Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

El Club España: 100 años

Por: Aldo Bonanni

2012-03-28 04:00:00

La comunidad hispano–mexicana que conforma el Club España Asociación Civil festejó el pasado 20 de marzo un centenario que poco tiene que ver con el que ha motivado el presente artículo, pues si bien hablamos de la misma organización, para ésta el asunto es, en honor a la verdad, reduccionista y olvidadizo. No tengo el menor interés en ofenderla, pues merece todo mi respeto, pero si utilizo adjetivos tan duros se debe a que por años he buscado contactarme con sus directivos para ahondar en una investigación sobre un equipo de futbol que, a 62 años de su desaparición, sigue siendo el más ganador en la historia del futbol mexicano, y he recibido una indiferencia absoluta como respuesta.

La citada comunidad tiene motivos de sobra para mostrarse reticente con el tema. La discriminación hacia todo lo que aluda a la madre patria fue la que motivó que, en 1950, el equipo profesional de futbol se retirara de la primera división, y esa misma discriminación, por supuesto, está más viva que nunca en nuestro país. Lo lamentable, y no puedo dejar de expresarlo, es que la gente del Club España no entienda que no todos los mexicanos somos ni pensamos igual, y que el genuino interés por la historia de una escuadra tan laureada no debería ser menospreciado, aunque provenga de alguien que no pertenece a su élite.

El 20 de marzo de 1912 fue fundado el referido club. En su página web ya no es posible encontrar ni fotos (alguna vez las hubo) ni referencias al equipo de futbol que pasen de dos parrafitos aislados insertados como con calzador, producto de una obvia necesidad de explicar cuándo nació la asociación, pero desmarcándose de inmediato de esa historia, como si fuese algo insignificante o vergonzoso. Allá ellos. Como sea, escribía, hace 100 años Francisco Arias, Ramón Lanza, Pedro Bargay, Delio Bonet, Enrique Escalada y Francisco Gómez fundaron el club, y ese día nació un equipo que, en tan solo 38 años, conseguiría más éxitos que ningún otro a la fecha en México. Sus 15 títulos ligueros siguen sin ser alcanzados. Ni minitorneos ni liguillas ni demás argucias para premiar la mediocridad han servido para que escuadra alguna empate el número de coronas de los albinegros. El América, con los ya citados 62 años de ventaja, ha llegado a 14 campeonatos, pero con dos de ellos en el actual formato de medio torneo. Desde el punto de vista del que esto escribe son, entonces, medios títulos también, aunque la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y las televisoras que la controlan nos los quieran vender como iguales a los campeonatos de dos vueltas.

Por lo que su simple nombre representaba para muchos mexicanos, el España no era el equipo más popular, pero su indudable fortaleza sobre la cancha suscitaba pasiones hoy olvidadas entre aficionados para los cuales el nombre de este club, así como los del Asturias, el Marte o los verdaderos Necaxa y Atlante –y no sus pálidos émulos de hoy–, resultan asunto ajeno cuando no absolutamente desconocido. Esas pasiones se traducían de un modo muy claro: era el equipo al que todos querían ganarle. Fue también, y sigue siendo, un conjunto al que muchos pseudohistoriadores del futbol pretenden quitarle títulos. Así, en muchos documentos sus coronas se reducen a 14 o incluso a 13. Hemos de repasar entonces, por principio de cuentas, cuáles fueron esos 15 títulos ligueros a los que nos referimos. Apenas a dos años de fundado, el España se apoderó del torneo y consiguió un primer tetracampeonato, de la temporada 1913–14 a la 1916–17. Eran los tiempos de los ya citados Arias o Bonet, de Bernardo Rodríguez y de otros más, pero sobre todo de un goleador hoy injustamente olvidado: Lázaro Ibarreche, quien obtuvo nada menos que cinco títulos de goleo individual de manera consecutiva, de la temporada 1915–16 a la 1919–20. Su hazaña no sería superada sino hasta muchos años después por Cabinho, que logró siete títulos al hilo.

