Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La reforma fiscal: Por una teoría de la pena en materia tributaria

Por: Silvino Vergara Nava

2013-02-12 04:00:00

 

Es la inminente reforma fiscal para el año de 2014, y que a lo largo de este año será analizado, un buen momento para considerar cual es el marco teórico que sustenta las penas tributarias, es decir la teoría de la pena fiscal, pues es evidente que la legislación fiscal establece como sanciones a los contribuyentes; multas, clausuras preventivas, adjudicación de los bienes, y la pérdida de un derecho, por ende, sin perder de vista que hay otro tipo de sanciones, como es el caso del reporte al denominado buró de crédito –instituciones de información crediticia– es un buen momento para analizar la idoneidad de reducir las sanciones fiscales, pues un simple contribuyente por no presentar la declaración de la Diot de un determinado mes, es suficiente para que se imponga una multa excesiva, se le envíe al buró de crédito, le embarguen bienes de su propiedad, y no pueda ser sujeto de contratación en la administración publica; ¿falta algo más?, lo cierto es que no tenemos evidente, cual es la teoría de la pena que impera en el ámbito tributario en México, sin embargo, de acuerdo a la clasificación de las mismas en el derecho penal por el tratadista E. R. Zaffaroni; se cuenta con las teorías absolutas –que hacen alusión a la pena como simple venganza– y relativas, (Zaffaroni, Eugenio Raúl, Manual de Derecho Penal Ediar, Buenos Aires, 2011) de estas últimas, ubicamos las que corresponden a prevenciones generales y prevenciones especiales, para este autor se considera a su vez, como prevenciones negativas aquellas en donde se imponen sanciones, penas, para inhabilitar a las personas, es decir para nulificar al que ha cometido la falta, delito u infracción, por ende, es evidente que esta es la teoría y el alcance de estas sanciones tributarias, pues con el ejemplo comentado, desde luego que  no es una simple sanción, es una inhabilitación a los contribuyentes para realizar sus actividades económicas libremente. Así, si el contribuyente omite solventar tres requerimientos para presentar la declaración de un mes, se le imponen tres multas, la determinación presuntiva de la contribución omitida e incluso se da vista al ministerio público, por el incumplimiento a mandato de autoridad competente. Para L. Prieto Sanchís, en tratándose de las sanciones penales, sostiene la propuesta; “nuestros sistemas penales han acreditado sobradamente su escasa eficacia y hay buenas razones para pensar que un programa de reducción del Derecho penal haría del mismo una herramienta más útil y selectiva” (Prieto, Sanchís, Garantismo y Derecho Penal iustel, Madrid, 2011), por ello es que, se ha  propuesto por el tratadista Argentino E. R. Zaffaroni, la teoría agnóstica de la pena, en donde la pena es; “una coerción que impone una privación de derechos o un dolor, que no repara ni restituye y ni tampoco detiene las lesiones en curso ni neutraliza los peligros inminentes”. Resumiendo, en parte, en México es así, es decir no se tiene razón alguna por la cual existe la sanción, pero se impone, por otro lado, la sanción tributaria sobre todo en el caso de las multas, han permitido no únicamente sancionar al gobernado, se ha tratado de una recaudación bastante importante por el propio Estado, un complemento al cobro de las contribuciones, entonces, se trata más de una teoría económica, como parte de la recaudación, que una razón que jurídicamente justifique la procedencia de las sanciones tributarias, pues alternativas hay muchas, ya lo propuso L. Ferrajoli, “pueden bastar, de modo general, penas modestas o simbólicas para producir el efecto de eliminación de reacciones informales” (Silva Sánchez, Jesús María, Aproximación al derecho penal contemporáneo, B de F, Montevideo 2010). En tanto no se tenga esta claridad por la cual son procedentes las sanciones fiscales, es evidente que no hay una reforma jurídica para la reforma fiscal, la propuesta actualmente es muy sencilla: aumento de contribuciones, disminución de derechos al contribuyente, quedando pendiente la razón de las sanciones, así como el destino de las mismas, sin olvidar que la razón de las contribuciones legitima la pena, no es una simple recaudación, es una recaudación más humana, pues resulta que hay un principio de humanidad en derecho penal, pero al parecer, no un principio de humanidad en el derecho fiscal sancionador.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.