Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Salud

La medicina vieja y nueva

Por: Antonio Cruz López

2012-03-27 04:00:00

 

La medicina china comprendió que el cuerpo humano en su constitución física humana es una estructura integral energética que debe permanecer en equilibrio con ella, sus convivientes y con la naturaleza animal y vegetal, que expresa estructuras de carga energética que deben mantenerse en equilibrio, que este puede perderse, pero que estimulando externamente los puntos de integridad es posible devolver el equilibrio perdido, en especial si el comportamiento es acorde con la naturaleza viva que rodea al humano; de ahí la estimulación de esas corrientes en la cura de la enfermedad, que se logra cuando se consigue equilibrio entre la convivencia del humanos con el dios de la naturaleza.

En la India la medicina se fundamentó en el Áiur–veda, traducido como “la verdad en la duración de la vida”, con principios en los que el alivio de la salud perdida radica en las plantas que deben armonizar el equilibrio entre el sujeto enfermo, su trabajo, la familia y la dieta, lo que resulta de la interpretación de los textos mitológicos que llamamos Vedas: Rig, Sama, Jáshur y Átharva, de 2000 a. C.

Los quánton o cuánton (“unidad”) son partículas atómicas de energía que señaló la teoría cuántica como principio hace unos 100 años, originalmente expuestos como el quinto estado de la materia por Einstein, partículas de energía involucradas en las leyes físicas de cuerpos, fuera del alcance de la física previa de Newton, se refiere a partículas pequeñísimas que se miden con nanómetros, equivalentes a 10 millonésimas de milímetro, invisibles, expresables en ondas de frecuencia de energía subatómica, que forman ondas y frecuencias, gracias a las que funcionan los hornos de microondas, los teléfonos celulares, televisión y muchas cosas de la vida cotidiana. Cada tejido o grupo celular tiene funciones determinadas en la estructura corpórea de vegetales, animales y material inerte, presentes en rangos de medición cuántica, hoy conocidos en la constitución de todo y de todos, con aparatos que las miden y de cuyo equilibrio depende el funcionamiento correcto de todo y de todos, incluso si los consideramos como aplicables a la curación de la salud, como ocurre en el control del dolor, donde muestran alta eficacia y que, al parecer estamos lejos de su aplicación rutinaria, en parte quizá por que la industria farmacológica interfiere directa o indirectamente en su aplicación y la medicina docente está de noche en su estudio y aplicación. La aplicación de los cuantón en el dolor, afecciones de la piel, músculos, heridas, úlceras, cicatrizaciones, artralgias, artritis, traumatismos, fracturas, uretritis, prostatitis, cáncer, entre otros, con resultados increíbles a partir de aplicaciones visionarias, como manera especial de contextualizar la enfermedad y su daño. En un principio combinando los fármacos o medicamentos que acostumbramos dar, a la que se agrega el uso partículas nanométricas, como sucedió con la foto–magneto–terapia y se ha continuado con procedimientos de partículas de energía para tratar psoriasis, una enfermedad “reina” en dermatología, de compleja casualidad de imagen genética, glandular, climática, estrés emocional, con enormes variaciones desde muy simples y casi asintomáticas hasta muy complejas, que limitan al paciente física y psíquicamente, con procesos terapéuticos complejos, siempre con dudosos resultados donde la medicina cuántica se muestra como herramienta eficaz para posible su control y cura.

Marcelo Rodríguez, en Argentina, pretende aplicar la nanotecnología al tratamiento de Enfermedad de Chagas, ideó junto con Eder Romero directora del Laboratorio de Estrategia y Targetting de Drogas, en el que participa México, un proceso terapéutico nanotecnológico que introduce a las células cardíacas Etanidazol envuelto en partículas que penetran a las células infectadas con Trypanosoma cruzi durante la fase latente de la infección aquella en la que no existen síntomas pero si infección. Por tanto la penetración de tiazólicos puede generalizarse en su uso a otras parasitosis sistémicas que son consideradas difíciles de tratar o no tratables, como toxoplasmosis, esquistosomiasis, triquinelosis, cisticercosis.

Este es el bosquejo de la medicina vieja de fármacos cada vez más caros y la medicina nanomérica barata, todo un cambio posible en la cura de enfermedades que la ciencia médica debe aprovechar. 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.