Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Incapacidad y simulación legislativa

Por: Emilio Muñoz Berruecos

2012-03-07 04:00:00

En la Ley de Consulta Ciudadana para el Estado de Tlaxcala se establece en el título segundo, capítulo I, la figura de iniciativa popular, la cual se define en el artículo 20 de dicha ley como “la forma de participación por medio de la cual son sometidas a la consideración del Congreso o de los ayuntamientos, según sea el caso, las propuestas, cuyo objeto sea crear, reformar, adicionar, derogar o abrogar leyes o decretos estatales o reglamentos municipales, a fin de que sea el Congreso o el ayuntamiento quien las estudie, analice, modifique y, en su caso, las apruebe”.

La iniciativa popular puede ser presentada por cualquier ciudadano del estado de Tlaxcala al Congreso o a sus ayuntamientos de origen. En teoría, este tipo de leyes pretende favorecer los procesos de participación ciudadana en los asuntos públicos; sin embargo, poca aplicación ha tenido en la práctica. Dos ejemplos podemos tomar para demostrarlo.

Por una parte está la iniciativa para la armonización de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia con el Código Penal y el Código Civil. Dicha armonización viene de un largo proceso ciudadano que inició en noviembre de 2009, en el que organizaciones de la sociedad civil han exigido a sus autoridades, a través de la iniciativa popular, legislar para verdaderamente hacer accesible el derecho a vivir libres de violencia. Dicha iniciativa no tuvo eco a pesar de la exigencia de 2 mil 300 ciudadanas y ciudadanos que enviamos oficios para exigirles cumplir responsablemente, de haber pedido la apertura para la discusión en foros públicos y de habernos manifestado pacíficamente frente al palacio legislativo en marzo de 2010.

Nada fue suficiente, por lo cual en noviembre de 2010 la ciudadanía decidió denunciar al Congreso del Estado de Tlaxcala por su omisión.

Resultado de esta última acción, el Tribunal Superior de Justicia determinó que efectivamente el Congreso había cometido omisión legislativa, sentenciándolo a realizar reformas y adiciones a los códigos Penal y Civil, así como a la demás legislación local para dar cumplimiento a los objetivos establecidos en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y a la Ley que Garantiza el Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el Estado de Tlaxcala.

Tres meses tuvo la legislatura para convocar a espacios de reflexión y discusión para la construcción de la armonización, donde personas expertas, académicos, sociedad civil y comisiones responsables de la LX Legislatura pudieran reflexionar la mejor forma de reformar y complementar la legislación, pero hubo una incapacidad de convocar a dichos espacios. Se construyó una reforma a los códigos Penal y Civil no solo mínima, sino además deficiente, mostrando con esto su nulo compromiso que las y los legisladores tienen con los instrumentos internacionales que el Estado mexicano ha ratificado, con la sociedad y en particular frente a los derechos de las mujeres.

Otro ejemplo de la ineficiencia de la figura de iniciativa popular en los procesos legislativos es la propuesta ciudadana que integra las premisas que realmente garantizan los derechos de los y las migrantes y sus familias, de la Ley de Protección a Migrantes en el Estado de Tlaxcala vigente y la Ley de Atención a Migrantes y sus Familias del Estado de Tlaxcala, propuesta por el titular del Ejecutivo. La iniciativa ciudadana fue presentada el 28 de noviembre de 2011 por una de las organizaciones que más trabajo ha realizado en el tema migratorio tlaxcalteca, la Asamblea Popular de Familias Migrantes. Dicha iniciativa después de varios meses ni siquiera ha tenido un dictamen, a pesar de que en recientes días se les envió un exhorto acompañado de 2 mil 532 firmas de ciudadanas y ciudadanos. Tampoco en este tema se ha abierto un verdadero diálogo para la reforma de la ley en la materia.

Estas actitudes terminan por evidenciar el tipo de legisladoras y legisladores con los que contamos en el estado de Tlaxcala, gente que no está preparada para responder a las necesidades ciudadanas, sin conocimiento de los temas y con poca apertura democrática.

La figura de iniciativa popular, establecida en la Ley de Consulta Ciudadana del estado, es en la práctica sólo una simulación de democracia, pues no cuenta con mecanismos reales de participación ciudadana.

Hay una profunda crisis en el Poder Legislativo y en sus procedimientos, de tal forma que a la ciudadanía no le queda otro camino que denunciar las omisiones e incapacidad ante el Poder Judicial. Ahora esperamos que el Ejecutivo y Judicial responsablemente exijan un cumplimiento real para la legislación en los temas que la ciudadanía ha solicitado y no sean cómplices de esta incapacidad y simulación de las y los legisladores.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.