Tras una victoria del Pachuca en la campaña 1917–18, el España sumaría un segundo tetracampeonato, y es este justamente el periodo en el que muchos le escatiman títulos. El origen de tal omisión es el cisma que por entonces se produjo en el campeonato. Durante las temporadas 1919–20 y 1920–21 subsistieron dos ligas: la Nacional y la Mexicana. En muchas fuentes se considera a los campeones de la segunda (el Pachuca y el Germania) como los “oficiales”, desdeñándose así los dos títulos logrados por los españistas en la primera. Lo más curioso es que de la Liga Mexicana no es posible hallar prácticamente ningún dato, mientras que resultados de la Liga Nacional aparecen en periódicos de la época y se dispone incluso, en el mismo sitio de la FMF y en muchos más –como el valioso archivo RSSSF (http://www.rsssf. com)–, de la tabla completa del campeonato 1919–20.

El resto de la década de los 1920 le dejaría al España los títulos ligueros de 1923–24 y 1929–30, apareciendo en medio de ellos el tetracampeonato del América, equipo que en aquellos años tomaría la estafeta del Pachuca como máximo rival de los albinegros, aunque por ningún motivo se puede soslayar que los encuentros con el Asturias, el otro club de origen peninsular, fueron un verdadero clásico entre 1918 –año de fundación del “cuadro de la casona”, como se le conocía a los asturianos– y 1950 –fecha del retiro casi simultáneo de ambos del futbol profesional.

 

Cantera inagotable

 

Los 30 del siglo pasado fueron, en el futbol mexicano, la era del Necaxa de los 11 “hermanos”. Por aquel tiempo, incluso el España debió doblegarse a menudo ante la potencia del cuadro electricista. No obstante, competitivo como siempre fue, sumó a su historial las ligas de 1933–34, 1935–36 y 1939–40. Es en estos años en los que se encuentra respuesta a otra injusta acusación que algunos historiadores del futbol le han hecho a los albinegros: la de jugar siempre con jugadores de origen peninsular. Es verdad que los ibéricos predominaron en su plantel, y el fenómeno se acrecentaría con dos exilios futbolísticos que la Guerra Civil Española provocó: el de los jugadores del Barcelona que, tras una gira por México en 1937, decidieron permanecer en nuestro país, y que fueron emulados por muchos de los integrantes de aquella poderosa selección vasca que, tras otra gira –en 1937 y 1938– se enroló en el campeonato mexicano en la campaña 1938–39 bajo el nombre de Euzkadi. No obstante ello, poco antes de que las estrellas de ambos conjuntos ocuparan los puestos titulares del España, éste produjo a futbolistas mexicanos inolvidables. De sus filas salió nada menos que Luis “Pirata” Fuente, quien a pesar de haber jugado primero en el Aurrerá se había formado en la sucursal españista en Veracruz, y fue en el club albinegro de la capital donde adquirió la madurez que lo llevó a ser seleccionado nacional en la fallida eliminatoria de 1934, tras la cual se quedó a jugar una temporada en el Racing de Santander. Compañeros del inolvidable jugador jarocho fueron Manuel Alonso –quien también jugaría con los sardineros y que años después compartiría con el “Pirata” un campeonato con el Marte– y Fernando Marcos, al cual muchos recuerdan –si es que lo recuerdan todavía– como cronista deportivo, pero de quien se dice era un magnífico interior antes de lesionarse la rodilla y tener que retirarse de manera prematura de las canchas. También por la misma época la cantera del España produjo a Luis “Tití” García Cortina, más tarde referente del América y que jugara junto con Fuente en el Vélez Sarsfield argentino. “Tití” fue, tras el propio “Pirata” y Horacio Casarín, el tercer mejor jugador mexicano de aquellos tiempos. Incluso en su última época el España produjo jugadores inmortales de origen nacional, como Antonio “la Tota” Carbajal, Raúl Cárdenas o Carlos Septién.

