender una reforma en la materia ante la amenaza de atentados yihadistas. En su discurso, citó que la policía francesa detuvo en los últimos meses a casi 200 ciudadanos que pretendían viajar a Siria o Irak para enrolarse en las filas del EI.