Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Sección » Cultura

Cumplió el carnaval de Huejotzingo 145 años de recrear la batalla del 5 de mayo

Por : Paula Carrizosa

2013-02-13 04:00:00

Con una “guerrita” entre los zapadores del tercer barrio y los franceses del cuarto que sirvió para recrear en una menor escala lo ocurrido durante  la Batalla del 5 de mayo de 1862 en Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, se desarrolló la edición 145 del carnaval de Huejotzingo en su día de cierre.

Desde la entrada al municipio podía verse la humareda causada por la pólvora de los miles de mosquetones que tronaron desde la mañana, cuando los huehues bailaron por las calles de los cuatro barrios para pedir el “ranchito”, que consiste en la obtención de los alimentos y bebidas que cocinan las mujeres durante el almuerzo, y que resultan de la donación de los dueños de comercios y de los vecinos, quienes por un baile ofrecen cervezas, refrescos y comida.

Para las 12 del día, hora en que comenzó el desfile que pasa por la calle principal del ayuntamiento y luego recorre el perímetro de la plaza de armas, los danzantes ya habían recorrido varias veces su barrios e incluso el pueblo, cuando fueron al panteón a visitar a los que “se han ido, se han adelantado”, a causa de algún accidente provocado por el mal uso de la pólvora.

“Este baile es en memoria de los que han fallecido, de los hermanos, padres, hijos, tíos y amigos de los que están aquí, los carnavaleros”, como dijo el cronista local Roberto Hernández al comenzar el tradicional desfile.

Con este llamado y los aplausos de los visitantes que abarrotaron la gradería y las calles aledañas al zócalo, comenzó el carnaval: aparecieron los “negritos”, mujeres, hombres y niños pintados de color negro para aludir a “la tercera raíz del mexicano”, los “diablos” que remiten al extinto quinto barrio, donde se cuenta vivían hechiceros que pactaban con el demonio; y los “inditos” que remiten “al pasado prehispánico del señorío huejotzinca”.

Luego el carnaval siguió con el numeroso conjunto de vecinos de Huejotzingo vestidos de blanco en alusión a ese pasado indígena, que representan a los hombres y mujeres que fueron testigos del primer casamiento católico en América.

Por fin aparecieron los batallones de zacapoaxtlas, indios, zapadores, zuavos y turcos. Como explican Cecilia Vázquez Ahumada y Margarita Piña Loredo en el libro La batalla del 5 de mayo en el carnaval de Huejotzingo, espacios de identidad, los danzantes usan trajes ricos y suntuosos, que en conjunto, hablan de la Batalla del 5 de mayo.

Como se señala en el texto, el atuendo de zacapoaxtla es el más caro “ya que los carnavaleros lo consideran de gran lujo…, visten sombrero de charro con aplicaciones en lentejuela y la rosa, peluca hecha de papel de china de colores patrios, una capucha negra, máscara de piel pintada y esmaltada con aplicaciones de cabello sintético…”. En el caso de los indios serranos tienen una vestimenta que consiste en “sombrero de palmas con moños de color, cabellera de ixtle, máscara de cuero teñida en un tono ocre, para no olvidar el origen indígena de este contingente”.

Para los zapadores, que “se identifican con la guardia imperial de Maximiliano y otros con la guardia personal del emperador Agustín de Iturbide, mezclan en su atuendo los colores patrios de Francia y México”; a su vez, los zuavos, “un cuerpo de élite del ejército francés conocido por su extrema crueldad…, (llevan) un gorro azul rey con aplicaciones de pedrería, listones dorados, cintas de chaquira y popotillo, máscara de piel con aplicaciones de cabello sintético en color café.., lentes oscuro, capucha azul rey”; por último, los turcos “que apoyaron al ejército francés y recuerda a los egipcios que fueron traídos a México por Napoleón III…, van ataviados con un turbante de colores, con aplicaciones de cuentas, chaquiras, espejos de media luna y plumas…”.

Este año resaltó la inclusión de mujeres como generalas de los batallones: Rosa María Castillo con los zacapoaxtlas del primer barrio, Adriana Arroyo con los zapadores del tercer barrio, María de los Ángeles Méndez con los indios del tercer barrio, María Lomelí con los indios del cuarto barrio y Fátima Bernabe, con los turcos del barrio del centro.

 

Al menos 65 personas

resultaron lesionadas

 

Según el director de Seguridad Pública de Huejotzingo, Raúl Moreno, el número de lesionados en la edición 145 del carnaval fue de 65 personas, sin que hasta el cierre de esta edición se haya reportado algún fallecido.

De los danzantes lesionados, señaló que resultaron con quemaduras de segundo y tercer grado a causa de la pólvora. Del total de heridos, señaló que 59 han sido dados de alta, cuatro permanecen hospitalizados y sólo uno de ellos se reporta como grave. Se trata de Fabián Juárez, de 18 años de edad, a quien se le incrustó una barrilla en la garganta luego de estallar su mosquetón.

Informó que el lunes al menos unas 30 personas resultaron lesionados. Un caso fue Isidro Gorzo, de 13 años de edad, a quien le explotó la caja de pólvora que cargaba en su espalda, que le causó quemaduras en 20 por ciento de su cuerpo.

En esta edición participaron alrededor de 12 mil danzantes, quienes quemaron unas cinco toneladas de pólvora. Según las cifras asistieron 32 mil personas al carnaval.

Share
 
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.