Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Sección » Cuitlatlán

La directora de la FCC de la UAP inicia purga política de candidatos a la dirección

Por : Fermín Alejandro García

2012-09-11 04:00:00

Hace unos días fue removida de su cargo Rosa Elba Bolaño, quien se venía desempeñando como secretaria de Investigación y Estudios de Posgrado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FCC) de la UAP. Más allá de los argumentos formales que se utilizaron para quitar a esta académica de dicho cargo, la causa real de su defenestración es eliminar a una posible candidata en la sucesión de la dirección de esa unidad académica.

Rosa Elba Bolaño se suma a una larga lista de más de 20 académicos que han sido expulsados o marginados de la FCC por ser considerados como rivales políticos por la actual directora de la facultad, Patricia Durán Bravo, cuyo periodo concluye el próximo año, pero desde ahora ha iniciado una persecución a quien no se sume a su proyecto de sucesión.

En el caso de Rosa Elba Bolaño se le quitó del cargo como consecuencia de que un grupo de docentes querrían impulsarla como candidata a la dirección, pero además tiene mucha presencia entre los estudiantes, por lo cual se le consideró un personaje de riesgo para los planes de Duran Bravo.

La actual directora quiere impulsar como candidata única a la dirección a la docente Abril Gamboa, quien es una profesora inteligente, preparada y que recientemente presentó su último libro. Es hija del ex director de la Facultad de Medicina, Ivanhoe Gamboa. Sin embargo, su problema radica en que es una mujer de poco carácter y al parecer está sometida a los intereses de Durán Bravo.

Lo acontecido con Rosa Elba Bolaño –cuya destitución aún no es conocida por todos los miembros de la facultad– no es la única maniobra que ha utilizado Durán Bravo para intentar “eliminar” a posibles contrincantes de Abril Gamboa. A todos los que ve como rivales, tiende a marginarlos de las actividades de la FCC. Aquí un par de ejemplos:

Hace unos años el docente José Ramos salió de la Universidad de las Américas Puebla cuando dicha institución estaba en crisis y fue reclutado por la FCC. Su inclusión obedecía a que cuenta con doctorado y en la Facultad de Ciencias de la Comunicación estaba necesitada de profesores con posgrado. Con el tiempo se le ha visto como un posible “enemigo político” de directora, y por esa razón se le tiene marginado en dicha unidad académica.

Otro caso es el de Edith Molina, quien es doctora por la UNAM en Ciencias Políticas, y ante la inquietud que ha manifestado de posiblemente buscar la dirección, se sabe que Patricia Durán le ha mandado el mensaje de que si interviene en política la podría rescindir.

A diferencia de lo que pasa con otros directores de unidad académica que hacen política sin generar conflictos, Patria Durán se ha vuelto un dolor de cabeza para la administración central de la UAP.

Entre los años 2007 y 2008 fueron más de 20 los académicos excluidos de la FCC. A la mayoría de ellos, Durán no solamente los quiso sacar de la facultad, sino de la universidad.

Y es notorio que de esa larga lista de más de 20 académicos solamente uno de ellos se fue de la UAP luego de se les excluyó de Comunicación.

La mayoría de los profesores sacados a la fuerza  de la FCC fueron reubicados en plazas de académicos en diferentes partes de la UAP, como resultado de que en la administración central de la universidad se evalúo que no había el más mínimo motivo que avalara el despido de los profesores. Y se le dio un nuevo acomodo como parte de la política de inclusión y tolerancia que sigue el rector Enrique Agüera Ibáñez.

Ahora en la administración central se tendrán que preparar para nuevamente “apagar fuegos” por la intolerancia de Durán Bravo.

Entre algunos profesores se comenta que la necesidad de Durán Bravo de controlar el proceso sucesorio no obedece a que se busquen conservar logros académicos, ya que finalmente la FCC se ha caracterizado por ser una facultad que se ha especializado en Comunicación Organizacional y Publicidad, pero con malos resultados. Y no ha tenido la capacidad de tener una adecuada preparación para que los egresados incursionen en medios de comunicación, algo grave para la universidad pública más importante del estado.

La preocupación real que dicen, algunos voces de académicos, es que la FCC no pasaría una auditoría en el manejo de dos cooperativas –que se sospechan son de directivos de la facultad–, en el pago de cuotas de pogrados y la utilización de otros recursos económicos.

Incluso se dice que un grupo de profesores está buscando presentar una queja de lo que pasa en la FCC ante la Secretaría de la Función Pública federal.

La versión de que hay malos manejos posiblemente sea solamente una especulación sin sustento. Pero lo que si es claro, es la intolerancia política de Patricia Durán Bravo, y que si no es frenada por la administración central de la UAP, podría prender un importante conflicto político, algo de lo que la universidad ha estado exenta la mayor parte del rectorado de Enrique Agüera.

Share
 
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.