Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

¡Aúpa, Puebla!

Por: Horacio Reiba

2012-10-08 05:30:19

Debo confesar que mi admonición de la columna anterior al antifutbol desplegado en CU por Pumas y poblanos despertó ciertas manifestaciones de inconformidad, de las que me fui enterando durante la semana. No es lo acostumbrado que se interrogue a deportistas profesionales luego de una demostración flagrante de abandono del pundonor que, por definición, debe suponérseles. Claro que tal divergencia de pareceres de ninguna manera alterará la postura crítica que el lector ya conoce y acepta, por lo menos hasta donde uno puede darse cuenta.

Que seguirá ocurriendo no me cabe la menor duda, pues el futbol mexicano está diseñado precisamente para garantizar espectáculos tediosos, protagonizados por equipos formados al vapor y doblemente lastrados: por el temor de sus fugaces entrenadores a un pronto despido, y por la ausencia de proyecto futbolístico e inversión en estructura que caracteriza a casi todas las franquicias –que no clubes– integrados en el Consejo de Dueños y demás sucedáneos, dependientes todos de los designios de la onmipotente televisión.

Rebelión sin argumentos… por ahora. La posible sacudida llegó hace pocas semanas, cuando Carlos Slim se convirtió en inversionista del Pachuca y el León, y a poco de eso decidió colocar al equipo verdolaga fuera de la órbita del duopolio televisivo, algo que otros intentaron en vano anteriormente. Ya hay aquí, y qué bueno, un asomo de rebelión. Pero, como es natural, ésta no se deja ver la cara todavía.

Por lo pronto, ayudan muy poco a atisbarla la tibieza del fraternal empate entre ambas escuadras el sábado pasado en el Miguel Hidalgo. Y la muy pobre exhibición de los Tuzos ante la franja la helada noche del miércoles, en el Cuauhtémoc. Como para retirarle a Hugol la cédula real que, con mucha solemnidad, el alcalde de Puebla acababa de otorgarle.

Reacción positiva. Fue precisamente entonces, ante poquísimo público y con mucho escepticismo en el raleado graderío, que el Puebla dio un primer golpe de autoridad ante el equipo de Hugo Sánchez, que si Slim y socios fuesen algo consecuentes tendría que dejar cuanto antes el timón de la nave tuza, pues es difícil imaginar confirmación más rotunda de que su presencia le representa una rémora gigante. Si en CU los pupilos del Travieso Guzmán jugaron a nada, en el Cuauhtémoc quien desempeño ese triste papel fue el visitante, en claro contraste con el empeño desplegado por los de la franja. No hablaré de gran futbol porque no lo hubo, pero sí de entusiasmo y ardor, cualidades que siguieron brillando en el bando camotero el sábado, visitante del Volcán neoleonés para desgracia de unos Tigres que parecen haberse aburrido del áspero estilo de dirección técnica que caracteriza al Tuca Ferretti y salieron a trotar sin vigor ni rigor ni rumbo.

Un vistazo al pasado cercano demuestra que al Puebla le viene bien jugar al norte del país –salvo cuando lo hace en el Tec, territorio inconquistable–. Lo del sábado lo confirma. Pero, sobre todo, los arrestos exhibidos por los jugadores demuestran que se cuenta con elementos y ánimo capaces de burlar una vez más al fantasma del descenso, ese incómodo huésped que año con año pone a tiritar a la noble afición poblana.

En el Universitario, el Puebla empezó con la brújula empañada y perdiendo –gol de Damián a los ’13. Pero pudieron superar esos inconvenientes peleando cada balón como si en ello les fuese la vida. Y cuando le cogieron el hilo al partido fue para ganarlo, con goles de Chávez (’62) y Toloza (’78) y sin descontar alguna inhibición arbitral favorable a sus intereses. Victoria en todo caso merecida. Y qué bueno que, por esta vez, la indolencia y el sopor cayesen del lado del adversario.

Porque Tigres, que además de dinero en abundancia tiene cara de equipo, demostró que no basta con eso para ganar partidos y generar espectáculos atrayentes.

