Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Corrupción política

Por: Jaime Ornelas Delgado

2013-05-23 05:19:08

El uso electoral de los programas sociales, del que el PAN acusa al PRI, no es nada nuevo, Acción Nacional lo puso en práctica 12 años, pero como el que las hace no las consiente ahora sale gritando “al ladrón...al ladrón” con el fin de ocultar sus propias fechorías.
 Pero no son ingenuos los panistas y Madero, quien parece no ser capaz de matar una mosca, aprovecha todas las oportunidades que le da el PRI para obtener ventajas políticas. Resulta que al denunciar los hechos de Veracruz –entidad agraviada desde que el presidente mostró no saber el nombre de su capital–, hizo un escándalo mediático e incluso simuló abandonar el Pacto por México con aviesos propósitos de negociación con Enrique Peña Nieto, quien para evitar fisuras en su estrategia parece estar dispuesto a cualquier concesión. Lo que se haya negociado en la oscuridad de los pasillos del poder, permitió el retorno del PAN al pacto, aunque se soslaye la comisión de delitos que debieron ser juzgados y, en su caso, castigados.

El “Rosario, no te preocupes” fue la señal de que cualquier cosa se podía negociar si cesaba la exigencia respecto de la renuncia de Rosario Robles a Sedesol, convertida en la agencia electoral por excelencia para lograr la restauración completa del PRI en el país, aunque por supuesto esta intentona debe matizarse y posponerse momentáneamente por la torpeza cometida en Boca del Río. El caso es que Rosario ya no se preocupa y no renuncia y el PAN ya no exige esa renuncia y volvió feliz al Pacto. ¿Por qué?

Por supuesto, si esto ha ocurrido es porque hubo negociación política y que tanto Peña Nieto como Madero se hicieron mutuas concesiones. De fuentes generalmente bien informadas, como decían los clásicos, se sabe que se le pidió a los panistas, entre otras cosas, cesar el acoso contra la secretaria de Sedesol y su retorno al Pacto por México; a cambio, Madero debería destituir de la coordinación de la bancada panista en el Senado a Ernesto Cordero, con el argumento de que se convertía en un obstáculo al cumplimiento del Pacto (el colmo ocurrió cuando anunció que presentaría un reforma política al margen del Pacto y eso sí que el nuevo PRI no lo tolera) y que atendía más las ordenes de Felipe Calderón que las del propio Madero; pero no fue todo, ya entrados en gastos los panistas, que tenían acorralado a Peña Nieto, negociaron para ellos la gubernatura de Baja California, la única en disputa en este próximo mes de julio, y la alcaldía de Puebla, de ahí la lentitud con la que arrancó la campaña priísta y esa especie de desgano con la que transcurre y además que el candidato del PRI no fuera José Chedraui, quien presume de cercana amistad con el presidente de la República, para colocarlo en la lista plurinominal de diputados correspondiente a la coalición PRI/Verde.

El PRD ni pinta en este rejuego, ha sido invitado de piedra y en algunos momentos mero comparsa del PRI y del PAN, que sigue gobernando ahora de la mano de Peña y sin estar en Los Pinos, convertido en el sexenio pasado en Los Vinos de infausta memoria.

 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.