Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Sección » Reportajes

El gobierno estatal tiene abandonado y sin personal el Parque Flor del Bosque

Por : Paula Carrizosa

2012-03-08 00:13:27

Desde su entrada, el parque ambiental General Lázaro Cárdenas Flor del Bosque luce abandonado y desorganizado. Al visitante lo recibe un “jardín terapéutico” en el que a través del agua los paseantes estimulaban sentidos como el tacto y el olfato, pero que ahora está seco y lleno de tierra y en el que todavía se anuncia que “no es un área para jugar”.

Este espacio sirve como ejemplo del descuido y abandono en que ha estado recientemente este parque estatal ubicado al oriente de la capital poblana, en el municipio de Amozoc, y que hasta hace algunos meses se constituía como un modelo de educación ambiental a nivel Latinoamérica, ya que fue certificado como Centro de Educación Ambiental de Calidad por el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Desde la semana pasada, y como parte de un primer recorrido que hizo este medio, se pudo constatar la falta de personal que había en el parque debido a la serie de despidos que perpetró la Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial (SSAOT), que tiene como titular a Amy Camacho, mismos que –no sin precaución y miedo– habían denunciado algunos ex trabajadores. Hasta el viernes pasado se contaban unos 20 empleados, y este lunes sumaron tan sólo 13.

Antes de eso, a principios de año había 90 trabajadores, pero por los despidos –por falta de presupuesto, según argumentan las autoridades– el personal se ha reducido en más de 80 por ciento.

Esos 13 trabajadores se encargan de mantener este lugar, entre regar, limpiar, atender, alimentar y manejar los diversos proyectos que se encuentran distribuidos a lo largo de las 699.7 hectáreas que abarca la zona y en especial de las 20 hectáreas que están abiertas al público.

El “jardín terapéutico” que recibe al público se complementa con una serie de seis pequeñas “camas de textura” en las que el visitante, luego de sumergir sus pies en la zona principal, terminaba su “terapia” sintiendo las rocas, la arena, los troncos y otros ejemplos de flora que actualmente han sido intercambiados por tierra y las hojas que caen de los árboles.

Atrás de este jardín un par de pequeños viveros corona el descuido: en ellos se han secado las azucenas, las nochebuenas y las demás pequeñas plantas que una empleada trataba de conservar.

Al preguntarle su opinión sobre el estado actual de Flor del Bosque, la trabajadora –quien prefirió mantenerse en el anonimato–, expresó que de “la semana pasada a ésta es claro que somos menos, y que la carga es más”, refiriéndose al ajuste de horarios y de actividades que tienen que repartirse al iniciar la jornada.

Cabe destacar que este medio fue informado de que un grupo de ex empleados de la SSAOT, pertenecientes a los parques estatales –Ecológico, Bicentenario, Parque del Arte y Flor del Bosque– ya han presentado su queja ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

Otra muestra clara de la falta de cuidado es el aviario, en el que se anuncian “tucanes, pericos, codornices, pavorreales, búhos, loros cabeza negra y faisanes”, y de los cuales tan sólo se dejaron ver dos o tres palomas mientras revolotean entre los árboles –algunos de ellos secos–, y otros que estaban al ras del suelo, como es el caso del único pavorreal que se dejó observar.

En el herpetario se corre la misma suerte: a pesar de tener unas 15 vitrinas, sólo cuatro de ellas están ocupadas con las iguanas y la única víbora de cascabel, que son acompañadas por plantas de ornato.

A un costado, en un pequeño estanque artificial, sobrevive una decena de tortugas y un pequeño caimán que sobresale de entre el agua turbia y sucia.

Al seguir el camino principal, en los que se asoman dos o tres anuncios con frases que llaman al cuidado ambiental y en los que luce más el logotipo del gobierno estatal, el visitante se topará con los establos en los que sobreviven las cabras, los conejos, las ovejas y el burro, acostumbrado a la cercanía de los paseantes.

Destaca que dichos animales, junto con las demás especies que están en el área de mamíferos eran cuidados y alimentados por “don Julián”, un empleado que era reconocido porque tenía más de 25 años de trabajar ahí y porque atendía cuidadosa y cariñosamente a los animales.

Lamentablemente, este hombre fue despedido los primeros días de la semana anterior y sobre él sus compañeros prefirieron no dar mayor información. “Sabemos que vive cerca de aquí, ya que diariamente venía montado en su caballo desde temprana hora para cuidar a los animales”, expresó otro empleado.

Su labor en el área de mamíferos, en donde había gatos monteses, mapaches, tejones, coyotes y monos, pero en la que ahora muchas de las jaulas están vacías, es desempeñada por otros trabajadores que se encargaban de la zona de desafíos y que, por lo tanto, carecen del conocimiento práctico para atender a los animales.

Flor del Bosque, como se afirmó con la certificación del Cecadesu, tiene como perfil la educación, la investigación y la promoción del cuidado ambiental, a través de actividades y espacios lúdicos que mostraban al visitante cómo contribuir desde casa y de manera local para impactar positivamente en el cuidado ambiental del planeta.

Como ejemplos están los proyectos de composta, lombricomposta o el biodigestor, que lucen abandonados y en total descuido.

En el caso de la zona de composta y lombricomposta, en donde se produce el abono orgánico que se utiliza en el parque, las cisternas lucen repletas y sin el agua suficiente para provocar la desintegración y la descomposición de los productos orgánicos, o en su caso con la ausencia de la lombriz de tierra que se encarga de realizar abono de excelente calidad.