Clásico tapabocas. Una de las estrategias del Piojo Herrera para insuflar en sus Águilas el coraje perdido ha sido hablar, hablar mucho, prometer mucho, retar al adversario. Pero, claro, no siempre surte efecto la receta. El sábado, por ejemplo, el América recibía al Guadalajara y los momios se inclinaban a su favor, aun a sabiendas que ninguno de los dos está para grandes cosas. Pero a la hora de los mameyes, pudo más el amor propio de las Chivas que la verborrea del técnico amarillo, mal respaldado por su plantel. Y así, a puro desordenado empuje –ni rastros del armonioso y racional estilo holandés que se supone ha venido a implantar en Zapopan John Van’t Schip–, los rojiblancos tuvieron para colmar de gozo a sus seguidores conforme se sucedían los goles de Fabián (’35) y Rafael Márquez Lugo (’59 y ’67), tibiamente contestados por el tanto de Medina (’40) que supuso transitorio empate.

Al final, a Miguel Herrera no le quedó más recurso que el poco elegante de afirmar que las Chivas le habían ganado no por hacer mejor futbol sino a fuerza de “ponerle huevos” al asunto. Afirmación de la que no se sabe bien quién sale peor parado, si el vencedor o el vencido.

El otro clásico. Si la clásica confrontación chilango–tapatía casi llena el Azteca –por única vez en el año, y otro tanto cabría decir del Omnilife cuando se traslada a sus pagos–, la del Barcelona y el Madrid en Camp Nou conmocionó al planeta entero. Con el añadido, esta vez, de que la agitación política que sacude a Cataluña tiñó con la bandera de las cuatro barras las tribunas del Camp Nou y enmarcó un partido de los cabales, cuya intensidad  no permitió que nadie se distrajese ni para mirar de reojo a la vecina de localidad (las lectoras pueden usar el ejemplo contrario).

Al final, empate a dos. Pero en medio, un trenzado de situaciones que se sucedían a ritmo vertiginoso, con el Barça saliéndose en muchos momentos de la paciente telaraña del tiqui–tiqui con tal de responderle al Madrid con su misma moneda. Fabricó así más situaciones de gol que su adversario, pero careció de la calma precisa para dar curso a una nueva victoria. Para que nada faltara, al gallego Delgado Ferreiro, árbitro del partido, le llegaron ecos lejanos –de la época franquista, para ser precisos– y en caso de duda resolvía en beneficio de los blancos, lo que dado el momento político que se vive equivalía a jugar con un fuego capaz de incendiar algo más que el estadio del Barcelona.

La apasionante confrontación tuvo también su lado irónico: los goles que dejaron en empate la enconada rivalidad entre regiones –o entre naciones, según la óptica separatista– los materializaron los ases más emblemáticos de cada equipo. Es decir, un argentino –Lionel Messi– y un portugués —Cristiano Ronaldo. Lo cual, por supuesto, no va a impedir que centristas y separatistas se sigan tirando los platos a la cabeza.

Vettel habla japonés. Para el GP disputado este fin de semana en el precioso trazado de Suzuka, el Checo Pérez había logrado calificarse en quinta posición, todo un avance para el magro historial de Sauber. Pero igual que ocurriera en Bélgica –su otra buena calificación de salida–, vientos de infortunio lo retiraron prematuramente de la pista, esta vez por avería de su monoplaza en la vuelta 20. Lo cual, por cierto, no perturbaría la implacable marcha de Sebastian Vettel hacia la bandera a cuadros, y con ella la reducción al mínimo –cuatro puntitos– de la ventaja que con alfileres sostiene al frente del campeonato a Fernando Alonso, que como nuestro compatriota abandonó la carrera antes de tiempo, víctima de inoportuno roce con el Lotus de Kimi Räikkönen.

Seguro que Ferrari habría vendido el alma a cualquier demonio de ocasión por poder intercambiar la suerte de su primer piloto por la del segundo, pues Felipe Massa –casi nulo durante todo el año–, esta vez entró segundo detrás del Red Bull de Vettel. El podio lo completó Kamui Kobayashi –coequipero de Sergio Pérez en Sauber–, y tras él entraron Button –el próximo compañero del Checo en McLaren–, Hamilton y Räikkönen.

Nadie pone en duda que el cierre del campeonato será apasionante.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.