Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Mea culpa

Por: Alejandra Fonseca

2013-03-15 04:00:00

Viaja con ella. Sobre todo en ciclos de trabajo intenso, que son nutridos. Termina agotada en esos periodos. Entre la manejada, las reuniones, la preparación previa y los resultados, se las ve muy agotada. Día a día es su perfecta compañera. No sale sin ella, no entra al hotel sin ella, no se va sin ella. No puede estar sin ella. No le puede faltar, es prioridad más que la computadora.

–¿Por qué la jalas? –le pregunté al acompañarla en un viaje.

–¿Sabes lo que es terminar agotada por las noches, a veces madrugadas, y tener que levantarme mientras duermo? En ocasiones terminamos muy tarde, y cuando tomo mucho café o agua… no lo resisto, quiero continuar con mi sueño sin obstáculos o con la menor interrupción. Tengo que confesarte algo. Esta idea la tuve al leer una de tus columnas hace tiempo. Ahí describías a una persona que en las noches, por no andar un camino que a esas horas se te hace penoso y pesado, tenía una bajo su cama, como lo hacía la gente antaño. ¡Acuérdate!

–Bueno sí, pero una cosa es tenerla bajo tu cama, cuando el baño está lejos en un lugar fijo y tuyo, y otra cosa es andarla llevando en tu coche siempre que viajas y bajarla en cada lugar que pasas la noche.

–Mira, un día que andaba en viaje de negocios tomé demasiada agua y café. Llegué a casa de mis primas a dormir, ya que me invitaron a quedarme allá para ahorrar en gastos. Llegué muy tarde y muy agotada. Ahí el baño está al final del pasillo y mi cuarto estaba al principio. ¡Tuve que echarme una buena andada, de ida y regreso, varias veces durante toda la noche! Así me agarró el nuevo día. No pude dormir y al amanecer no podía yo ni con mi alma. En mis escasos entresueños, no sé si lo soñé o lo aluciné, y lo recordé. Ya despierta y con gran alivio, después de un gran pesar de tener que salir temprano para continuar con mi agenda y estar lo que le sigue de agotada y, sobre todo, con preocupación porque tenía que manejar y estar alerta para todo el día, porque venía sola, me lancé a comprarla con urgencia hasta encontrarla: adoro a mi bacinica. Dicen ‘ándeme yo caliente y ríase la gente’, cuando se trata del frío. Yo digo: ‘Me vale madre jala mi bacinica mientras no me rompa el sueño la orinada’. ¡Y esa idea tú me la diste!

—¡¡¡Mea Culpa!!!

alefonse@hotmail.com

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.