Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Precaución: burócratas trabajando

Por: Juvenal González González

2012-09-27 04:00:00

 

Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.

 Aldous Huxley

 

Es añeja la pésima percepción que de los burócratas se tiene. En el imaginario social aparece como una gigantesca maquinaria gubernamental inútil y onerosa. Al respecto, en su célebre discurso del 6 de marzo de 1994, en el acto conmemorativo del LXV Aniversario del PRI, ante la crema y nata de la burocracia tricolor reunida en el Monumento a la Revolución, el malogrado candidato Luis Donaldo dijo:

“Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por el abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.

Nunca sabremos si el sonorense habría enfrentado con éxito la tarea de transmutar la caterva burocrática en un cuerpo de servidores públicos honestos y eficientes. Lo que no deja lugar a dudas es que, muy probablemente, volvería a morir si tuviera que soportar a la pirrurricracia que se encumbró en el país, luego de su terrible asesinato. Como en tantas cosas que ocurrieron desde entonces, en lugar de avanzar nos fuimos pa’tras papá. La reversa también es cambio, aseveró otro frustrado candidato norteño.

Bien estaría si solo se dedicaran a pasear en sus camionetotas rodeados de sus infaltables guaruras. A lucir sus costosos trajes y corbatas tirando rostro a las cámaras e indejadas a los micrófonos. A departir con sus pares en lujosos restoranes en medio de viandas y vinos de la mejor factura y cuyas terroríficas cuentas corren a cargo de los contribuyentes. A realizar, con cara de circunstancia, las guardias de honor y mandar lloriqueantes mensajes, ora que la muerte está de moda. U otros menesteres de ese nivel. Por desgracia no es así. Hete aquí que con mayor frecuencia de la deseable les da por trabajar y entonces sí ¡aguas!

Para enfrentar la violencia y la inseguridad se ponen un casco y una chamarra verde olivo (de talla grande para disimular su pequeñez) y declaran la guerra a sabrá dios a quién y provocan una matadera de ave María purísima.

A manera de distracción se cambian el casco por uno de ingeniero y les da por construir, con resultados no menos desastrosos. Refinerías que nunca se terminan; obras y monumentos más absurdos y caros que una alberca en el Sahara; puentes que se caen, carreteras que se deslavan, viaductos que se inundan. ¡Ah! pero eso sí, con hartas fotos y “noticias” cortando listones “cumpliendo compromisos”.

Y cuando les invade el espíritu legislador ¡todos contra la pared! Bueno no todos, generalmente nomás lo supuestos beneficiarios. Sí, porque les encantan los disfraces o como dirían antaño, dar gato por liebre, ni modo que qué. Suben el gas, la luz, la gasolina y tienen la cara tan dura que lo justifican diciendo que es porque nos subsidian. Ajá.

Con esa perversa estratagema están por aprobar la cacareada “reforma laboral” sin consulta o consideración alguna para los trabajadores. Como en los viejos tiempos del viejo “don Fidel”, la corporativa estructura sindical sirve de andamio para que los patrones consigan una legislación a modo. Claro, con la condición de que los privilegios de los líderes charros se mantengan intocados e intocables. Que se jodan los trabajadores que para eso nacieron.

Ver el debate de los diputados (en el Canal del Congreso) es como presenciar una fiesta de disfraces en una sala tapizada con espejos. No sabes quién es quién y tantas vueltas te marean, acabas por no distinguir siquiera las imágenes reflejadas de las reales. Simplemente no te la acabas.

Y como no si todos hablan a nombre de los trabajadores, alegan que todo lo hacen en defensa de su bienestar y sus derechos, para generar más empleos y apoyar a las pequeñas y medianas empresas. Que la mejor garantía de que dicen la verdad y nada más que la verdad, es que el texto del artículo 123 no será modificado. Ajá.

Van a permitir la “contratación” por horas, pero no dicen a cómo la van a pagar. Si dividen el salario mínimo en 24, chulada de salario. Que pueden “contratar a prueba” pero nomás un ratito, cuya duración no se dice. Que van a pagar reparto de utilidades pero siempre tienen pérdidas o ganan una mugre (esa sí repartible).   

A la alemana Audi que se va a instalar en Puebla le regalaron el terreno y condonaron 12 años de impuestos. ¿Qué le van a regalar y cuantos años van a condonar impuestos a quien decida instalar una Pyme? Porque todo mundo sabe y reconoce que la mayor cantidad de empleos son generadas por las Pymes ¿o no?. Silencio en la noche.

Que no se hagan güeyes ni nos quieran ver la cara de ídems. Gobiernan y legislan a gusto y modo de las grandes empresas y los grandes capitales. Por eso España y gran parte de Europa y el mundo están en llamas. Punto.

Cheiser: Notable la claridad del próximo chipocludo de los chilangos, Miguel Ángel Mancera: “Para los gobiernos de izquierda esta es la última oportunidad que la ciudadanía le está dando para acabar con la corrupción en el Distrito Federal… la ciudadanía nos dio un voto de confianza tan grande, que del mismo tamaño puede ser la desconfianza si no le cumples”.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.