Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

El Puebla tira un partido ganable

Por: Horacio Reiba

2013-03-18 04:00:00

El Pachuca es un equipo medio del medianísimo futbol mexicano. Y el sábado, en su estadio, su novato entrenador estaba a merced del colmilludo colega de enfrente, favorecido desde mitad del primer tiempo con un gol que hacía más cómoda la diferencia entre ambos. El gol lo hizo De Buen, un mediocampista de marca, pues ya se sabe que el Puebla carece de delanteros definidores. Lo que se vio al final confirma que tampoco está su fuerte en la defensa, que se desmoronó estrepitosamente hasta convertir el triunfo en fracaso.

La pulsión conservadora de Lapuente también jugó en contra. Que el Puebla no está preparado para cerrar los partidos lo demuestra la cantidad de goles cedidos en los minutos finales, que es cuando el equipo acentúa el repliegue. Es insultante que Carreño haya cabeceado el empate a bocajarro y sin necesidad de saltar, simplemente poniéndole la frente a un centro desde la izquierda. Y más penosa todavía la soledad de Reina para producir con absoluta comodidad el remate cruzado que selló la derrota poblana.

Así, un equipo desnortado y sin elementos para pujar por el empate se vio de pronto invitado a la cocina por el rival y terminó, por iniciativa de éste, llevándose a la boca la cena completa.

Se aprieta el descenso. Dos horas después, el mismo sábado, el Santos rompía el invicto del Atlas en el Jalisco –golazo de Quintero– y evitaba que los rojinegros rebasaran al Puebla en la carrera de tortugas que, esta semana, deparó otro par de sorpresas allá abajo: San Luis sacó del Azteca un empate en tiempo de descuento (penal para igualar a uno con el América), cuando ya el Querétaro había derribado de un simple soplido al enclenque Toluca con autogol de Novaretti.

A los camoteros, las dos derrotas al hilo los anclan en 105 puntos y un cociente de 1.0937. Atlas permaneció con sus 103 de la semana anterior para 1.0729. Algo adelantó el San Luis con su empate, no mucho (101 y 1.0520), porque la tortuga más movida del sábado es queretana y luce disfraz de gallo, aunque sus 97 puntos la mantienen en la cola de la procesión, si bien su cociente ya rebasó la unidad: 1.0104.

Este panorama, a seis jornadas del final, hace que olor a azufre alcance a todos los nombrados. Una simple mala racha puede suponer que suenen las golondrinas para cualquiera de ellos. 

Rotunda respuesta catalana. ¿Bache u ocaso? Esta era la pregunta a raíz del ruinoso, desconcertante mes de febrero –y una puntita de marzo– que el Barcelona venía sufriendo. Como si un rayo paralizante los hubiera inmovilizado, los azulgranas salían al campo como adormilados, faltos de vitalidad y juego, resignados al fracaso y peleados con su propio historial, que sólo hablaba de triunfos que no eran triunfos comunes, sino victorias rotundas sobre la mediocridad utilitaria del resultadismo en boga. Extensivos, además, a la selección española, que basada en el modelo Barça alcanzó en poco tiempo lo que nunca hubiera soñado: dos eurocopas y el título de campeón del mundo. Todo eso que el Barcelona de las últimas semanas, casi con el título de la liga en el bolsillo, pareció dilapidar por un ataque combinado de impotencia y apatía.

El efecto Tito (Vilanova, actualmente tratándose un cáncer en nueva York) hizo que mucha prensa cercana al Camp Nou aireara el fracaso de la gestión directa: el auxiliar Roura, DT emergente, sería una especie de hombre de paja, permanentemente conectado con NY, pero sin influencia sobre el juego del equipo, conducido en la práctica por los capos del vestidor azulgrana. La conclusión era que no es posible permanecer en la cima sin un entrenador de verdad.  

Del cieno al cielo. Barajadas  todas esas circunstancias y luego del 2–0 de San Siro, muy pocos apostaban por la remontada. Hubo, sin embargo, un retoque táctico que terminaría trascendiendo: la vuelta al 3–4–3, con Villa como 9, para fijar la atención de los centrales y abrirle una ventana de oxígeno a Messi. Éste, por su parte, abandonó la dejadez de las últimas semanas y se mentalizó para el ascenso del Everest milanista. Y antes de 6 minutos había abierto la cuenta sacándose en centímetros un zurdazo inexplicable desde el borde del área que Abiatti apenas vio pasar. A los 38, un Barça expuesto al contragolpe vio desde lejos como Niang fusilaba impunemente a Valdés... para estrellar el balón en la base del poste contrario (en seguida hay una mano clara de Piqué en el área que el silbante húngaro no marca); y a los 39, de nuevo Messi: la jugada pudo ser calca de la anterior, pero ahora el poste elegido fue el izquierdo, en remate rinconero que burló la estirada de Abiatti. Antes del intermedio, el marcador estaba empatado a 2.