La misma suerte corre el biodigestor, el cual es un estanque en el cual se concentran las heces fecales de caballos, cerdos y vacas, con los que se produce gas metano que posteriormente puede ser utilizado y que ayuda a disminuir la expulsión de gases de este tipo a la atmósfera.

Dicho estanque, que está cubierto por una lona negra –ahora rota–, que provoca la circulación del gas metano, está a la mitad de su capacidad y en total descuido.

A un costado destaca la zona donde se ubican los viveros tecnificados, los únicos que al parecer continúan activos, aunque con falta de personal.

 

Reestablecen la operación de la Casa de la Tierra

Al llegar a la Casa de la Tierra, este instrumento que se construyó con la plataforma científica de instituciones como la NASA, la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera y el Instituto del Clima, en Washington, se pudo constatar que la atención al público se ha restablecido, pues un grupo de niños presenciaba la misma cinta que se proyecta desde hace años denominada Cambio climático.

Tímidamente, uno de los empleados “sobreviviente” a los despidos explicó que desde el fin de semana fue reabierto este lugar, que ofrece información audiovisual relativa a los fenómenos climáticos, sistemas planetarios, gases de efecto invernadero, actividad ciclónica, actividad volcánica, sistemas tropicales, placas tectónicas y contenidos ambientales, entre otros.

El entrevistado aseguró que “nunca se habían suspendido los servicios”, incluso cuando este medio supo que había cerrado su operación por falta de personal. Lo que confirmó es que “debido a los despidos” sus compañeros y él tenían que cumplir con funciones que no les correspondían en un inicio.

Resalta que la que la Casa de la Tierra de Puebla fue un modelo que se reprodujo a nivel nacional; ahora hay unas 16 en el país.

 

Más puertas cerradas

En un enorme anuncio que está frente a la zona de comida y la tienda aparecen los servicios que supuestamente ofrece el parque Flor del Bosque.

Además de los ya descritos se presumen el área de desafíos, la banda separadora de residuos, el paseo a caballo, la equinoterapia, la venta de codorniz, la zona de campamento, en la que se incluyen las tiendas de campaña, el acceso a sanitarios, el uso del comedor y la cocina, así como la zona de fogata y la renta de seis cabañas ecológicas equipadas con recolector de agua de lluvia, calentador solar, fotoceldas y “todas las comodidades para disfrutar una estancia cómoda rodeada de un pasaje inigualable”.

Todos estos espacios están cerrados “hasta previo aviso” o han concluido, como es el caso del programa de equinoterapia, en el que niños con problemas motrices o psicológicos eran atendidos de forma gratuita y que funcionó hasta el mes de junio del año anterior.

El área de desafíos, en la que se practicaban deportes extremos y por lo que se pagaban 180 pesos también está cerrado, mientras los encargados –los que no han sido despedidos, por supuesto– se encargan de realizar otras actividades.

Otro lugar con puertas cerradas es el Centro de Reproducción de Fauna Silvestre, en donde se comercializan huevos y especies de perdiz, faisán de collar y codorniz común.

Inactivo también está el Centro de Capacitación Ambiental y la Palapa, en donde los visitantes podrían convivir pagando una cuota extra.

 

Menos servicios, menos visitantes

En su primer informe de actividades, la titular de la SSAOT, Amy Camacho, informó que “durante 2011 los parques Ecológico, del Arte, Bicentenario y Flor del Bosque recibieron un total de 2 millones 620 mil 849 personas”, registrando en este último una cifra de 107 mil 516 visitantes.

En sus buenos tiempos, semanalmente se contabilizaban hasta 13 mil personas, mientras que ahora, en lo que va de 2011, la cifra se ha reducido a la mitad.

El parque, que se había convertido en un lugar de convivencia, de esparcimiento y, sobre todo, de conocimiento ambiental y valoración de los recursos naturales, está dejando de ser visitado.

Algunos alumnos que se paseaban ayer por el parque y que preferían comprar golosinas y refrescos en el área de comida, criticaron la falla de los servicios, y otros más optaron por burlarse de la falta de agua en el citado “jardín terapéutico”, paseándose descalzos entre la tierra y la hojarasca.

–¿Se cumple con los objetivos del parque? ¿Se abona a la educación ambiental? –se les preguntó a los alumnos de bachillerato.

–La verdad, no –dijeron entre sonrisas y sin pena–, pues no vale la pena desplazarse tan lejos cuando la visita resulta tediosa y aburrida.

Destaca que La Jornada de Oriente buscó al actual director del parque, al biólogo Enrique Martínez, pero éste se encontraba fuera de la zona de visita y “andaba lejos, por la reserva”.

Pese al abandono y descuido del parque, los despidos, el término de las actividades lúdicas y de los proyectos, el gobierno estatal todavía promociona al parque ambiental a través de su sitio de internet http://ssaot.puebla.gob.mx, incluyendo la lista de opciones que se describieron.

Con el abandono de este parque –y el cierre del Parque del Arte, los despidos en el Ecológico o la poca promoción del Bicentenario– parece que los habitantes de la ciudad y del estado tendrán como única opción de esparcimiento el Parque Metropolitano, que está siendo construido por el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y que se ubicará en los terrenos del que fuera el parque de diversiones Valle Fantástico, en la zona de la Reserva Territorial Atlixcáyotl.

Lo lamentable es que más allá del sentido lúdico de este tipo de espacios, quedarán fuera los proyectos de educación ambiental que se promovían dentro del parque, mismo que fue calificado como “la obra en materia ecológica que más se desarrolló durante el sexenio pasado”.

Share
 
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.