Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Como perro en el periférico

Por: Rodolfo Gamiño Muñoz

2013-06-25 04:00:00

Después de 12 años en el poder, de enarbolar la bandera de la transición democrática y la alternancia, de prometer la modernidad, orden, paz, justicia, equidad, generosidad, consenso, transparencia, eliminar la corrupción y las viejas prácticas del PRI, el PAN tanto a nivel nacional como estatal padece en una profunda crisis, la crisis de los derrotados. Crisis de identidad, de sentido y de rumbo.

El PAN se encuentra como dice aquella canción de Rockdrigo González: “confundido y colérico, confundido por creencias de religiones y ciencias, aturdido por el ruido, en su interior bien perdido, como un disco rayado a un volumen muy histérico sin saber para qué lado, como un perro en el periférico”.

En contraparte, Carlos Pérez, delegado del CEN del blanquiazul, sostuvo que su partido no está fracturado y que en el interior se encuentra unido, que todo es cuestión de poner orden, lo cual no implica que se tenga –necesariamente– que meter a alguien en cintura, sino que más bien se debe promover al interior del partido la sinergia, sumar talentos y motivar la militancia.

En la práctica, el PAN ha aplicado diversas estrategias para alcanzar esos objetivos durante la campaña política en el estado, tales como: presentar a la sociedad sus principios como partido; confirmar su ideología, valores y el respeto a los estatutos del partido.

A pesar de que estos objetivos son altamente pragmáticos y alejados de la realidad local, el PAN mantiene el optimismo en la región. Esto es evidente si observamos la posición manifestada por la diputada federal, Aurora Aguilar. Ella sostuvo que el partido goza de una buena percepción de la ciudadanía, lo cual es evidente en las encuestas hechas al interior del partido. Según sus propias encuestas –las cuales nunca han sido mostradas y puestas a escrutinio público–,este partido ganará en ciudades grandes, por ejemplo, Huamantla, Calpulalpan, Nanacamilpa, Apizaco y Tlaxcala capital.

Los panistas también aseguran que ganarán estas plazas porque constituyen una fuerza capacitada para litigar recursos extraordinarios para la entidad, ya que además cuenta con el apoyo de 114 diputados, los cuales etiquetarán recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Ante este panorama es necesario preguntarle al PAN estatal si ha realizado una profunda auto auscultación, una autocrítica y si es capaz de emitir un posicionamiento a una serie de temas que están en la agenda política y ciudadana, y que parece tener sin preocupación a este partido. El cual se presenta como un partido con memoria selectiva y que profesa la práctica del borrón y cuenta nueva. ¿A qué temas me refiero?

Al tema de la transición democrática, de los derechos humanos, de la justicia, de los saldos de la guerra del gobierno panista contra el narcotráfico y el crimen organizado, de los muertos y los desaparecidos, de la transparencia, la corrupción y el de los liderazgos.

Ninguno de estos temas ha sido abordado ni remotamente en las campañas políticas de sus candidatos en el estado, no han sido siquiera un tema de moral política, no se habla del escandaloso dispendio bajo su gobierno ni se muestra un compromiso para evitar estas prácticas en el futuro, de las prácticas corruptas, de los límites de la transparencia y la rendición de cuentas, ni de las limitadas acciones a favor de los derechos humanos en cuanto a la trata de personas se refiere.

Evidentemente, este partido está pasando por una profunda crisis de liderazgos y no sólo en el ámbito local, pues es notorio que el PAN ha guardado un distanciamiento y resulta simbólico que sea con los paladines de la transición democrática como Vicente Fox –el cual recientemente ha aplaudido las capacidades políticas del PRI–de su anterior representante a la presidencia y continuador de la alternancia en el sexenio pasado, Felipe Calderón Hinojosa –quien se refugió en las mieles de la academia en la Universidad de Harvard–,así como de la emprendedora y pujante continuadora de su proyecto de nación, la ex candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota.

Es importante destacar que localmente se denota un fuerte distanciamiento del PAN con otros institutos políticos que en el pasado –mientras gobernó el PAN en la entidad–gozaron de prolongadas lunas de miel, como fue el Partido Alianza Ciudadana (PAC), el cual, además, echó en cara al PAN el desaire ante una posible coalición en los próximos comicios intermedios. Es importante también destacar el distanciamiento del PAN con el liderazgo de Adriana Dávila, ex candidata a la gubernatura por el estado y “protegida” por el régimen calderonista, la cual, indirectamente se ha convertido en un verdugo de este partido en la entidad.  

Es paradigmático que el PAN no haya elegido a estas personalidades para abanderar sus campañas políticas y dar continuidad a un “proyecto de nación y de partido”, el cual parece haberse agotado en 12 años de gobierno, cediendo paso al retorno del PRI a la Presidencia de la República y al gobierno local. 

Es importante recordarle al PAN que es necesario, para seguir en la política, recuperar su decoro y que una manera de hacerlo es a través de los gobiernos locales, situación que parecer ser ignorada en el estado de Tlaxcala en un contexto privilegiado de campaña electoral. Situación que no se ve en las propuestas de ninguno de sus candidatos.

Es evidente, estamos ante un PAN muy “confundido y colérico, confundido por creencias de religiones y ciencias, aturdido por el ruido, en su interior bien perdido, como un disco rayado a un volumen muy histérico sin saber para qué lado, como un perro en el periférico”.

rogamuz@gmail.com

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.