Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Salud

Babaridad de la salud pública

Por: Antonio Cruz López

2012-08-21 04:00:00

Rudolf Ludwig Karl Virchow fue alemán, hijo de un hotelero que nació en Schievelbein, Pomerania, Prusia, un 13 de octubre 1821, hombre de mente ágil, criado en un ámbito social y político activo. En 1839 se trasladó a Berlín para estudiar medicina en el Instituto Friederich Wilheim, donde se graduó en 1843; entre sus maestros contó a Muller y Schoenlein; laboró en el Hospital de la Caridad dedicado a la atención de pobres, concibió como una rutina estudiar los tejidos de quienes morían tratando de encontrar la causa de la muerte, sus estudios confirmaron que una inflamación generalmente precede a la enfermedad, ya sea en venas, embolias, trombos, encontró los elementos circulantes de la sangre donde señaló antes que nadie el aumento de leucocitos en las infecciones y leucemias. En 1848 fue comisionado a estudiar una epidemia de tifo en Silesia; en cinco días señaló los focos y advirtió que la causa del tifo era la pobreza, malas condiciones de higiene y vida; señaló que en una auténtica democracia se debe garantizar la libertad y el bienestar social, que satisfechos evitarían epidemias. Sus observaciones de sentido social las orientó al liberalismo y junto con otros médicos de igual pensamiento publicó una revista llamada Reforma Médica, en la que retoma la hipótesis de la pobreza como origen social y económico de las enfermedades; su grupo combatió el absolutismo oponiéndose a Otto von Bismarck quien en 1865 lo retó a duelo; sensatamente declinó, pero se iniciaron una serie de limitaciones a sus actividades, tanto que se marchó a vivir a Wurzburgo, donde fundó la cátedra de anatomía patológica por primera vez en Alemania, a su través encauzó a muchos médicos famosos como Kussmaul y Recklinghausen; publicó en 1858 más de 20 artículos importantes y conferencias que dieron origen a su libro de Patología celular basado en la fisiología y daño a tejidos. Enarboló la teoría celular que postuló la frase clásica que enunciamos siempre en medicina “Toda célula proviene de otra célula”, constató que todo proceso inflamatorios precede siempre a la enfermedad ya sea neoplasia, tuberculosis, raquitismo, artritis y otras. Estableció a la anatomía patológica como ciencia médica que conoce las alteraciones de los tejidos en cada enfermedad, hizo antropología craneana de enanos y deficientes mentales, encausó la ciencia médica a una verdadera revolución paradigmática con la búsqueda de causa y efecto. En 1856 Berlín lo atrajo; le ofreció la cátedra de anatomía patológica, pero exigió para aceptarla un instituto autónomo acorde a su disciplina, ya instalado como deseaba, la política atrajo nuevamente su atención, formó el Consejo de Berlín donde pugnó por rediseñar hospitales, drenajes, sanitarios, higiene escolar, inspección de alimentos y carnes, medida ésta última que eliminó la triquinelosis. En 1861 fue miembro del parlamento prusiano, fundó y dirigió el Partido Político del Progreso; siguió enfrentando políticamente a Bismarck; fundó la Sociedad de Antropología de Berlín y Alemania; editó libros de etnología; encabezó expediciones a Egipto, Cáucaso, excavó en Troya, elaboró una colección de 2 mil cráneos de todos los países, toda su vida trabajó; a los 80 años seguía dando clases; a él se debe que la medicina alcanzara un conocimiento integral complejo y profundo del cuerpo humano. Como hombre de este mundo sufrió crasos errores, como el de haber combatido el acierto de Koch al descubrir la bacteria de la tuberculosis, o su opinión sobre el cráneo de Neandertal, al que señaló como cráneo de simio que obligó a retardar por años el reconocerse de que trataba de un humanoide.

Legó importantes concepciones de enfermedad, entre ellas: 1. El ganglio de Virchow que es un concentrado de linfa palpable en la región supraclavicular izquierda asociado a cáncer gástrico, tumor abdominal, de mama o tiroides. 2, La Enfermedad de Virchow o leontiasis ósea, deformidad de la cara secundaria a destrucción muscular. 3. La línea de Virchow que va de la raíz nasal hasta el lambda occipital. 4. Ángulo de Virchow, de las líneas nasobasilar y nasosubnasal.

Virchow es referencia obligada de estudiantes y médicos en quien encontrarán siempre bases aplicativas de la disciplina, consideraciones anatómicas, clínicas y epidemiológicas que la salud pública olvida, el que la enfermedad está asociada a las bases conductuales de la organización humana de sus habitantes, donde radica el estudio de la enfermedad, sitio donde ocurre, asociada a condiciones de vida, grado de educación, hábitos, costumbres, limpieza corporal, ambiental, capacidad económico, todos factores condicionantes de salud que los políticos olvidan en la práctica preventiva; sólo especulan con ellas en México, porque la salud está en profesionistas ajenos a la disciplina, una evidente barbaridad de gobiernos pripánicos.

 

 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.