Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

El derecho penal y las elecciones en México

Por: Silvino Vergara Nava

2012-06-27 04:00:00

“Los mismos políticos que impunemente han exprimido al Estado hasta la última gota, han convertido los derechos de los ciudadanos en favores del poder, han puesto al público al servicio del servicio público y han hecho del Estado un laberinto lleno de parásitos que deambulan hacia ninguna parte.”

 

 

Eduardo Galeano

(Ser como ellos Siglo

XXI, Montevideo)

 

Al parecer el derecho penal no tendría que tener importancia en las próximas elecciones, pues son leyes “puestas” que regulan el comportamiento externo de las personas en un determinado Estado, y, con sus leves variaciones en cada sexenio, permite mantener una relación coordinada entre las personas. Sin embargo, hoy más que nunca, el derecho penal en estas elecciones tiene un papel importante, en primer término  debe recordarse que es la rama del derecho que se denomina: “la ultima ratio del estado”, es decir se trata de la última opción que tiene el estado como medida ante su población para mantener el orden y la paz.

Así, a partir de unos años se ha incrementado tanto los delitos como las sanciones, es decir, conductas que no eran consideradas delictivas, ahora lo son, y las que ya eran delictivas se han incrementado sus sanciones. Principalmente, en el mundo, a partir de la crisis financiera y los sucesos de las torres gemelas, el Estado no encuentra cual es el fin por el que existe, en el primero, debido a que el denominado estado “de bienestar” ha fracasado por la falta de recursos económicos, (Sotelo, Ignacio, El Estado Social. Editorial Trotta, Madrid, 2010.) y el segundo, se ha convertido como la mejor forma “de justificar” la existencia del propio Estado, por ello se ha dejado en escalones inferiores la seguridad jurídica y la justicia, se le da mayor importancia, inversión, reglamentación a la seguridad publica, a la persecución punitiva, a incrementar los delitos, las agencias punitivas, pues es el último peldaño que tiene el Estado de “derecho” de la posmodernidad para justificar su existencia, lo que sentenciaba al final de la segunda guerra mundial H. Welzel: “la época del miedo no es época de derecho”, (Welzel, Hans, Más allá del derecho natural y del derecho positivo. Editorial Aguilar, Madrid, 1957), pero para fomentar la seguridad publica es necesario que existan enemigos y miedo a estos por parte de la población, por lo que disminuyendo oportunidades para el desarrollo propio de cada ser humano, estableciendo mayores reglamentaciones y prohibiciones, desestimulando la economía y producción nacional, desde luego que se incrementa la delincuencia y los delitos, ya lo ha sostenido el inglés John Lea, “la organización de la vida socioeconómica y política en las sociedades capitalistas modernas ha privado a las masas populares de cualquier tipo de alternativa. La gente transfiere sus problemas al sistema de justicia penal porque se le ha quitado el poder de hacer otra cosa” (Lea, John, Delito y modernidad. Ediciones Coyoacán, México, 2009).

Así debe de recordarse que en este sexenio que esta por finalizar, se reformó en México la Constitución –18 de junio de 2008– la denominada reforma penal, que en el fondo es el reconocimiento del derecho penal “del enemigo”, –es decir, tratar a ciertos delincuentes no como ciudadanos con sus derechos inherentes, sino como a enemigos de guerra– por ende, se incrementaron las disposiciones penales, y se disminuyeron los derechos procesales, hoy la gran problemática es la que el propio autor de este concepto de derecho penal del enemigo ha sostenido –y que ya esta sucediendo en México, ante tribunales incompetentes para conocer de esa distinción, de la lejanía que tienen con los derechos humanos, y la cercanía de su función burocrática de un servicio publico más– cita el profesor alemán Gunther Jakobs: “Existe el riesgo que de que la laxitud de límites del Derecho Penal del enemigo se extienda también en el derecho penal del ciudadano” (Jakobs, Gunther, Función de la pena estatal… Editorial Porrúa, México, 2006) por ende, tanto esa reforma penal del enemigo, como la serie de leyes especiales que se han creado para paralizar la actividad económica del país, y fomentar la delincuencia es que se necesita cambiar totalmente el rumbo de esa política penal del estado policía que gobierna en el país, cita Zaffaroni: “la publicidad favorable al estado gendarme… la población, que de ese modo no cae en la cuenta de que renuncia a exigirle al estado lo que realmente cada uno necesita para la realización de su propio proyecto…” (Zaffaroni, Eugenio, R. La Palabra de los muertos. Ediar, Buenos Aires, 2011) por ello, es la esperanza de cambiar el derecho penal del sexenio en estas elecciones.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.