¡Y como olvidar, por supuesto, a tantos y tantos buenos futbolistas españoles! Aquí la lista se torna interminable, pero sería prudente destacar a Martín Ventolrá, magnífico extremo que aunque luego brillaría más con Atlante, jugó primero con el España tras dejar al Barça en el episodio ya referido. Del cuadro catalán también se quedarían Miguel “Pato” Gual, campeón de goleo en la liga 1938–39, Félix “Tache” de las Heras y el arquero José Iborra –quien más tarde jugaría en el Puebla–, entre muchos otros. Y si de guardametas hablamos, sería un pecado omitir los nombres de José Sanjenís o del gran Gregorio Blasco. Y entre las aportaciones que dejó el cuadro vasco, además del anterior, cinco nombres destacan: los de Serafín Aedo, José Muguerza, José Iraragorri, Enrique Larrinaga y Luis Regueiro, aunque es justo mencionar que este último dio más gloria al Asturias y jugó realmente poco con los albinegros.

El España también mantenía estupendas relaciones con clubes de origen peninsular de otras naciones de América, particularmente de Cuba. El Centro Deportivo Gallego y el Juventud Asturiana nutrieron también de buenos futbolistas al conjunto mexicano. Los 30 del siglo pasado fueron la mejor época del futbol de la isla, como lo prueba la gesta de su selección al llegar a los Cuartos de Final de la Copa del Mundo de 1938 (México no lograría alcanzar la misma instancia sino hasta 32 años después). En ese equipo figuraba el centro delantero Juan Tuñas, quien luego daría muchas tardes de satisfacción al España, como aquella del 10 de mayo de 1942, cuando tres de sus goles le dieron al club su decimocuarto título. Otros cubanos destacados que vistieron el blanco y negro fueron José Antonio “Bolillo” Rodríguez y Manuel Gil “Cubanaleco”. De Costa Rica, por su parte, llegaron también grandes futbolistas, como Rodolfo Muñoz “Busch”, quien luego se volvería un notable técnico, o el extremo José Quezada.

 

Dos cracks inolvidables

 

Pero si de grandes figuras ha de escribirse, dos estrellas brillaron más que todas en el España, como bien lo ha referido Carlos Calderón Cardoso al escribir sobre el tema: el también vasco Isidro Lángara y el argentino José Manuel “Charro” Moreno. Con ambos, y con algunos más de los ya citados, el España logró el último título de su historia en el futbol mexicano: el de la temporada 1944–45, ya inserto en la época profesional y con un verdadero trabuco encabezado por esta pareja. Lángara estuvo tres temporadas en el equipo, y en ellas logró dos títulos de goleo, metió 105 goles en liga e impuso una marca, la de más tantos en una temporada –40, compartida con Roberto Aballay–, que duraría desde 1945–46 hasta que José Saturnino Cardozo la despedazó con sus 50 conquistas en 2002–03. En cuanto a Moreno, el pasador usual de todos los goles de Lángara, se trataba de uno de los componentes de la famosa “máquina” del River Plate, uno de los mejores interiores de la historia del futbol argentino y del orbe, un verdadero astro de esa generación perdida a la que la Segunda Guerra Mundial privó de jugar para ganarse la Copa Jules Rimet.

Cuando la pareja Lángara–Moreno dejó el España, fue el principio del fin. Las últimas temporadas del club fueron un triste viaje por la media tabla. En junio de 1950, el cuadro más ganador de todos anunció su retiro de la liga.

Solo para complementar el palmarés albinegro, a los 15 títulos de liga hay que sumarle cinco de copa, dos de campeón de campeones, el Torneo del Centenario en 1921 y las dos Copas Covadonga de 1922. La época no le permitió sumar títulos internacionales oficiales. Si el club hubiese seguido participando en el futbol nacional, manteniendo el mismo promedio de títulos por temporadas jugadas, a la fecha tendría al menos 24 campeonatos más, lo que le daría 39 coronas, frente a 14 del América, 11 del Guadalajara y 10 del Toluca. Y ello sin contar la doble posibilidad que desde 1996 da el torneo local, medida que ha favorecido, por ejemplo, al cuadro choricero.

Se podría contar mucho más del Club España. Los expertos en historia y estadística del futbol mexicano notarán que el presente artículo poco aporta a lo que ya se ha publicado hasta ahora. Cuento con bastante más información: anécdotas y estadísticas, producto de una larga y ambiciosa investigación que habrá de desembocar en algo más amplio que un artículo. Si alguien está interesado en compartir sus datos sobre este grandioso equipo de futbol, no dude en escribirme al correo abonannit@yahoo.com.mx

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.