Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Calando que es gerundio

Por: Juvenal González González

2012-09-13 13:47:48

Es una necia diligencia errada;
es un afán caduco, y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.
Sor Juana Inés de la Cruz

 
Hay partidas sin regreso, muchas. Pero regresar sin haber partido es todo un caso para la araña. ¡Averígüelo Vargas!. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se asume y reconoce como producto y heredero de los ideales y anhelos de la Revolución Mexicana. Son muchas las voces que afirman que, debido precisamente al abandono de sus principios originales, perdió el apoyo popular y la presidencia de la república. Y no pocos sostienen que, complots y fraudes de por medio, se coludió con propios y extraños para impedir que la oposición de la llamada izquierda se hiciera del poder. Primero a Cuauhtémoc Cárdenas y luego a López Obrador. Prefirieron dejarlo en manos de la derecha y la reacción representadas por el Partido Acción Nacional (PAN).
Un PRI “empanizado” y un PAN proclive a las “concertacesiones” engendraron un monstruito llamado PRIAN, cuyas nefastas acciones y acuerdos, hundieron al país en la peor tragedia nacional de que tengan memoria las generaciones vivientes. Y aquí estamos, en medio de un mar de llanto, sudor y lágrimas.
Los más de quince millones de votos que obtuvo López Obrador, significan la oposición al continuismo de esa alianza espuria de revolucionarios y contrarrevolucionarios. Expresan su hartazgo con un régimen de cuates y compadres, donde las altas burocracias aliadas con poderosos grupos de financieros y narcotraficantes, saquean impunemente al país y arrojan a millones de mexicanos, sobre todo a los jóvenes, a la miseria, la exclusión, la ignorancia, la delincuencia y la desesperanza.
Haiga sido como haiga sido, lo cierto es que el próximo 1 de diciembre será ungido Enrique Peña Nieto. Bastaron 12 años para que el Partido Revolucionario Institucional se restaurara en las comodidades palaciegas, un regreso sin gloria.
Pero este país que sobrevive en un eterno viaje mágico y maravilloso, bien a bien no sabe lo que le espera en el próximo sexenio. Los que piensan mal y casi siempre aciertan, no ven más que más de lo mismo; un PRIAN reloaded con sus gritos y susurros.
Y el próximo preciso no da color. Presentó un equipo de transición tan numeroso y variopinto que recordó al Arca de Noé. O, mejor aún, a la carrera de espermatozoides en aquel clásico del genial Woody Allen. En impúdica exhibición de talento dicen los que dicen que saben de política, muy seriecitos ellos, que ni son todos los que están ni están todos los que son. Ajá. ¡Qué grande eres magazo!
El hecho es que la ruleta sigue girando y los jugadores reales suben sus apuestas tratando de calar al próximo ungido. Calderón puso sus últimas fichas en una especie de albazo legislativo, estrenando su facultad de iniciativa preferente, en un desesperado esfuerzo por imponer al menos dos de sus fracasadas “reformas estructurales”. Reiteradamente rechazadas por los legisladores.
Una es la “reforma laboral” que, en resumidas cuentas, restablece el derecho de pernada de los patrones sobre los trabajadores. Y otra que dice querer “transparentar” las finanzas de las entidades federativas. Ambos rubros figuran entre los compromisos de Peña Nieto, así que tendrá que definir su postura al respecto.
Televisa mantuvo a raya a los legisladores impidiendo que, acatando las resoluciones de la Suprema Corte, promulgaran una nueva ley de telecomunicaciones contraria a sus intereses. También logró que el gobierno aprobara su asociación con Tv Azteca en telefonía celular y que despojara a MVS de sus concesiones en banda ancha, esperando beneficiarse con el apoyo del nuevo gobierno.
Cuenta la harto conocida pero siempre puntual anécdota, que al asumir la presidencia Miguel Alemán enfrentó un rudo conflicto con el sindicato de petroleros, cuando los sindicatos no eran de salva. Sin miramiento alguno reprimió el movimiento con el ejército y sometió a los dirigentes. En reunión posterior uno de los líderes, tratando de congraciarse con el veracruzano, le dijo “nada más lo estábamos calando señor presidente”, a lo que el interfeuto respondió sin parpadear: “Pues ya me calaron hijos de la chingada”.
Frente a la soberbia de los poderosos ¿Peña Nieto mantendrá la tradición presidencial priista? o ésta solo aplica con los jodidos.
Cheiser: Gustavo Madero, presidente del Partido Acción Nacional, llamó a vigilar que el eventual nuevo partido de López Obrador, no vaya a obtener “de manera simulada” recursos del erario. Sabe lo que dice, como lo sabe cualquier político mexicano que se respete, los partidos deben agandajarse la lana del pueblo de manera abierta, sin disimulo alguno. ¿Por qué renunciar o poner en riesgo lo ganado con tanto esfuerzo?
Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.