Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Educación en Finlandia

Por: José Gabriel Ávila Rivera

2013-05-24 04:00:00

El PISA, por las siglas de: “Program for International Student Assesment” (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) calcula el desempeño académico de los alumnos a escala mundial, que propone la Organización para la Cooperación y el desarrollo Económico (OCDE).

Se lleva a cabo cada tres años e involucra a 62 países, con 4 mil 500 y 10 mil discípulos por país. Aunque ha sido objeto de duras críticas y no necesariamente refleja la calidad de la enseñanza en una forma precisa, constituye un punto de referencia que vale la pena tomar en cuenta.

Finlandia es un país situado al noreste de Europa. Ocupa el lugar 63 por superficie territorial, con 337 mil 030 kilómetros cuadrados (Sonora que es el estado más grande de la República Mexicana tiene 245 mil 962) y una población total de 5.3 millones de personas. Su densidad poblacional es de 15.5 habitantes por kilómetro cuadrado. Con una economía sólida y próspera, sobresalen industrias de manufactura de alta calidad reconocidas a nivel mundial. Con los índices más bajos de corrupción en el mundo, tiene un índice de desarrollo humano calificado como muy alto. Pero lo más interesante de este país gira en torno a sus altos estándares de educación, que han condicionado que se ubique desde hace ya varios años en el primer lugar de calificaciones por la encuesta PISA.

Las razones que envuelven este éxito no se encuentran escondidas en una bola de cristal. Obedecen a circunstancias que tienen una lógica clara y que nos muestran una serie de conductas y estrategias plenas de sentido común. Lo primero que sorprende es que la escuela formal se inicia hasta los siete años de edad, con la asistencia los primeros años a guarderías especializadas donde los niños solamente juegan. Vigilados por un mismo maestro, los iniciales seis años de primaria no requieren un diagnóstico de habilidades y destrezas cada año. Hasta el quinto año, no hay calificaciones numéricas, y no se establecen premios o lugares a los alumnos más destacados. El hecho de ser gratuita implica que las clases, comedores, libros y material son costeados por el Estado y solamente se deben pagar en caso de extravío.

El inicio de labores escolares es a las 8:30 y termina a las 3 de la tarde, con pocos deberes para hacer en casa, lo que permite una amplia variedad de actividades extraescolares. Las familias tienen un alto nivel de lectura, de modo que acuden en 80 por ciento a bibliotecas y ludotecas los fines de semana.

Por otro lado, los profesores están altamente calificados, principalmente en la primaria, donde son cuidadosamente escogidos con base en múltiples cualidades que van desde la sensibilidad social, capacidad de comunicación, aptitudes artísticas y tecnológicas, así como razonamiento matemático y lingüístico. Es un honor y orgullo ser profesor de primaria en Finlandia, con salarios elevados y destacada estimación que es reflejo de una inversión gubernamental muy alta. Por supuesto esta aplicación de elementos rinde frutos que se pueden palpar en un fenómeno que marca una diferencia con respecto a muchos países, de entre los que sobresalen los niños finlandeses, que a la larga van a ser los profesionistas mejor preparados del mundo.

Sin querer hacer una comparación, en México el sistema educativo está literalmente al revés. Bajos salarios en maestros, tendencia a la privatización, costo elevado con cooperaciones enormes en el sistema de educación gubernamental, bajos niveles de lectura familiar, exceso de tareas y por lo mismo, bajísimas tasas de actividades extracurriculares.

Obviamente esto nos pone en una desventaja atroz y explica nuestras múltiples dependencias. Por eso muy difícilmente los mexicanos vamos a poder aspirar a ser mejores ciudadanos en el futuro.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.