Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Los dineros del futbol

Por: Horacio Reiba

2012-12-24 04:00:00

El tianguis de fin de año no arrojó ventas o intercambios de jugadores capaces de despertar el interés del aficionado, y lo más comentado fue una operación al margen –la incorporación al León de un Rafael Márquez a la vuelta de todo, ya con escaso combustible en el depósito– que tampoco logró sacudir la opinión pública. En cambio, de Europa y su convulsa economía sí llegan noticias cargadas de futuro que invitan a reflexionar y que debieran poner muchas barbas en remojo, justo lo que menos están dispuestos a hacer en México los dueños del balón, que bien afincados o recién llegados son más o menos del mismo parecer e idéntica ralea: que viva el negocio y al que no le guste que rabie, al fin que nosotros somos nuestra propia ley y medida.

 

El caso del Málaga

Como despedida del año, el club malacitano que el ingeniero Pellegrini dirige con mano maestra puso un clavo ardiente más en el ataúd del Real Madrid de Mourinho, lo que sin duda supondría un alivio momentáneo para sus seguidores. Porque la nota fuerte de la semana había sido para ellos el anuncio de la suspensión del equipo por parte de la UEFA, debido a sus numerosos adeudos y enmarcada en las disposiciones del llamado Juego limpio financiero, que Michel Platini viene impulsado tenazmente.

Paradójica historia la de este club, tradicionalmente pequeño y fluctuante, que bajo la égida del millonario catarí Abdullah Al–Thani logró en 2011–12 terminar cuarto en la liga española y colarse por derecho propio a la Champions League, donde viene cumpliendo un papel más que destacado, como para encabezar su grupo eliminatorio de primer a ronda invicto y por delante del Milán, y preparar ya su duelo de octavos de final contra el Oporto.

No obstante, ni ganando la orejona podrá el Málaga competir en Europa la próxima temporada –ni ninguna de las siguientes tres–, pues el severo tribunal de la UEFA ha dictado un castigo que incluye, además de la citada suspensión, una multa de 300 mil euros que los andaluces deberán cubrir en plazo perentorio, so pena de una revisión a la alta de la sanción. Agitada navidad espera, pues, a los abogados del club. Y un año nuevo mucho menos feliz que incierto a sus seguidores, que habían aumentado considerablemente, lo que no significa que vaya a estar mejor repartida su pesadilla.

 

Juego limpio financiero

La realidad es que el multimillonario futbol europeo es algo así como un casino en quiebra, donde las dirigencias de los equipos operan como apostadores compulsivos y no se tientan el corazón para contraer deudas monstruosas que luego heredarán a sus sucesores sin el menor cargo de conciencia. Un sistema a todas luces insustentable que en algún momento tenía que hacer ¡pum! A fin de aminorar las consecuencias del perverso estallido, el presidente en funciones de la UEFA –el exdivo francés Platini, que cumple su segundo período al frente de la organización– convocó a los cerebros de la misma a encontrar una salida decente, y de ser posible definitiva, para la vidriosa cuestión. Y el resultado fue esa especie de libro blanco denominado Juego limpio financiero que establece sanciones en cuanto se comprueben denuncias por adeudos vencidos –el caso más estrepitoso es el del Málaga, pero en Europa del este hay numerosos clubes poco conocidos atrapados en la misma trampa–. Además, pone de plazo hasta 2015 para que todos saneen su economía –gastar únicamente lo que se tiene, y pagar religiosamente lo que se acuerda–, lo que más parecía carta a los Reyes Magos... hasta que el ciado tribunal empezó a tomar decisiones como la que está atenazando el futuro del Málaga, que de ser efectivamente sancionado como se dice quedaría al borde de la desaparición.

O poco menos.

 

Poniéndonos el saco

Claro está que para que este tipo de medidas tengan algún eco en México tendrían que sobrevenir antes muchísimos cambios. Por ejemplo, que el gobierno empezara a tomar cartas en el asunto, inspirado probablemente en el modelo norteamericano, que es de donde vienen ideas como las franquicias, drafts, play offs y demás deformaciones idiomáticas en boga, no precisamente calcadas de su original gringo sino adaptadas al muy mexicano agandalle del que aquí son perdidos adoradores oligopolios y autoridades.

Aun así, vamos a hacer un esfuerzo supremo para suponer –al fin que ésta es época de propósitos celestiales que se asumen como si fueran terrenales– que el supremo gobierno decide introducir un mínimo de orden en el proceloso mundo del futbol profesional de México, partiendo del principio de que se trata de un tema de interés público. Y a sabiendas de que en Estados Unidos, el país más liberal del mundo, existen oficialmente topes salariales y de gastos, negociados por comisiones del gobierno con las ligas profesionales de basquet, futbol americano y hockey sobre hielo, además de la que acaba de dictarse para romper la legendaria inafectabilidad del beisbol, último reducto de la resistencia de los dueños a someter sus negocios a reglas claras, equitativas y universales.

Supongamos, pues, que algún poder extraempresarial –no podría venir sino del gobierno de la República– decide, en pro de la dignidad y decencia más elementales, dictar disposiciones en contra de la multipropiedad, tema de moda tras el ingreso del considerable capital de Carlos Slim en la escena futbolística. Sigamos pensando que alguna extraña reglamentación interviene en defensa de los jugadores con contrato terminado, víctimas favoritas del famoso “pacto de caballeros” (más de 80 profesionales del balón fueron eliminados del mercado como resultado del último tianguis de domesticadas y mangoneadas piernas). O que por algún raro acaso, algunos futbolistas inquietos y con algo más que marcas de autos de lujo bajo la mollera deciden sindicalizarse en defensa de sus legítimos derechos de trabajadores a sueldo, y bien asesorados y respaldados por la ley y los tribunales laborales, consiguen su objetivo.

Suena como un imposible, más difícil que una nevada en semana santa. Pero que con toda seguridad contribuiría a hacer del futbol mexicano un juego considerablemente menos turbio que a la fecha, y con el tiempo un espectáculo mucho más atractivo de ver y con personalidad propia.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.