Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

El decálogo para la soberanía alimentaria en México

Por: La Redacción

2012-12-11 04:00:00

Una propuesta ante la brutal importación de alimentos de dudosa calidad y el desplazamiento de la agricultura nacional. 1. La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas agrícolas, pastoriles, laborales, de pesca, alimentarias y agrarias que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias exclusivas; por lo que, en México es prioritario construirla como política pública.

2. La democracia, la paz y soberanía de un pueblo o nación empieza por el derecho a la comida; por lo que, los alimentos no deben verse sólo como una mercancía, sino como un derecho por la vida.

3. La soberanía alimentaria es capaz de construirse con la riqueza disponible de  recursos naturales en nuestro país, con la abundante riqueza cultural y ancestral de nuestros campesinos e indígenas. Las regiones indígenas son territorios de origen tanto de la biodiversidad como del reservorio fitogenético “cultural” único en el mundo, naturaleza que exige su preservación.

4. La soberanía alimentaria sostiene que la alimentación de un pueblo es un tema de seguridad nacional, de soberanía nacional. Si para alimentar a su población, una nación debe depender de los caprichos del mercado internacional, o de la voluntad de una súper–potencia  al utilizar los alimentos como instrumentos de presión internacional, o de la imprevisibilidad y los altos costos de larga distancia, ese país no está seguro, ya sea con respecto a la seguridad nacional o a la seguridad alimentaria (Rosset, 2004); por lo que, es fundamental reactivar la estructura productiva y  contar con reservas estratégicas alimentarias.

5. Privilegiar a los sistemas agrícolas tradicionales que se han desarrollado en función de los principios de cooperación, integración y diálogo con la naturaleza, principios que han dado lugar a sistemas agroecológicos muy complejos que deben conservarse, replicarse y adoptarse como política pública.

6. La soberanía alimentaria no niega el comercio internacional, más bien defiende la opción de formular aquellas políticas y prácticas comerciales que mejor sirvan a los derechos de la población, a disponer de métodos y productos alimentarios inocuos, nutritivos y ecológicamente sustentables (Vía Campesina, 2002).

7. La liberalización descontrolada del comercio se constituye como la principal fuerza que conduce a los agricultores a abandonar sus tierras, y como un principal obstáculo al desarrollo económico local y la soberanía alimentaria; por lo tanto, los alimentos y la agricultura deben de excluirse o en su caso revisar su posición con respecto a los acuerdos comerciales con la Organización Mundial de Comercio (OMC), el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y otros acuerdos regionales y bilaterales.

8. Privilegiar el modelo de soberanía alimentaria como un derecho de los pueblos rurales y como la base de las economías locales y del desarrollo económico nacional, versus el modelo dominante que ve a la agricultura familiar como anacrónica e ineficiente y que debe ser remplazada por métodos modernos, misma que se basa en agroexportaciones, políticas neoliberales, libre comercio y en grandes extensiones de monocultivos mecanizados de agricultura industrial, intoxicada con grandes cantidades de agroquímicos y semillas transgénicas que afectan  la biodiversidad, los mantos acuíferos y la fertilidad natural.

9. El campo mexicano es un sector estratégico para el desarrollo y de interés público, la agricultura representa la administración de los recursos naturales productivos asociados a toda una cultura y derecho por la vida; por lo que, a los campesinos e indígenas, se les debe reconocer como sujetos de derechos y no sujetos productivos.

10. La soberanía alimentaria hará que los campesinos se ganen la vida con sus tierras, por lo que la certeza jurídica en la tenencia de la tierra es el fundamento, ellos son los guardianes de la biodiversidad y administradores de los recursos naturales productivos y del conocimiento ancestral, son la base para un desarrollo local, y que hará que los habitantes del campo y las ciudades puedan tener alimentos sanos y nutritivos a precios asequibles.

*Ingeniero Agrónomo

Agua en la Tierra, S.C.

 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.