Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La dictadura de las minorías

Por: Guillermo Aragón Loranca

2012-10-02 04:00:00

La vida política nacional se ha vuelto apolítica y cínica; apolítica porque desde hace mucho tiempo dejó de ocuparse de los asuntos públicos que competen a toda la comunidad, para convertirse en la defensa y protección de los intereses de las empresas particulares; y cínica porque ahora sin eufemismos reconoce que está al servicio de las minorías empresariales y en contra de los intereses de las mayorías.

Ante la antidemocrática, entreguista y ignominiosa aprobación de la reforma laboral parte del consorcio empresarial PRIAN, y la toma de la tribuna por parte de la oposición de izquierda para impedir la legalización de un marco laboral favorable a los patrones y al capital y perjudicial para la mayoría de mexicanos, el coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, indignado declaraba que su partido no se iba a someter a la “dictadura de las minorías”, cuando son precisamente ellos, los diputados del PRIAN, los que representan exclusivamente los intereses de la minoría empresarial (principalmente transnacional), frente a la mayoría del pueblo mexicano. En efecto, tal vez sin pensarlo, expresó claramente lo que su clase política entiende por “representar los intereses del pueblo”: obtener el puesto como sea (campaña mediática, compra–coacción del voto, imposición, fraude, etc.), para erigirse en representante del pueblo, pero representando y defendiendo sus intereses privados, subordinados a los intereses de sus patrones.

La lógica es simple: llegar al poder para traicionar y vender.

Esta clase política vendepatrias y sus patrocinadores son quienes encarnan hoy en día la tiranía de la minoría, ejercida por la fuerza del Ejército y la desinformación de los monopolios mediáticos, frente a una inmensa mayoría, cuyas protestas y movilizaciones sólo encuentran oídos sordos y una retórica esquizofrénica que niega la realidad con la ficción: no se va a privatizar Pemex, sino que se va a abrir a la inversión privada; no se van a favorecer los intereses patronales mediante la reforma laboral, sino que se van a atraer inversiones y se van a crear fuentes de empleo.

La legalización de la explotación laboral, verdadero objetivo de la reforma, de espaldas al pueblo y pasando por encima de la inconformidad del mandante soberano que es él, el regreso del PRI al Ejecutivo federal comienza a marcar el rumbo de los próximos seis años: retórica desarrollista y privatización de la nación, sin hablar de violencia y la represión de los movimientos sociales que se oponen al modelo neoliberal, y sin hablar de la corrupción y el saqueo de la clase política. El nuevo PRI, sí es nuevo y su novedad radica en que es más neoliberal y más depredador que antes y más alejado de los intereses de las mayorías, a las que ahora percibe como “minorías tiránicas”, porque según ellos, la inmensa mayoría de mexicanos está de acuerdo con las “reformas estructurales” que le imponen las anónimas leyes del mercado. ¿Será verdad que la mayoría de los mexicanos estamos de acuerdo?

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.