Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Hágase la voluntad de dios, pero en los bueyes de mi compadre

Por: Ramón Beltrán López

2012-11-06 04:00:00

Leo en el boletín del ayuntamiento que el presidente municipal Eduardo Rivera asistió a la inauguración de las nuevas oficinas del Infonavit en Puebla. Porque ya estrenan oficinas. Ya no estarán en la 25 Oriente, frente al Parque España. Ahora estarán junto con las oficinas de la Condusef, en un edificio denominado por el populacho como el Titanic, en el bulevar Esteban de Antuñano número 2701; y se le llama el Titanic porque un extremo del edificio  termina en forma de quilla de barco, aguzado, picudo como su dueño. Cerca de un motel con forma de castillo medieval. Aguzado el edificio y muy abusado el propietario, porque casi al final del sexenio ya amarró un buen contrato de arrendamiento, seguramente por varios años. Se va el PAN de Los Pinos, pero se quedan, algunos, con buenos negocios.

¿Y que harán ahora los derechohabientes del Infonavit? Pues simplemente fastidiarse, porque el susodicho inmueble no cuenta con un solo cajón de estacionamiento. No hay lugar donde estacionarse en cien, doscientos metros a la redonda.  Bueno, no hay lugar, pero eso, únicamente si se lleva automóvil, porque si es que se  llega a pie o en autobús, o en taxi, o tal vez volando, entonces no tendrá  necesidad de estacionar vehículo alguno.

Ni tampoco si está uno “bruja” y llega en escoba voladora.

Porque las calles que rodean a ese edificio, y al de enfrente, y al que está en la curva que se encuentra entre la prolongación de la 31 Poniente, la Esteban de Antuñano y la que une a estas amplias avenidas, repito, todas estas calles nunca entraron al programa municipal “Mil Calles”,  y en consecuencia no cuentan con pavimento, concreto, banquetas ni nada que se les parezca. Solamente tierra, tierra y nada más. Como la que reclamaba Emiliano Zapata.

Y es que no son parte de la colonia La Paz, sino de la Belisario Domínguez, o de la Nueva Antequera. Así que quien vaya a Condusef o al Infonavit, o a cualquiera de esas otras oficinas bancarias, más vale que se resigne y busque algún lugar lejano en donde dejar su automóvil y se decida a emprender una larga caminata para llegar a su destino.

Porque, para acabarla de amolar, atrás de las nuevas y flamantes oficinas existe  un taller o deshuesadero de tráilers que también ocupa varias calles como estacionamiento particular o tiradero de restos de colisión.

Y ni siquiera existen estacionamientos públicos en los alrededores. Tampoco. Tejones, porque ya no hay liebres.

¿Qué hacer entonces?

¿Preguntarse por qué razón cambiaron la ubicación de las oficinas hasta ese sitio distante e incómodo?

Seguramente por el peso enorme de los  intereses creados. ¿O acaso será por el cambio de sexenio. Tal vez.

¿Y cómo es que en las oficinas del ayuntamiento le concedieron licencia de funcionamiento a dos oficinas del gobierno federal que tienen que atender a cientos, a miles de personas diariamente y que, sin embargo,  carecen de los espacios para estacionarse que señala el Código Reglamentario Municipal como un requisito indispensable para que se les otorgue la susodicha licencia?

¿O es que acaso el código sólo se le aplica a los ciudadanos comunes y corrientes? Pero no a los poderosos e influyentes.

¿O bien nos hemos dedicado a crear leyes y más leyes, reglamentos y más reglamentos, que no se aplican, o solamente se aplican para extorsionar, para morder o para fastidiar a quienes se atreven a incomodar a los funcionarios en turno? ¿Será que estas leyes y reglamentos son únicamente catálogos de buenas intenciones?  Buenas intenciones pero malos resultados. Que nada tienen que ver con la planeación urbana. 

Vea usted, estimado y único lector, el artículo 780 del Coremun, y juzgue:

Eestacionamientos: la dotación de estacionamientos en los edificios para comercios y oficinas deberá aplicarse de acuerdo a lo siguiente:

Uso de suelo: no. Cajones para comercio y oficinas.

Oficinas particulares y Comerciales:

Comercio Especializado 1 (cajón) por cada 40m2.

Instituciones de crédito, bancarias, de seguros, de Fianzas, casas de cambio, de moneda, telégrafos, Correos y locales de gobierno para atención al Público. Área total: 1 cajón de estacionamiento por cada 20 m2.

¿Cuántos metros ocupan actualmente la Condusef y el Infonavit?

¿Mil, dos mil?, los que sean. Y entonces como es que no cuentan, ninguna de las dos dependencias, ni las que están situadas en los alrededores tampoco, con un solo cajón de estacionamiento; pero ya tienen, eso sí, sus respectivas licencias de funcionamiento y, además, con el privilegio de ser  inauguradas por el mismísimo presidente municipal.

¿El mundo al revés?

¿Corrupción?

Usted dirá.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.