Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Educación de calidad y alto desempeño

Por: Gustavo Santín

2012-03-19 04:00:00

 

Que la Evaluación Universal (EU) pactada al amparo de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), señalan diversos funcionarios del sector educativo nacional, no “trastocara” derechos laborales adquiridos a pesar de las recomendaciones que en sentido contrario, vertiera en la Hoja de información de la organización n° 3: de febrero de 2010 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y del ordenamiento plasmado en el Reglamento de la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal (artículo 61) que así lo establece; que aunque rechazan a la evaluación universal, los y las trabajadores de la educación que se manifestaron el jueves 14 de marzo en la Ciudad de México, no se oponen a ser evaluados siempre y cuando esta se aplique de manera cualitativa y no cuantitativa, que sea diferenciada y tome en cuenta las condiciones particulares de caza zona, pueblo, región y entidad federativa; que no “no tengan miedo” (traducción, que no sean chillones) señala César Quevedo Inzunza, delegado en Guerrero de la Secretaría de Educación Pública (SEP), quien menciona que la EU “es solamente una política para identificar las áreas en las que debemos fortalecer la actualización de los maestros, no trastocará derechos labores”, al tiempo que cuestionara que, “¿a qué le tienen miedo los detractores de la ACE?” (http://anuario.upn.mx/index.php/noticias–educativas/2012/900–el–sur/53577) al tiempo que, reconvendría recientemente Elba Esther Gordillo, presidente vitalicia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que la evaluación universal debe ser revisada.

Sin embargo y a pesar de posturas encontradas pro favor y en contra de la evaluación al trabajo del personal docente al servicio del sistema de educación pública trátese de una política publica que “sirva para elevar la calidad educativa, favorecer la transparencia y la rendición de cuentas y propiciar el diseño adecuado de políticas educativas” o para normar el ingreso, la permanencia y la promoción al servicio de la nación, “que pretendiera justificar despidos por malos resultados”, la evaluación del rendimiento del personal docente que cobra del erario se encuentra presente en las plataformas electorales que presentarán al escrutinio público partidos políticos, candidatas y candidatos a puestos de elección popular, lo mismo que en las demandas que enarbolan miembros de la sociedad civil interesada en el tema, que las que reivindican trabajadores de la educación independientes igualmente que los incorporados a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el SNTE, Antorcha Magisterial y un sin número de sindicatos independientes con y sin registro.

Recientemente y al calor de la contienda política 2012 Manuel Bartlett Díaz, precandidato al Senado de la República postulado por el Partido del Trabajo, señalaba, ante rectores de Instituciones de Educación Superior (IES) del estado de Puebla, su coincidencia con las preocupaciones que sobre la mejora de la calidad de la educación superior mostrara un diputado local, pero advertía que cualquier propuesta al respecto debería responder a reglas claras que posibilitaran el logro de lo propuesto, pero que, de ninguna manera se podría secuestrar a la educación superior en beneficio de algunas instituciones (alusión clara a las siete hermanas). De idéntica forma Gabriel Cuadri de la Torre, candidato a la presidencia de la República postulado por el Partido Nueva Alianza (Panal, ante ex alumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en el contexto del foro “El México que queremos”, realizado recientemente en el piso 51 de la Torre Mayor del Distrito Federal, planteaba la necesidad de lograr reformas estructurales para transformar al país. Al fin y al cabo ingeniero civil con estudios de maestría en Economía, y en ese contexto, proponía una “educación de calidad y alto desempeño” para lo que se requeriría concluir con un sistema educativo del siglo XX en cuyos objetivos, propios de un Estado corporativo, se que vinculaban únicamente a la cobertura (Cuadri señala que el México sólo de cobertura educativa y estructura magisterial corporativo ya paso). A más de una evaluación sui generis, Cuadri de la Torre, candidato de un partido identificado con la presidente vitalicia del CEN del SNTE, enfatiza en la necesidad, transformar el sistema de normales, del que señala es un enclave corporativo con el que hay que terminar y para conseguirlo propone otorgar rango de autonomía a las escuelas normales, dotarlas de personalidad jurídica y patrimonio propios y sujetarlas a estrictas normas de desempeño.

En cuanto a la evaluación, después de señalar que no se puede culpar a quienes perciben un salario mensual de 6 mil pesos, planteaba la necesidad de establecer un esquema de evaluación universal independiente capaz de diseñar instrumentos que permitan conocer el valor agregado que cada profesor otorga en el aula. Un sistema de evaluación autónomo, capaz de evaluar la actuación de las autoridades educativas incluidos los secretarios y seguramente, implicación derivada, evaluar el actuar de las autoridades de todos los ámbitos y niveles de gobierno implicadas, incluidas las que autorizan y ejercen el presupuesto, tasación en la que se incluiría el actuar de los medios masivos de comunicación. La evaluación requiere, establece Cuadri, transformar previamente al sistema educativo para contar con escuelas de tiempo completo, inexistentes. Implica, menciona el candidato, capacitación del personal docente y administrativo, equipamiento suficiente y a tiempo, nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Gabriel establece que para lograr la educación de calidad y alto desempeño que el país necesita se requiere de una revolución educativa que no se podría lograr sin el personal docente y su dirigencia. Establece que le consta que el SNTE va de la mano con la revolución educativa que se requiere pero acota que la mala calidad de la educación va de mano con la pobreza, que esa organización lo mismo que la dirigencia del partido están dispuestas a entrarle pero, acota, el SNTE no es gobierno. Idealista, plantea que las escuelas deben reconvertirse y transformarse en un núcleo de la sociedad civil, en sitios donde se reencuentra la familia que ayude a formar sociedad, situación que constituye un enorme desafío para el presente siglo.

Cuadri se pronuncia por un sindicalismo democrático, por una escuela que se convierta en columna vertebral de la transformación cultura, por una escuela que sea la base de la enseñanza de la cultura de la legalidad desde la mas tierna infancia, por una escuela capaz de generar una cultura empresarial, que siente las bases para terminar con la existencia de 8 millones de jóvenes, mas mujeres que hombres, que ni estudian ni trabajan.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.