La ASA sigue su defensa del agua