Falleció Manuel Díaz Cid, ideólogo de la derecha, analista y maestro de generaciones

Por medio de un mensaje de twitter, el rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Emilio José Baños Ardavín, confirmó el deceso de Manuel Antonio Díaz Cid, ideólogo del partido Acción Nacional, analista político y maestro de varias generaciones, ocurrido este viernes 7 de septiembre a la edad de 79 años. Su fallecimiento ocurrió semanas después de que fuentes de la propia universidad señalaran que su estado de salud era grave y permanecía en hospitalización.

Manuel Antonio Díaz Cid nació el 11 de noviembre de 1938 en la ciudad de Puebla; su compañera de vida fue “Maruca” Terés, tuvo seis hijos y varios nietos. Estudió la carrera de Ciencias Económico Administrativas generación 1961 en la UAP, entre otros estudios. Fue fundador del Frente Universitario Anticomunista en 1955, y en la década de los 70 del siglo anterior fue uno de los líderes del movimiento anticomunista, miembro del grupo de ultraderecha El Yunque y fundador de la UPAEP.

Con 60 años de vida docente, Manuel Díaz Cid formó a hombres que se han desenvuelto en diferentes sectores de la sociedad. Desde 1979 impartió clases en la Facultad de Ciencias Políticas de la UPAEP, y fue su director de 1980 a 1996. De igual forma, fue consultor del Consejo Pontificio para la Cultura del Vaticano de 1998 a 2003 y publicó un sinnúmero de publicaciones a nivel nacional e internacional.


En el marco de un homenaje brindado por amigos, empresarios y representantes de los diferentes sectores de la sociedad años atrás en la UPAEP, Manuel Díaz leyó su texto Yo no inventé la realidad, sólo vivo en ella, que se reproduce a continuación.

“Nunca un sacerdote, un religioso o el Obispo me dijo que hacer o que pensar. Todas y cada una de las cosas que hice, las hice porque pensé que era lo correcto. Como toda persona he tenido errores y aciertos, pero todos ellos son fruto de mi libertad y mi voluntad. Frente a los hechos y acontecimientos de ese momento histórico yo asumo mi responsabilidad. ¡Felices los que estuvimos a su lado en esas horas cruciales! Aquí estamos algunos de los que vivimos la lucha por el ideal… Los que hoy aspiramos a seguir en la vanguardia… Ese puesto nos lo hemos ganado, porque todos nosotros, sin poner condiciones, respondimos al llamado…

“Por nuestra fe, por nuestro ideal marchamos en la primera fila desde 1956 hasta 1973,17 años, sin importar los riesgos, sabedores de que nos había tocado en suerte ser la Generación de los Tiempos Violentos, con la firme esperanza de ayudar a construir los cimientos de una sociedad fundada en la Libertad el Amor y la Justicia.

“Nuestra herencia está compuesta de gratos y amargos recuerdos, pero ser heredero no significa que se tiene que cargar con todo el peso del ayer, el recuerdo es también la gota de eternidad que dejamos a nuestros amigos, que hoy miran los enfrentamientos ideológicos con desconfianzas y reticencias, olvidando que: De esas luchas ideológicas surgieron las condiciones para crear la UPAEP.

“Y aceptar que fuimos los aguafiestas de aquellos tiempos, conscientes de que nuestras acciones, no siempre acertadas, fueron siempre bienintencionadas. He descubierto también que el mal, como los ojos, no se ve a sí mismo. Sigo convencido de que no tenemos derecho a encadenarnos al pasado y que el futuro de México no puede estar en repetir una y otra vez los mismos errores cometidos. Nuestra disyuntiva está en rechazar el ser los últimos de ayer y aceptar ser los primeros de mañana. Lo demás es historia… La verdadera tradición no consiste en venerar las cenizas sino en saber transmitir el fuego del ideal”.