No aflojó presión la telaraña azulgrana y el Milán se fue diluyendo. No obstante, el gol de Villa (’55, a pase de un Xabi Hernández colosal y de fusilamiento de zurda bien cruzado) pareció revivir al once de Allegri. Vivió entonces el Milan sus mejores momentos, y por un rato el local perdió los papeles, indeciso entre replegarse o seguir atacando, presa del nerviosismo y extrañamente ajeno al balón. No ayudó el cambio de Adriano por David Villa y se hizo entonces notorio que el Barcelona no está del todo recuperado. Pero con el tiempo vencido y el rival encima, toma Messi un rechace a media cancha, proyecta a Alexis –recién incorporado– y el chileno se va en velocidad y cruza un servicio mortal hasta la otra punta, a la llegada y el gol de Jordi Alba. 

El 4–0 sepultaba al Milán y, de paso, tomaba desquite por el mismo marcador que los rojinegros le impusieron el Barça de Cruyff, Romario, Stoichkov y Zubizarreta en la final de 1994, en Atenas.

Muchas emociones y sorteo prohispano. La resolución de los octavos traía mucho filo. Al día siguiente, el Arsenal visitó Münich como víctima propiciatoria y casi elimina a un Bayern prepotente y desconectado, al que superó en toda la línea y derrotó 0–2 con sobrados merecimientos. No obstante, se quedó sin quedó sin remontada, al resolverse el empate a tres con los goles de visitante del actual puntero de la Bundesliga, que ya la víspera había perdido inesperadamente a otro representante que jugando en casa “no podía perder”... y perdió: fue el Schalke 04, vencido por el Galasataray (2–3, para 4–3 global a favor de los turcos).

Así, el único país con tres equipos en los cuartos de final será España, pues el Málaga revirtió con un 2–0 (los dos de Isco) el 0–1 adverso de Oporto. Y del sorteo del viernes salió emparejado con el Borussia Dormund, campeón alemán. El más favorecido será el Madrid, que recibe al Galatasaray el 3 de abril y devuelve la visita el martes 9. Menos sencillo parece el panorama para el Barça, de todas maneras favorito claro sobre un PSG con Ibrahimovic suspendido.

Pero el verdadero duelazo de los cuartos es el que enfrentará al Bayern con la Juventus. La ida la juegan el 2 de abril en la Arena de Münich y la revancha el miércoles 10 en Dell’Alpi.

Semana negra en la Liber. Sudamérica sigue siendo terreno minado para nuestros clubes. Y además, la organización aprovecha para darles caña a la primera oportunidad. Ejemplo: la Conmebol había decretado contra el Corinthians dos partidos a puerta cerrada, en castigo por la muerte de un menor en el último encuentro por la Libertadores allí celebrado. Y, sin embargo, Pacaembú estaba repleto cuando el Timao y Tijuana saltaron a la grama el martes pasado. Lo que vino después fue una clara demostración de superioridad paulista sobre un Xolos encogido y acongojado de antemano. Impulsado por su cálida y agresiva afición, Corinthians marcó desde temprano su territorio y terminó propinando a los tijuaneses un servero 3–0 (Pato, Guerrero y Paulinho)  que pudo ser bastante peor. Pese a lo cual sigue Xolos en la punta del G–5 con 9 puntos por 7 del Timao, 4 del San José y 3 de Millonarios. Todos con cuatro partidos jugados.

El Toluca, por su parte, rescató un puntito en Guayaquil en partido para el olvido, con los choriceros tan reservones y grisáceos como el cuadro local, tristemente complacidos ambos con el 0–0. Su castigo llegó al día siguiente, pues con 10 hombres desde el primer tiempo por expulsión de Pérez y jugando en Montevideo, el Boca Juniors le pegó por la mínima al Nacional (penal anotado por Riquelme). Inocuo hasta la exasperación, el tricolor incluso se dio el lujo de desperdiciar una pena máxima, que Iván Alonso arrojó al barranco, pero continúa líder del G–1 con 7 unidades. La cuestión es que ya no lo escolta el Toluca sino el Boca, con 6 puntos por 5 de los Diablillos, en tanto se confirmó el Barcelona como colero absoluto con tres empates en cuatro cotejos.

Sorpresas en el GP de Australia. Inició en Melbourne la temporada de F–1 con un triunfador inesperado –Kimi Raikkonen, cuyo inconsistente Lotus no estaba en las previsiones de nadie– y un duelo de éste y Alonso (entró 2º) al margen del campeón Sebastian Vettel, que había arrasado en las pruebas clasificatorias, postergadas por el mal tiempo. El teutón tuvo que conformarse con ser tercero, delante del Ferrari de Massa –coequipero de Alonso–, Hamilton –que exprimió al máximo las prestaciones de su Mercedes y protagonizó contra el asturiano el mano a mano más emocionante del día, resuelto a favor del ferrarista– y Webber, que había sido segundo en la salida y por tanto completó para Red Bull un inicio de campaña semidecepcionante.

Tanto Raikkonen como Alonso y Massa hicieron sólo dos paradas en pits.

No pintaron los paisanos. McLaren pasó de puntitas por la prueba: Jeson Button terminó 9º y Checo Pérez 11º, jugando ambos a mantener el coche sin aspiraciones mayores. En cuanto al debutante regiomontano Esteban Gutiérrez (13º), le queda al menos el consuelo de haberse mantenido en liza para defender el honor de la Sauber, pues el alemán Hulkenberg ni siquiera tomó la salida.

Para completar el mal sabor de boca latinoamericano –apenas desmentido por Massa–, Pastor Maldonado, venezolano y chavista de corazón, dejó pronto la carrera tras craso error de manejo.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.